Jue. Sep 29th, 2022

La reuniones secretas de Larreta con Comodoro Py para contarles «su idea de Justicia» con asado y vino

Horacio Rodríguez Larreta no pierde tiempo en el marco de su indeclinable intención de ser candidato presidencial en 2023. Para eso, empezó la construcción de un vínculo con un sector con el cual, al menos de manera directa, no tenía una relación de influencia cercana: la Justicia.

Es que más bien con Comodoro Py, más allá de intereses cruzados partidarios, el vínculo que el jefe de Gobierno porteño usufrutúa de ser necesario es heredado del PRO, específicamente de Mauricio Macri y socios. Sin embargo, ahora intenta dar vuelta esa página y armar los suyo emulando una modalidad polémica del ex presidente: las reuniones informales sin razones institucionales con grupos de importantes jueces a cielo abierto.
La Nación, medio que periodistas y hasta Esmeralda Mitre vinculan financieramente a Macri, publicó una nota según la cual Larreta participó durante los últimos meses de al menos tres asados con jueces federales y fiscales que conducen tribunales de Comodoro Py que no sólo tienen en su poder causas de Cristina Kirchner y el oficialismo, sino también del líder PRO.

Según la información que recogió Candela Ini para ese medio, el alcalde de CABA fue parte de tres almuerzos, durante mayo y junio, organizados por Juan Bautista Mahiques, actual fiscal general de la ciudad de Buenos Aires, ex representante ante el Consejo de la Magistratura de la gestión de Macri y apuntado por la actual Vicepresidenta por haber presionado a la jueza Ana María Figueroa en la causa del Memorándum con Irán (según reveló la propia magistrada).

En esos encuentros en la terraza del edificio del Ministerio Público Fiscal, en los tomaron ejemplares de un oneroso vino de la bodega mendocina Casa Vigil, Larreta pudo «intercambiar» con magistrados de los tribunales federales Comodoro Py así como de otras jurisdicciones bonaerenses e incluso otras provincias.

El parte de presentes que pasó La Nación hace más insidiosa la tarea de reconocer quién de Comodoro Py no fue parte de las citas que quién sí lo hizo: todos los que estuvieron en al menos uno de los almuerzos de Larreta con jueces tuvieron y tienen causas muy sensibles para el poder político.
De la primera instancia de los tribunales de Retiro, comió carne y tomó vino con el alcalde Ariel Lijo, por ejemplo, un magistrado de poder en ascenso en Comodoro Py luego de la muerte de Claudio Bonadio. Es, además, fue quien procesó y arrestó a Amado Boudou por el caso Ciccone en el marco de la famosa «doctrina (Martín) Irurzun».

Estuvieron también Julián Ercolini, quien instruyó causas contra Cristina como las de Vialidad, Hotesur y Los Sauces; y Marcelo Martínez De Giorgi, que se quedó con expedientes contra Macri y los exjefes de la AFI macrista, Gustavo Arribas y Silvia Majdalani, por espionaje ilegal, esos que tanto sensibilizan al ex presidente.

De la Cámara Federal estuvieron Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, dos de los tres a quienes la dos veces ex presidenta cuestionó durantemente en sus útimas expresiones. Ambos fueron puestos a dedo por Macri y, el viernes pasado, se encargaron de sobreseerlo por el espionaje a familiares de víctimas del ARA San Juan, con argumentos no menos que llamativos.

También, desde Casación, fue parte de los asados Carlos Mahiques, exministro de Justicia bonaerense durante el gobierno de María Eugenia Vidal, y Diego Barroetaveña, que tiene en sus manos resolver si reabre el caso Hotesur-Los Sauces. Del bando de los fiscales federales, a esa comida que sucedió en mayo se menciona la asistencia de Ramiro González. Hubo asados separados para ueces del fuero laboral y del contencioso administrativo, donde Larreta también tiene intereses en juego. También participó de algunos de los almuerzos la administradora judicial de la Ciudad, Genoveva Ferrero.

«No fueron encuentros sociales, fueron institucionales”, le dijo a LN un juez con rango de camarista que participó de varios almuerzos en un edificio del Ministerio Público Fiscal porteño sobre la Avenida Paseo Colón. “Pasó Horacio Rodríguez Larreta y charlamos”, alegó otro funcionario judicial. Hace recordar indudablemente a aquel boxeador de los dibujos animados de Bugs Bunny quien, golpeado y sin poder explicar su situación, explicaba que casualmente «pasaba por aquí».

El mismo medio le preguntó a voceros de Larreta por qué fueron los encuentros, luego de la traumática pero sin consecuencias negativas para ellos experiencia de los partidos de paddle en Olivos de Macri. Argumentaron que las reuniones “están en el marco de su rol como jefe de gobierno” y que se encuentra con jueces “como lo hace con otros sectores e instituciones”.

“Horacio quería contarles a los integrantes del Poder Judicial cuál es su idea de Justicia», se justificaron esos voceros, reconociendo las intenciones presidenciales del alcalde, que ya hasta incluye reuniones con la justicia federal. Y agregaron: «Quería escuchar los puntos de vista de los jueces respecto del funcionamiento del Poder Judicial y entender qué se necesita para mejorarlo. Fue un diálogo interpoderes válido, institucional”.

Cabe recordar que tanto Larreta como Juntos por el Cambio rechazaron las críticas de CFK a la Justicia, que se conocieron hace 24 horas a través de una carta, y salieron raudamente a defender al Poder Judicial. Las reuniones son previas, pero su conocimiento público, posterior.

Un integrante de los encuentros negó que Larreta haya hablado de expedientes en curso. “No se habló de ninguna causa judicial en particular, sino que se pusieron en común las distintas visiones del Poder Judicial”, dijo.

Se sabe que Larreta no tiene en los tribunales federales de Comodoro Py expedientes abiertos, tras el favor recibido por las licitaciones de la obra Paseo del Bajo en Casación, con firma del comensal Carlos Mahiques, entre otros. Tampoco tiene allí los vínculos que sí tiene Macri. Históricamente recurrió a operadores del ex presidente, como Daniel «Tano» Angelici o el prófugo Fabián «Pepín» Rodríguez Simón, aquel que en épocas en las que no se escapaba a Uruguay sin permiso judicial le recomendaba a presidentes poner jueces de la Corte Suprema por decreto.

Los interlocutores de Larreta para los temas judiciales son el exministro de Justicia bonaerense Gustavo Ferrari, como «asesor externo»; el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro; el secretario de Justicia porteño, Jorge Djivaris; y el diputado nacional Diego Santilli, otrora espiado ilegalmente por el macrismo. También Mahiques hijo, organizador de los asados, y Genoveva Ferrero.

Política Argentina

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso