Dom. Dic 4th, 2022

Atentado contra CFK: Capuchetti rechaza investigar a Revolución Federal y se limita a “Los Copitos”

En la causa por el atentado contra CFK, la jueza María Eugenia Capuchetti rechazó investigar a la agrupación extremista Revolución Federal como posibles instigadores del ataque. Mientras tanto, la querella de la vicepresidenta insiste en que el intento de magnicidio fue planificado por otras personas y no por quienes finalmente lo ejecutaron, que fueron trasladados a cárceles de máxima seguridad.

Capuchetti rechazó investigar a Revolución Federal
En el fallo que explica por qué rechazó investigar al grupo de odio de extrema derecha, la jueza federal que instruye la causa por el intento de asesinato a Cristina Fernández de Kirchner señaló que “los hechos denunciados se circunscriben a personas totalmente distintas y hasta el momento sin vinculación con aquellas que se encuentran imputadas”.

De esta manera, entendió que el espacio de odio, simpatizante con el movimiento “libertario”, que organizó varias movilizaciones en contra del Gobierno, por el momento no tiene una relación clara con Fernando Sabag Montiel, quien gatilló un arma a centímetros del rostro de la ex presidenta; ni con Brenda Uliarte ni tampoco con Nicolás Carrizo ni Agustina Díaz, los otros tres detenidos.

En ese contexto, Capuchetti remarcó:

“De la reconstrucción efectuada a partir del conjunto de elementos de prueba hasta aquí obtenida, no se ha vislumbrado hasta el momento ninguno que vincule -objetivamente- a los acusados con la agrupación Revolución Federal; ni con sus miembros o líderes, ni que permitan sostener que el hecho específico que intentaron consumar hubiese sido planificado y organizado por o con los miembros de ese grupo (en referencia a la denominada “Banda de los Copitos”)”.

Por esto, resolvió “no aceptar la competencia atribuida en las presentes” y devolvió el expediente al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°8, a cargo de Marcelo Martínez De Giorgi, que había dicho que ambas cuestiones se tenían que investigar juntas.

El grupo “Revolución Federal” realizando una violenta protesta con antorchas frente a la Casa Rosada.
Ahora será el presidente de la Cámara Federal, Mariano Llorens, el que deberá definir quién se queda finalmente con la causa por las amenazas hechas por esta agrupación extremista.

El financiamiento de RF
En los últimos días, la Unidad de Información Financiera (UIF) llevó a los tribunales de Comodoro Py un informe confidencial que pone el foco en el financiamiento de esta organización: advierte que el fundador de Revolución Federal, Jonathan Morel, recibió una transferencia por casi 2 millones de pesos de un fideicomiso que estaría vinculado a la familia Caputo.

Hubo un reporte de operaciones sospechosas (ROS), lo que permitiría inferir que hubo un salto pronunciado en la facturación que puso en alerta a las autoridades. La información también está en poder de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

Según el propio Morel, la transferencia de $1.700.000 se debió a que hizo trabajos de carpintería en un hotel en Neuquén. Él le facturó a un fideicomiso pero supuestamente mientras estaba con las tareas se enteró de que el emprendimiento correspondía a la familia Caputo.

En diálogo con Página 12, Morel también dijo haber intercambiado correos con Caputo Hemanos –una razón social que pertenece a los hermanos del exministro de Finanzas del gobierno de Mauricio Macri, Luis “Toto” Caputo–.

Si ese pago es parte del financiamiento de Revolución Federal es algo que debe determinarse. Dudas hay muchas: Morel cuenta que armó una carpintería en Boulougne y que aprendió el oficio por YouTube.

La pregunta es si Caputo Hermanos –que se dedica a grandes proyectos inmobiliarios– contrató a una carpintería que a priori no tiene gran experiencia en el rubro y pagó el traslado hasta otra provincia.

Cabe recordar que son varios los vínculos que existen entre Revolución Federal y la banda de los “copitos“: Uliarte estuvo en la marcha de las antorchas e incluso semanas antes le dijo a su amiga Agustina Díaz que estaba organizando para armar “bardo” en la Rosada y mencionó las antorchas.

Sabag, Uliarte y los “copitos” compartían, además, grupos de Telegram con la gente de Revolución Federal.

A pesar de que la Justicia Federal se centra, al menos hasta ahora, en los autores materiales y algunos eventuales cómplices, la querella de la vicepresidenta reclamó que se investigue quiénes son los autores intelectuales del intento de magnicidio.

La idea de que el ataque fue planificado por otras personas y no por quienes finalmente lo terminaron efectuando es una de las principales líneas investigativas empujada por la querella, y de la misma expresidenta, quien el último viernes lo hizo saber cuando alegó en defensa propia en el juicio que se le sigue por el caso conocido como “Vialidad”.

“Nadie puede pensar que esa banda (de autores materiales) planificó o ideó la autoría intelectual de lo que me hicieron”, sostuvo Cristina desde su despacho del Senado en el marco de una audiencia que se transmitió en vivo.

En la misma línea se manifestó el ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández y se mostró “convencido” que detrás de los responsables materiales “hay una mente siniestra que está incentivando esas conclusiones”.

Sin embargo, la Justicia federal insiste en que todas las líneas de investigación permaneces abiertas y se buscará descifrar quiénes pudieron estar por detrás de los autores del atentado.

Los detenidos en prisiones de máxima seguridad
Bajo un fuerte operativo de seguridad del Grupo Especial de Asalto Táctico de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), los cuatro detenidos fueron trasladados a cárceles federales de máxima seguridad. La decisión del traslado de los detenidos fue resuelta por la jueza Capuchetti.

Protegidos con cascos y chalecos antibala, Sabag Montiel, Uliarte y Díaz fueron trasladados al Complejo Penitenciario I de Ezeiza y, Gabriel Carrizo fue llevado a Marcos Paz.

Los cuatro detenidos hasta el momento en la causa por el atentado a CFK: Brenda Uliarte, Fernando Sabag Montiel, Nicolás Carrizo y Agustina Díaz.
¿Cómo sigue la causa?
Uno de los últimos descubrimientos de los investigadores es que el chip del teléfono que usaba Díaz estaba a nombre de Uliarte. El celular será peritado esta semana. Además hay al menos otros 5 teléfonos secuestrados en distintos allanamientos que serán sometidos a peritajes en los próximos días.

Por el momento, la causa pasó a estar bajo secreto de sumario mientras se llevan a cabo una serie de medidas que había solicitado el fiscal Gerardo Pollicita y que tienden a determinar quiénes financian ese espacio.

Mientras tanto, Nicolás Carrizo, el presunto jefe de La Banda de los Copitos, volverá a pedir su excarcelación ante la Justicia Federal.

Uno de los abogados del acusado, Gastón Marano, reiterará el martes el pedido de excarcelación para Carrizo ya que intentará demostrar que el detenido propuso brindar el contenido de su celular a la Justicia y que fue detenido sin una resistencia suya.

La jueza Capuchetti había decidido que Carrizo quede detenido ante la filtración de los chats de WhatsApp entre él y Uliarte, en el que habría quedado demostrado que Carrizo fue parte del plan para asesinar a la vicepresidenta.

El Agora

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso