Genocidas en Necochea, red de lealtades y pacto de silencio: Nota 03

¿Por qué decimos que es importante investigar y exigir el cese de las actividades desaparecedoras a los miembros de la estructura de Inteligencia organizada entre los diversos servicios de informaciones, al mando de la Jefatura II del estado mayor general del ejército?

Porque la desaparición forzada es un delito que permanece, que sigue sucediendo.

Todos las personas de diversas áreas y funciones que operaron dentro del sistema que puso en práctica el terrorismo de estado, podrían terminar con las desapariciones rompiendo el pacto de silencio. Los delitos de violación, tortura, tormento, y muerte son irreparables porque el daño hecho es irreversible, pero el siniestro plan con el que siguen ejerciendo la violencia desaparecedora es un dispositivo activo. Es un crimen que se sigue perpetuando porque ellos tienen las respuestas y las callan, porque pueden, porque los sostiene una parte de la sociedad, del estado y de la justicia que dice basta de eso, como si eso tuviese un fin, cuando en muchos casos aún no se llegó ni a juicio.

¿Diríamos ´basta de eso´ si fuera nuestra hija? Claro que no, pero la justicia es casi siempre la misma, clasista, racista y patriarcal. ¿No son estas cualidades de la justicia compartidas por la gran mayoría del grupo social dominante?

¿Salen ahora a pedir justicia por los femicidios todas las personas de nuestra comunidad?

¿No hay acaso coincidencias entre el genocidio fundacional, el de la última dictadura cívico-militar y la cultura del femicidio?

Cuando dicen ´basta de revolver el pasado, hay que mirar hacia adelante, ¿no es esa una supresión cómplice de la desaparición que además posibilita que siga sucediendo?

Esos discursos de invisibilización y odio son los que responsabilizan a las víctimas, hilvanados meticulosamente con mentiras diseñadas a medida de nuestras miserias, reproducen y sostienen las violencias mientras dicen lo contrario. Esta es la tarea del servicio de inteligencia civil, militar y el comando de información. No olvidemos que cuadros macabros como Miguel Conde eran personal civil y voluntario.

¿Dónde emergen los cimientos de este aparato de inteligencia que es el gran armador que va desde los centros de detención y exterminio a la tapa de la revista Gente?

Directiva del Consejo de Defensa Nº 1/75 (Lucha contra la subversión)

Genocidio engendra genocidio

La falsa Revolución Libertadora, las limpiezas étnicas y el disciplinamiento social

“La presidenta y toda la clase política argentina le ruega al Ejercito que haga lo que viene preparando desde 1958. El disciplinamiento de la sociedad.” Videla Dixit

La presidenta entonces, luego de la muerte del General Perón era María Estela Martínez de Perón, “Isabelita” y había formado el Consejo de Defensa por el decreto N°2770 del poder ejecutivo el 6 de octubre de 1975 previo al famoso 2772 del mismo día donde ordena que bajo el mando del presidente y del mismo consejo de defensa las FFAA aniquilen el accionar de los elementos subversivos.

Ese día los decretos los firmó Luder y un gabinete que ya no era el del “Brujo” López Rega. Estos decretos contaron con el aval de la Iglesia, el poder legislativo y judicial y todas las buenas conciencias argentinas, porque algo había que hacer.

El principio era algo en que los jefes militares de Francia, los Estados Unidos y Argentina estarían de acuerdo, para triunfar contra el enemigo interno el poder debe estar centralizado en un solo mando. Por el Decreto N° 2771 de ese mismo día de octubre se les ordena a las provincias subordinar sus fuerzas a las de las fuerzas conjuntas en operaciones.

Ya no restan impedimentos y se pone en marcha un plan que comenzó a prepararse a fines de los 50 cuando los militares argentinos se juntan por iniciativa del sector integrista de la Iglesia con militares franceses que venían de perder en Indochina y todavía peleaban en Argelia. Durante los años 60 la Caballería era el arma hegemónica en el ejército predominantemente Azul, ellos comenzaron a realizar la primera inteligencia.

Dividieron al país en Zonas de Defensa, entrenaron personal para interrogatorios y comenzaron a diagramar el esquema que unificaría los servicios de todas las fuerzas superando las viejas rencillas entre reparticiones, armas y fuerzas.

Ese esquema acompaña la directiva primera del Consejo de Defensa y consagra tres principios básicos de los paracaidistas franceses en Argelia y los Marines; la guerra contrarrevolucionaria es una guerra por las mentes de los pueblos en donde los revolucionarios se mueven como pez en el agua. Es una guerra psicológica que combina terror psíquico y acción psicológica. La herramienta fundamental es la información, y la acción para conseguirla es policial.

El arma que hegemonizará las acciones será Inteligencia. Ya no más Caballería, después de Lanusse, Videla era un general de Infantería Colorado. Después todo el poder a los servicios.

En ese mismo documento da la orden de orientar las acciones en primer lugar a obtener una clara información sobre los elementos subversivos. Y establece que además de tener la responsabilidad primaria sobre la lucha antisubversiva tendrá la responsabilidad primaria en el esfuerzo de inteligencia de la comunidad informativa.

Será la Jefatura II del ejercito la que conducirá este esfuerzo a través de la compleja red en la que encontraremos a Miguel Conde operando entre Campo de Mayo y La escuela de Mecánica de la Armada. Conde se especializa en Montoneros y estuvo en cada uno de esos “gloriosos” combates donde se mataba, robaba, violaba y se les mentía a les familiares, amigues y vecines en defensa del occidente cristiano.

Será la misma comunidad informativa la que trabajara en forma conjunta con los medios de comunicación masiva para instalar falsas noticias, enfrentamientos fraguados donde personas que ya habían sido secuestradas y fusiladas previamente eran arrojadas a una escenografía montada para comunicar un ataque que no existió y que tenía una doble función, sirviendo como amenaza para sus compañerxs y como justificación del incremento insaciable de las fuerzas represivas. Por ejemplo el falso enfrentamiento de Esteban de Luca en la zona Norte del conurbano porteño.

De este modo lograban que lxs vecinxs temieran unxs de otrxs y que al día de hoy haya personas que piensen que sus familiares están muertos porque un compañero o una compañera les delato, porque un pariente dijo algo que no debía, o un compañerx de trabajo ,de colegio, porque alguien lxs canto, porque perdieron en un enfrentamiento que nunca existió, porque los abandonaron sus compañerxs que se escaparon de la muerte al exilio o porque los vendieron en la contraofensiva.

Este documento que citamos para evidenciar la importancia del manejo de la información es central en la cuestión de todos los crímenes de lesa humanidad cometidos en argentina. Su posible cese o reparación están digitados desde el comienzo en el documento por el cual Videla da la orden general de batalla. Y plantea los objetivos y métodos para ser realizada esa misión. Desde el Juicio a las Juntas ha sido considerado como prueba y utilizado para comprender las cadenas de mandos, las responsabilidades y formas del plan terrorista del Estado Argentino.

Directiva Nº 404/75 (Lucha contra la subversión). Comandante General del Ejército

Jorge Rafael Videla, el que murió en la cárcel de Marcos Paz donde cumplía sus múltiples condenas a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad. El mismo que había visitado Necochea un par de veces siendo muy bien recibido en cada ocación.

¿Eligio Necochea por sus extensas playas? ¿Por el puerto que aún no le pertenecía? ¿Fue casual? ¿Qué favores pagaron los militares a esta ciudad otorgándoles su recurso al día de hoy más valioso, el Puerto de Quequén?

Fotos: anuario del Ecos Díarios

Para los asesinos la cárcel, para las victimas la verdad.

Por todo esto es que desde H.I.J.O.S. Necochea queremos invitarles a la reflexión que nos cabe como ciudadanas y ciudadanos. Que el estado y la justicia les exija la verdad y ponga todos los recursos necesarios para llegar a ella, que sus familias se la exijan en un gesto de dignidad, sus hijxs, sus amigxs, que la sociedad entera se la exija porque si callamos frente a un delito que nos hace cómplices, no podemos esperar otra cosa que la indiferencia cuando seamos nosotres las víctimas, nuetrxs hijxs o nuestrxs hermanxs.

Ya paso el tiempo de conformarse con las rancias excusas de siempre, llevando la discusión a si ellxs hicieron esto o lo otro. Son los mismos intereses que operan en los medios masivos y sostienen que lo importante de una noticia es si la chica estaba sola, su pollera, que si le gustaba esto o aquello, son esos discursos violentos y para nada ingenuos, los defienden a los poderosos de siempre en detrimento de los pueblos, los que sostienen las prácticas de las que después nadie quiere hacerse cargo.

Por todos los delitos exigimos justicia.

No vamos a parar en la búsqueda de la verdad.

Para la comunidad, esto no es un reparto de culpas, ya somos una sociedad lo suficientemente adulta como para emanciparnos de la tutela judeocristiana que en el castigo suprime la capacidad transformadora que las personas tenemos. Es tiempo de revisar nuestras responsabilidades, para no ser cómplice, para no repetir los errores y horrores del pasado, para no trasladar el foco de la opresión sino dejar de ser funcionales a cualquier sistema represivo, para no callar por miedo cuando nos encontramos frente a una injusticia, para no ser parte ni posibilitar hechos de violencia desde la ignorancia o la mezquindad personal y por sobre todo, para crecer en valores afectivos y éticos para finalmente poder construir un mundo de equidad de oportunidades, de libertad y respeto en las diversas formas de pensar, pensarnos y existir, y para que la justicia social sea una realidad efectiva. Y para que definitivamente dejemos de contemplar las violaciones a los derechos humanos como daños colaterales de nuestra cultura. Nunca más delitos de lesa humanidad, nunca más el silencio cómplice.

Los genocidios que no terminan siguen sucediendo.

No seas cómplice del genocidio.

No seas cómplice de la cultura del femicidio.

Hoy no es ningún feliz día.

Memoria, verdad y justicia.

Para H.I.J.O.S. Necochea

María Guezuraga

Nden

Publicado en lanuevacomuna.com

 

 

 

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso