Prefectura impide la filmación de los restos de un naufragio frente a Arenas Verdes

Los miembros del proyecto Eslabón Perdido tenían previsto utilizar un robot submarino para tomar imágenes del naufragio recientemente descubierto frente a las costas de Arenas Verdes, pero en los últimos días la Prefectura Naval Argentina prohibió el operativo necesario para identificar el objeto subacuático no identificado (OSNI).

Mediante un comunicado, Eslabón Perdido manifestó que estaba “previsto filmar durante el mes de abril los restos náufragos encontrados casi frente a las playas de Arenas Verdes y Costa Bonita, en cercanías del puerto de Quequén, como consecuencia de un rastreo efectuado con un sonar de barrido lateral, tal como se informara oportunamente. Este tipo de filmación se realiza con una cámara integrada a un ROV (Remotely Operated Vehicle), un pequeño vehículo subacuático que es operado en forma remota desde una embarcación en superficie”.

“Para nuestra sorpresa dicha maniobra, prevista para estos días, que no está prohibida, nos fue restringida formalmente por la Prefectura Naval Argentina, Quequén, al presumirse que el pecio hallado por Eslabón Perdido, que no se encuentra registrado en el Derrotero Argentino ni en las cartas náuticas, podría ser un resto arqueológico que merece protección especial”, indicaron.

Y sostuvieron que “nadie sabe a qué nave pertenece el objeto subacuático no identificado (OSNI) que tiene 80 metros de eslora por 6 de manga, y que para saberlo precisamente se deben obtener imágenes del mismo. Por otra parte, aún cuando se tratara de un resto arqueológico -lo que implica más de 100 años de antigüedad- ninguna legislación impide la navegación hasta el sitio y la filmación con un ROV que, tal como es sabido, no causa impacto alguno. Por otra parte, un equipo periodístico de la televisión nacional ha solicitado formalmente a la Prefectura Naval Argentina la asistencia del guardacostas de esa fuerza de seguridad, con amarre en el puerto de Quequén, para también poder filmar en dicha área, recibiendo una respuesta negativa a dicho pedido de colaboración por ‘razones operativas’.

Ante estas inusuales y significativas circunstancias, Eslabón Perdido ha presentado una petición formal ante la Prefectura con asiento en Quequén, para que se reconsidere dicha medida por restringir derechos, como los de navegar y filmar, que no requieren autorización especial alguna, ni de dicha fuerza de seguridad ni de ningún otro organismo oficial, reservando la posibilidad de acudir a la justicia federal si se persiste en dicha incomprensible negativa que impide identificar los restos náufragos encontrados.

Diario 4V

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso