Vie. Ago 12th, 2022

Denuncian a 3 médicos de la Cruz Azul: La paciente tenía programado un mapeo vesical y terminó en una intervención quirúrgica por error

En el día de ayer compartíamos una nota, sobre una denuncia en redes sociales por malos tratos y negligencia por parte de la Dra. Golia atendiendo en la Clínica Cruz Azul. Posterior a esto se comunicaron con nuestro medio familiares de la Sra. Lucia Di Benedetto para visibilizar otro caso de violencia médica y en este caso “mala praxis” ya que al “confundirse de paciente” comenzaron a realizarle una intervención quirúrgica que terminaba en una histerectomía en vez de un mapeo vesical. Este caso finalmente terminó en la justicia con la clínica y los 3 médicos denunciados. Finalmente se dictó allanamiento, secuestro de grabaciones de cámaras de seguridad y de la histórica clínica. La familia aclaró que no llegaron hacerle el proceso completo de histerectomia ya que se dieron cuenta durante la intervención que se trataba de otra paciente.

Silvia, hija de Lucia Di Benedetto dio a conocer lo que le ocurrió a su mamá en la Clínica Cruz Azul, donde luego de iniciarse acciones legales, continua su recuperación por una intervención quirurgica innecesaria.

La causa 5319/22 está a cargo de la UFI 3 y el Juzgado de Garantías 2. Según confirmó nuestra entrevistada “la justicia pidió celeridad porque las cámaras se borran a los 10 días”. La investigación busca comprobar si los médicos: Irisarri, Ruggiero y Haún cometieron mala praxis al «confundirse de paciente».

La familia además compartió una solicitada en redes sociales y su hija expresó a NdeN que lo más grave de todo es que “mi mama no se pudo hacer la biopsia, le dieron el alta el sábado y ahora tenemos que cuidar nosotros la herida y se le infectó. Es grave que una persona tenga que pasar un pos operatorio con 71 años cuando fue por un estudio mucho menos invasivo”.

Además, expresó que el Dr. Irisarri le manifestó “tener las puertas abiertas de su consultorio” pero que es ella la que debe trasladarse para las curaciones. Es por eso que los familiares expresaron con bronca que mínimamente Finalmente a último momento, Silvia, confirmó que mandaron servicio de enfermería a su domicilio.

Para cerrar Silvia, comentó que “tuvo problemas para que le entreguen la historia clínica completa como corresponde y que en comunicación con el Dr. Irisarri sintió que minimizó la infección por la cual está pasando su madre que había ido por otro estudio de menor complejidad”.

Solicitada que lleva la firma de Lucia Di Benedetto, la paciente perjudicada
“El pasado viernes 22 de Julio la señora Di Benedetto tenía programada una práctica médica (mapeo vesical) en la Clínica Cruz Azul de Necochea. «Era un estudio necesario para tomar muestras y hacer luego una biopsia, con el fin de dar tratamiento adecuado a mi estado de salud», expresó en la solicitada.

Asistió a la clínica acompañada de su hija Silvia y se realizó lo que iba a ser supuestamente una práctica con anestesia local que no me demoraría más de dos horas y no alteraría la rutina del día. Luego de la preparación y el encuentro con las enfermeras hacia el l quirófano. Allí y sin mediar mayores explicaciones me anestesiaron y lo que sucedió después es parte de un capítulo más de la historia de terror que padecemos los ciudadanos de Necochea y Quequén cuando a la salud nos referimos.

Cuando me reincorporé de la anestesia los médicos Irisarri, Ruggiero, Haún y Hernández Rubio, quienes ya habían informado a mi hija lo sucedido, me trataron de explicar lo inexplicable, minimizando el hecho gravísimo de mala praxis médica que habían cometido: lejos de realizarme la práctica médica por la que asistí a la clínica, “se confundieron de paciente”, me anestesiaron totalmente (cuando mi practica requería solo anestesia local y me suministraron anestesia prevista para una paciente con una patología diferente de 39 años de edad cuando la dicente tiene 71 años), me intubaron y comenzaron a practicarme una intervención por histerectomía.

Consecuencia de ello tengo una herida que va desde mi ombligo hasta la pelvis, con sutura infectada y mi integridad física y emocional comprometida.

Lamentablemente esto no es un hecho aislado, hoy me toca padecer a mí la deficiencia del sistema de salud local y la falta de diligencia de un grupo de médicos.

No solo estoy obligada a transitar un pos operatorio innecesario, sino que además no me podré realizar la practica medica requerida por mi médico hasta tanto supere esta intervención, retrasando el resultado de la misma, con el consecuente riesgo para mi salud.

Lo hago público porque ya inicié las instancias judiciales correspondientes (Penal/Civil), con el convencimiento de que la única forma de que logremos respeto y dignidad como pacientes es que la justicia reprima y castigue estos hechos de negligencia”.

Nden

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso