Convocan a una protesta en la Rambla por la falta de agua en la ciudad

Luego de semanas de quejas masivas, con problemas de suministro de agua en todos los barrios de la ciudad, vecinos afectados por el problema han decidido convocar a una protesta en la Rambla Municipal, en calle 83 y 2, para reclamar respuestas a las autoridades.

Luego de colmar las redes sociales de reclamos y una lluvia de memes, la convocatoria est´ça pautada para esta tarde, desde las 19:30 horas, en forma de «reposerazo», es decir, una protesta con reposeras en la calle.

«Nos juntamos a exigirle al intendente Arturo Rojas una solución URGENTE a la falta de agua en distintos puntos de la ciudad», reza la convocatoria que se ha distribuído en las redes sociales de manera anónima.

La protesta no es ni espontánea ni gratuita, dado que la Municipalidad ha transitado un extenso camino de excusas que, ante la falta de resolución del inconveniente, generó amplio malestar en la población. Desde el comienzo mismo de los primeros cortes de suministro que la Comuna ensaya explicaciones que incluso llegaron a poner la responsabilidad en los vecinos.

En primera instancia las autoridades decidieron ignorar los reclamos, lo que devino en una fuerte protesta en el Puente Dardo Rocha por parte de vecinos de Quequén y en la plaza central durante los festejos del aniversario de la ciudad en octubre. El episodio causó la salida del director de prensa de la Municipalidad, Maximiliano Caloni, ampliamente disconforme con los manejos en comunicación que decidió llevar adelante la gestión y que decantó en la protesta de algo que resultaba harto evidente para todos menos para la intendencia.

Posteriormente señaló la rotura de un caño maestro en Aguas Corrientes, lo que devendría en una pérdida de presión importante en zonas aledañas a la rotura. Producto de ello, dijeron los funcionarios a cargo del tema, era posible que las llaves de paso de las casas quedaran trabadas por sedimentos y basura desprendida del caño cuando se retomó la presión. Posteriormente algunos vecinos relataron que desde Obras Públicas se les indicó que debían instalarse una cisterna y una bomba propia para paliar el problema, propuesta que no hizo más que exacerbar aún más los ánimos.

Luego, una vez impuestos los aumentos de tasas (y en cuanto empezaron a llegar las primeras boletas a los domicilios) la Comuna acusó de la falta de agua a la sequía y al mal uso que hacen los vecinos al llenar piletas tipo «pelopincho» en los patios de las casas, algo oportunamente reportado por Cuatro Vientos el verano pasado.

Para el caso de Quequén, la Comuna dijo que el robo de cables producía cortes de electricidad que dejaban a los pozos fuera de funcionamiento, lo que agravaba el problema.

Reunión

Ahora, con la protesta ya convocada en el corazón turístico de la ciudad y toda la batería de excusas expuesta, la Comuna practica una explicación más e intenta limitar el alcance de los cortes tratando la cuestión más como un debate de opinión pública que como un problema de infraestructura. Así, la gestión montó una reunión para unificar el discurso que están dando a la población sobre el problema.

Del encuentro participaron esta mañana la secretaria de Gobierno, Gabriela Góngora, y sus pares de Desarrollo Humano y Policitas Sociales, Producción y Turismo y Salud, Sandra Antenucci, Matías Sierra y Andrea Perestiuk respectivamente. También estaban el director de Hábitat y Vivienda y Obras Comunitarias, Lisandro Dones, el director Operativo del Ente Vial, Juan Manuel de la Calle, el de Ordenamiento Urbano, Yamil Haedo, el delegado de Quequén, Hernán Rodríguez y el concejal Guillermo Sánchez, además de Diego Ortiz, cara visible de la empresa Perforaciones Ortiz.

El único técnico en la reunión era Marcelo Gómez, director de Infraestructura.

Tras el vistoso encuentro Gómez señaló que los pozos están funcionando con normalidad: “hace varios días que venimos recorriendo los 48 pozos y vemos que están funcionando normalmente, algo que hacemos dos o tres veces por jornada”.

El funcionario acumuló todas las variables en juego para resumir: “hay una caída de presión en algunos sectores del centro y en el Barrio Provincia, lo que se debe a que hace prácticamente cuatro meses que no llueve, lo que genera depresión de las napas, y que hay mucho uso por parte de los vecinos quienes riegan su césped y sus calles, lo que se suma al llenado de las piletas y la gran cantidad de gente que vino de afuera”.

Aunque trató de acotar el problema, los reclamos por falta de agua se extienden desde Quequén a la Villa Balnearia, pasando por la zona intermedia y la del Puerto.

Pozos prometidos

Para otorgar alguna clase de respuesta en lo inmediato, el funcionario señaló que “en las próximas horas habilitaremos dos pozos más: ya hay una perforación nueva en calles 37 y 82 del Barrio Norte, que favorecerá a ese sector y a los vecinos de Los Álamos; y otra en el Hospital Irurzun de Quequén que mejorará el fluido en toda la Avenida Lobería hasta la Av. 519, que va por el acueducto que corre por la calle 574”

Para los retrasos, la gestión cargó la responsabilidad a la UPC. “Los dos se encuentran en su etapa final, al punto que la empresa ya tiene los caños y las bombas, pero como los pozos son trifásicos también dependemos para conectarlos a la red de que la Usina lleve la potencia al pie del tablero, algo que descontamos suceda esta semana”.

El funcionario, tras adelantar también que está proyectando un nuevo pozo en la Av. 58 entre 63 y 65 para lo antes posible, volvió a hacer hincapié en “el uso racional y responsable del agua” para subrayar que “entendemos que una vez que la temperatura baje y llueva, ya el vecino utilizará menos para regar su patio”.

Por último, puso de manifiesto que “el Intendente es el primero en estar ocupado y preocupado por la situación, y es por ello que se pone a la cabeza y nos apoya en todo lo que hagamos como funcionarios”. En el comunicado no hubo declaraciones de Rojas al respecto.

Diario 4v

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso