Dom. Dic 4th, 2022

Los Minions, mucho más que entretenimiento y desafíos en las redes sociales

La nueva película de los Minions es todo un evento. En la Argentina, por segunda semana consecutiva, fue la gran favorita del público. La última información disponible indica que ya la vieron unas 1.462.040 personas desde su estreno, el 30 de junio pasado. A nivel mundial, ya recaudó más de $400 millones de dólares.

“Minions: Nace un villano”, dirigida por Kyle Balda y Brad Abelson iba a ser estrenada en julio de 2020 pero se postergó ante la irrupción del coronavirus. La estrategia de esperar que pase lo peor de la pandemia para presentarla fue muy exitosa. Pero más allá de las salas llenas, hay mucho para contar sobre los delirantes seres amarillos .

Esta es la quinta película de la franquicia, que fue creada por el francés Pierra Coffin en 2010 con “Mi villano favorito”, en la que los Minions hacían su aparición como secuaces de Gru, el querible ladrón que pretendía robarse la luna y terminando adoptando a tres adorables huérfanas, Edith, Margo y Agnes.

“Mi villano favorito” tuvo dos secuelas, en 2013 y 2017. Con su particular modo de hablar, en donde conviven las onomatopeyas con el español, italiano, francés, japonés, coreano y filipino, entre otros idiomas , los seres amarillos de enterito azul, antiparras y uno o dos ojos, se ganaron un lugar en la cultura popular, lo que hizo que en 2015 tuvieran su propia película, titulada simplemente “Minions”.

El fenómeno está muy presente en nuestro país.De hecho, desde que hay cifras confiables (en 1997), “Minions”, con 4.933.196 espectadores es la segunda película más vista en la historia en los cines argentinos , sólo superada cuatro años después por “Toy Story 4” con 6.631. 910 espectadores. En ese ranking, hegemonizado por películas animadas, también está “Mi villano favorito 3”, de 2017, con 3.834.960 entradas vendidas.

Generalmente, se le presta atención al humor y el entretenimiento que ofrecen estos personajes, pero hay otros aspectos relevantes. En el universo de los Minions, al igual que otras películas como “Shrek” o “Hotel Transilvania”, se complejiza la maniquea idea de quiénes son los “buenos” y quiénes los “malos”.

Las referencias históricas y políticas son un clásico de la franquicia, lo que llevó a que se especule con que el nombre de Gru -que habla con acento centroeuropeo- podría provenir de las siglas de la Glavnoye Razvedyvatelnoye Upravlenie, la inteligencia militar soviética.

Uno de los guiños políticos más llamativos de la franquicia se encuentra en “Mi villano favorito”. Cuando Gru necesita apoyo financiero para su proyecto de hurtar la luna, acude al “Banco del Mal”. Un cartel, aclara el nombre que solía tener: “Anteriormente, Lehman Brothers” , en referencia a la institución bancaria estadounidense que quebró en 2008, fuertemente asociada a la crisis financiera global que comenzó ese año.

En “Minions” se cuenta el origen de estos personajes inmortales: desde ser unos orígenes como organismos unicelulares, pasando a tratar con Tiranoasurios (los dinosaurios son un clásico en la animación), para luego tratar con otras referencias icónicas, como los antiguos egipcios, el Conde Drácula y Napoleón, hasta llegar al año en el que está situada la película, en 1968. La acción se traslada al palacio de Buckingham Palace, en donde conocen a la reina Isabel .

En esa película vemos que en la convención de villanos a la que asisten los Minions en Orlando están el controvertido expresidente estadounidense Richard Nixon y el genocida chileno Augusto Pinochet. Nixon vuelve a aparecer en un cartel publicitario para las elecciones que finalmente ganó ese año representando al partido Republicano.

La nueva película está situada en 1976 y muestra a Gru de niño. Aquí, vemos nuevamente al “Banco del Mal”, aunque como los acontecimientos son anteriores, no hay cartel de Lehman Brothers.

Hay una referencia política muy sutil cuando uno de los villanos que acuden a la convocatoria que hacen “los Salvajes 6” para reclutar nuevos integrantes de la gavilla. En la sala de espera, un encapuchado lee un recordado número de la revista humorística “MAD” que salió en 1961: en la tapa felicitaban al candidato republicano, el vapuleado Nixon, que es la imagen que se ve en la película. Lo que no se ve en la pantalla es que en ese mismo número de la publicación, en la contratapa hacían lo propio con John Fitzgerald Kennedy, una forma de posicionarse cínicamente ante la realidad.

Las risas que se escuchan en los cines ante cada gag de los Minions confirman la eficacia de la propuesta. El momento que provoca mayores carcajadas es cuando los tres Minions -Kevin, Stuart y Bob- ponen los ojos lacrimógenos al estilo de El gato con Botas de «Shrek». También genera muy buena recepción el otro Minion destacado, Otto, que usa aparatos de ortodoncia.

El entretenimiento y el humor son complementados con una estética de época muy lograda, incluyendo un cine donde están viendo “Tiburón” y una breve aparición de una camioneta parecida a la de Scooby-Doo. La ropa y los peinados acorde a la era. Se destacan también las hermosas imágenes de distintos aspectos de San Francisco, como las calles empinadas, la arquitectura típica de las casas, el Golden Gate y el barrio chino. Esa es la ciudad a la que es llevada Gru al ser secuestrado por su villano más admirado, Willie Cobra.

Cobra, que termina siendo una suerte de figura paterna de Gru, es traicionada por los otros integrantes de “los Salvajes 6”, un grupo de villanos que roba una preciada joya mágica, la Gema del Zodíaco. Estos personajes, que terminan siendo liderados por Donna Disco, hacen que la película tenga mucho de artes marciales, al igual que la acupunturista china, Maestra Chow, que le enseña kung fu a los Minions. De hecho, la voz de Pierre Pinza, uno de los villanos en la versión original fue hecha por Jean Claude Van Damme.

Uno de los elementos destacados de la película es la banda de sonido, que incluye covers de temas de Kool and The Gang, Stan Getz y Joao Gilberto, Nancy Sinatra, The Carpenters, John Lennon y Santana, entre otros. También suena un tema que salió en el mismo año que está situada la película, en este caso cantada por sus propios autores: “Blitzkrieg Bop”, de Los Ramones. Ya en el trailer sonaba “Sabotage”, de Beastie Boys, que si bien es de los noventas,tiene un videoclip que cultiva la estética de los setentas.También están presentes los Rolling Stones con “Siempre puedes conseguir lo que quieres”.

Como ya es costumbre, los mismos Minions cantan, en este caso “Cecilia” de Simon and Garfunkel. Por su parte, Gru de niño interpreta en la ducha “Bad Moon Rising”, el clásico inmortalizado por Creedence Clearwater Revival.

Todo este bagaje musical funciona como un aliciente para los adultos que llevan a los niños al cine. A la vez, como seguramente los más jóvenes desconozcan todas las referencias, la película puede ser una gran puerta de entrada a la música de los sesenta y setentas .

Precisamente, fue el público de la llamada “Generación Z”, o sea las personas nacidas a comienzos de este siglo, quienes protagonizaron un fenómeno en las redes originadas a partir de los Minions. Decenas de jóvenes de distintos países se congregaron en los cines vestidos de forma elegante, como “gentleman”, para luego publicar las imágenes en TikTok y en otras redes con el hashtag #Gentleminions.

Según algunos informes, algunos cines de Inglaterra y Estados Unidos habrían prohibido la entrada a estos grupos debido a las supuestas molestias que generaron a los demás espectadores al arrojar pochoclo y hacer ruido durante la película. En algunos cines de Argentina también concurrieron grupos vestidos de esa manera sin que nadie se queje de su presencia.

Es lógica la emoción de los jóvenes, si se tiene en cuenta que la mayoría eran apenas unos niños cuando salió la primera película, en 2010. O sea que crecieron con la franquicia . Luego de dos años de espera, por fin llegó lo esperado.

Desde Universal Pictures, la compañía dueña de Illumination, la productora de la película, avalaron a los seguidores. “A todos aquellos que se presentan a ver los Minions de traje: los vemos y los amamos” , escribieron en twitter. Lacónicos, desde la cuenta de los Minions contestaron refiriéndose al hashtag de moda: #Gentleminions.

Télam

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso