Rojas, Kalle y Martínez, el tridente de los manejos turbios en Necochea

Después de pegar el portazo en Juntos por el Cambio, el espacio que lo llevó a la intendencia, Arturo Rojas decidió crear su propio armado vecinalista para presentar en las elecciones de este año. Lejos de recibir apoyos externos, se tuvo que conformar con una lista que sea 100% de su riñón y con funcionarios que actualmente están en función.

Para encabezar la nómina de concejales que, dicho sea de paso tuvo una pésima actuación en las PASO del 12 de septiembre pasado, el jefe comunal optó por Ruth Kalle, la secretaria de Salud de la Municipalidad. Su compañero de fórmula es Jorge Hernán Martínez, el secretario de Gobierno y, tanto Rojas como sus dos lacayos conforman un tridente cargado de irregularidades.

En el caso del alcalde, fundador y líder de “Nueva Necochea”, cuenta con un prontuario de manejos opacos que lo ponen bajo el manto de la sospecha de ser un evasor serial, con artimañas poco claras en sus cuentas bancarias difíciles de explicar y alcanzando un altísimo nivel de vida que está muy por encima de sus ingresos.

Actualmente, por su función como jefe comunal cobra la elevada suma de los $274 mil mensuales, sin dudas una cifra envidiable. Pero, lo que más llama la atención no son precisamente sus ingresos, sino más sus gastos, teniendo en cuenta que registra en consumo de tarjetas de crédito un total de $974.000, triplicando lo que percibe por su salario.

Más allá de todo el dinero que gasta mes a mes, Rojas no se priva de nada y se da sus gustos, alimentando su predilección por los autos. Su extensa flota está compuesta por una camioneta VW Tiguán 4×4 y una Honda CRV, a las que se le suma un lujoso Toyota Corolla SE-G con caja automática CVT (2017) y un modesto Renault 19, ostentando un valor total que supera los $6 millones de pesos, solo en vehículos.

Antes incursionar y meterse de lleno en la política para vivir del Estado, el intendente se había dedicado a la venta de artículos de madera, pero la AFIP lo dio de baja como persona física por no pagar los impuestos ni presentar las declaraciones juradas, siendo uno de los primeros problemas que el ex dirigente cambiemita tuvo con el fisco.

Cuando le tomó el gustito al ámbito público, supo gozar de tres puestos simultáneos con sueldos que en algunos casos superan las seis cifras. Además de ostentar la presidencia del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, estaba de licencia en el Concejo Deliberante local y como si fuera poco, tiene un lugar reservado en la Anses por si los buenos tiempos se terminan.

Otro de los problemas financieros que registra el intendente necochense es que tiene dos juicios en su contra por ejecución fiscal, es decir, por evasión impositiva. Uno de ellos que comenzó en el año 2016, aunque se encuentra paralizado y el otro dos años después, cuando ya formaba parte de la administración provincial.

A pesar de sus abultados ingresos, los problemas con el fisco siempre estuvieron a la orden del día. Las deudas impagas son grandes y, una de las tantas, las tiene con el ente recaudador de la provincia de Buenos Aires (ARBA), con quien se encuentra en situación 4, en instancia judicial, debido a que la empresa “Transportadora General El Rafa SRL” de la que él forma parte le debe al Estado varios miles de pesos.

Kalle y Martínez siguen los caminos del conductor

Al igual que Rojas, Kalle también tiene un gran prontuario de manejos espurios. Por su función en el área de Salud que le toca dirigir antes de fracasar en las elecciones de agosto, cobra la envidiable suma de los $216.700 mensuales, pero el dato curioso es que no tiene ART, que debería ser abonada por la Comuna.

Pero, más allá de contar con un sueldo elevado, otra de las cuestiones que ponen a la funcionaria en un lugar irregular tiene que ver con sus gastos. Entre tarjetas de créditos y compromisos de préstamos personales con el Banco Provincia y el Santander, debe un total de $2.511.000, muy por encima de lo que percibe mes a mes.

Su nivel de vida podría explicarse con su patrimonio, ya que, por un lado, Kalle paga el impuesto a los Plazos Fijos, que son los que se cobran a partir de $4 millones hacia arriba, mientras tanto que por el otro cuenta con una flota compuesta por tres vehículos: una lujosa camioneta 4×4 marca Toyota SW4 SRX, una Volkswagen Surán y un Ford Fiesta, acumulando un valor total que ronda los $8 millones.

Pero, las irregularidades financieras de la secretaria de Salud no se agotan solamente con sus compromisos con los bancos, sino que también cuenta con una multa impaga con uno de sus autos por un total de $13.650, y además debe la patente de la Toyota acumulando $22.000 y, mientras que también se encuentra ante ARBA está en situación 1 como deudora.

El caso de Martínez no difiere mucho. Uno de los denominados camaleones de la política que supo meterse en las filas de varias partidos locales hasta acomodarse en “Nueva Necochea” percibe la exorbitante suma de $223.000, una cifra ansiada por más de un ciudadano que está muy lejos de cobrar un sueldo parecido.

Entre consumos de tarjetas de créditos y préstamos personales, el candidato a concejal acumula $253.000, es decir, más de lo que cobra. Uno podría pensar que quizás tiene algún otro ingreso, pero no. Está inscripto en la AFIP, pero no presentó facturación desde 2016 a la fecha, casualmente cuando ingresó a trabajar en la función pública.

Lejos de utilizar sus altos ingresos para no tener complicaciones financieras, Martínez figura como deudor en el ente recaudador de la provincia de Buenos Aires (ARBA), donde se encuentra en Categoría 3, debiendo más de $10.000 y a punto de pasar a una instancia judicial en la que podrían embargar sus bienes personales.

A pesar de ello, tiene registrada a una Ford Eco Sport modelo 2019, que está valuada en alrededor de $2.5 millones. Con esa misma camioneta también tiene problemas, ya que cuenta con una infracción de tránsito en territorio bonaerense por un total de $27.300 y, además, debe una cuota de la patente que suman otros $6.400.

Dixit P

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso