Instalan la luz solar en el Comedor Mateo: La historia de «La Negri» Roldán y su trabajo solidario

A través de una carta de puño y letra firmada por la propia Elida Mabel «La Negri» Roldán, referenta y fundadora del Comedor Centro Infantil «Mateo», se le solicitó el grupo de jóvenes que trabajan junto a Norberto «Tano» Cafiel la posibilidad de instalar la energía solar en el establecimiento solidario.

Se trata de uno de los comedores más experimientados de nuestra ciudad, que queda en calle 82-3055 y que brinda servicio comunitario a más de 70 familias carenciadas de Necochea, quienes reciben mercadería, útiles escolares, ropa, calzado mediante la donación de los propios vecinos y vecinas.

En el Comedor también funciona la sede del Centro Profesional 401 el cual brinda en las instalaciones distintos cursos gratuitos con validez nacional.

«No contamos con ningún tipo de subvención, solo donaciones y el trabajo de integrantes de nuestra institución, que lo realizan de forma voluntaria y gratuita», expresaba la carta. «Desde ya muchísimas gracias por ayudarnos a ayudar a toda la comunidad que nos necesite» expresaba La Negri en la carta que le envió a Cafiel.

Allí fueron «Los Ñatos» sin dudarlo, el equipo de trabajo del «Tano» Cafiel que instala la luz solar en diferentes lugares del país, como actividad solidaria, así como en algunos otros comercios de la región. Comandados por Cafiel se sumaron Yaco, Isaías, Marcos, Fabricio, Roberto, Luis y Ricardo.

Desde el propio comedor, Yaco comentó a NdeN que se encuentran colocando el equipo solar «para que puedan reducir el consumo que tenían en el comedor». Instalaron 2 placas de 60 vatios en 12 volts, con 2 baterias de ácido, un inversor de 1500 onda recortada y una llave de doble vía «para que ellos puedan maniobrar y elegir entre «solar» o «220», según lo que necesiten», explicó.

Respecto a la autonomía que genera la luz solar en un día con nubosidad, Yaco comentó que «va a depender del banco de batería que hayan acumulado, pero aproximadamente si la cuidan pueden estar hasta 8 horas sin gastar energía eléctrica tradicional».

El trabajo también se basó en cambiar todos los focos a lamparas LED, también para reducir el consumo y realizaron todo el ordenamiento de la instalación eléctrica del Comedor.

En lo que sigue para el 2022 de este grupo solidario necochense es volver a Lago Puelo a seguir instalando y mejorando lo ya armado allí, y luego otros trabajos en propiedades y de repotenciación.

La historia y la actualidad del comedor

En el lugar de calle 82 desde NdeN también hablamos con «La Negri, referente del comedor Mateo quien contó que hace 23 años nació el proyecto y que sigue en pié «ponchazo viene, ponchazo va», pero que «siempre acá hay gente muy, muy solidaria que nos ayuda trayendo cosas, mercadería, distintos artícuos, ya que no tenemos subsidios ni de nación, ni provincia, ni municipal».

También quiso resaltar que tampoco salen a vende rifas o pedir alimentos por las casas y advirtió: «Nos han dicho que alguien sale vendiendo a nombre del Comedor Mateo y nosotros no somos, nunca tuvimos necesidad de hacer eso», agrega La Negri.

El espacio, que desde hace poquito tiempo tiene personería jurídica, funciona por el trabajo voluntario de ella y de otro grupo de personas que la acompaña desde hace más de 10 años.

También habló de una de las actividades de recaudación más importantes: los «baratillos».

«En cada cambio de estación preparamos estos baratillos, y el próximo será este domingo 12 de junio de 8 de la mañana a 16hs de la tarde», invitó y contó que se trata de un montón de ropa donada, que se lava, se plancha, se perfuma y queda para vender a precios populares, al igual que otros utensillos de cocina y juguetes acondicionados.

Como parte de su trabajo, además del comedor, todos los sábados se entrega mercadería a quienes necesiten, ropa, calzado, se reponen los útiles que gastaron los nenes y nenas en la semana. Así ayudan actualmente a 71 familias en un total de 264 personas. «En la semana continuamente viene la gente a pedir», dice la mujer con más de 70 años respecto a la actualidad en la ciudad.

También hacen préstamos de Ortopedia: camas, inodoro, sillas de ruedas. «Acá todo es gratis. No aceptamos plata, a veces sí mercadería o donaciones en general», agregó y mencionó como otra ayuda el tema, nuevamente, de la luz, la cual la propia Usina descuenta una parte del gasto.

Respecto a la instalación de la luz solar por parte del equipo necochense, la negrita festejó: «Va a ser un respiro muy grande».

También hacen visitas a los Hogares y «ayudamos a los abuelos, que muchos están realmente necesitados, que cobran la jubilación mínima, pagan un alquiler y no les alcanza», describió.

«Todo lo hacemos con los fondos que sacamos de los baratillos, pagar el gas, el teléfono, infinidad de cosas», finalizó y dejó el teléfono del Comedor 424247 y su propio celular: 15 30 4616.

«Los esperamos el domingo que viene a colaborar, la ropa de dama a 50$, de niño a 80$, es super barato y con eso ayudamos a los demás y los dejamos nos ayuden a nosotros. Hay que venir con bolsa, con barbijo para entrar al salón y traer muy buena onda, porque acá todas trabajamos ad honorem, desatendemos nuestras casas para venir, eso es porque tienen muy buen corazón», finalizó está mujer, prócer en Necochea.

Nden

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso