Vie. Ago 12th, 2022

Horacio Tettamanti defendió el offshore en el Mar Argentino y tildó a Greenpeace de “fuerza de choque de las multinacionales”

A fines de diciembre, el gobierno nacional otorgó la declaración de impacto ambiental para que Equinor e YPF avancen con la prospección en las áreas de exploración offshore CAN 100, CAN 108 y CAN 114, ubicadas frente a la costa bonaerense. Aunque se tratan de trabajos preliminares a una eventual explotación petrolera, organizaciones ambientalistas iniciaron una campaña en contra del proyecto alertando por posibles derrames. Sin embargo, especialistas aseguran que el offshore está probado en todo el mundo desde hace décadas.

Todo Provincial entrevistó al ex subsecretario de Puertos y Vías Navegables de la Nación entre 2012 y 2015, Horació Tettamanti. El ingeniero naval marplatense aseguró que en el Mar Argentino podría haber “otra Vaca Muerta”, que las críticas de los ambientalistas no tienen sustento científico y que Greenpeace “es una fuerza de choque de las multinacionales para condicionar nuestro desarrollo”.

-¿Qué opinión te merecen las críticas de organizaciones ambientalistas contra el offshore?

Me preocupa el nivel de desconocimiento, hay críticas basadas en conceptos errados y desconocimiento absoluto. Mucha gente no entiende nada pero por las dudas se opone porque es más popular esa postura. Esto es grave porque Argentina está ante una oportunidad muy importante que habría que analizar con profundidad y rigurosidad.

Lo primero que hay que aclarar es que ahora no hay ninguna explotación, sino que estamos hablando de exploración. No hubo ningún decreto, sino una tramitación tal cual lo exige la Ley de Hidrocarburos que indica las responsabilidades de los permisionarios de uso y los concesionarios que tienen áreas para prospectar y explotar.

-¿En Argentina ya hay explotaciones petroleras offshore?

Hace más de 50 años que Argentina explota el gas y el petróleo en el mar. El 20% de nuestra energía proviene en el mar. En esos 50 años no tenemos antecedentes de derrames. De todos modos si eso sucediera habría protocolos de mitigación. Es como si cayera un avión, por eso no vamos a prohibir toda la actividad aeronáutica.

En la década del 70 Argentina era pionera en la tecnología offshore. La plataforma Mosconi de YPF fue una de las primeras en prospectar el mar, muchísimo antes que Brasil. Esto demuestra el nivel de retroceso que sufrió el país.

-¿Qué opinión le merece el estudio de ingenieros de la UNICEN advirtiendo que hay un 99% de probabilidades de derrames?

Eso carece de total sustento, sólo en Argentina ingenieros podrían decir algo así si es que algún ingeniero lo dijo. Estos bloques están a 400 kilómetros de la costa, es decir que para Mar del Plata estaría a la misma distancia que Capital Federal. No hay ninguna posibilidad de que un derrame llegue a la costa. Además no sería el caso ya que estamos frente a una etapa de exploración.

-¿Cuál es la situación actual de este proyecto?

Ahora recién se aprobó la etapa de prospección, una evaluación técnica para certificar la reserva. Hay pruebas de la existencia de este patrimonio pero todavía no hay certeza de que valga algo porque si no se puede sacar no vale nada.

Ese petróleo es propiedad de todos los argentinos. Por suerte, al estar en el mar el recurso sigue siendo de la Nación y no como lo que sucedió con los recursos en continente que pasaron a ser de las provincias por la reforma constitucional del 94 que fragmentó el país.

-¿Cuál sería la importancia para el país?

Si los estudios resultaseb positivos, la Nación pasaría a sumar un patrimonio enorme, las estimaciones son de unos 200 mil millones de metros cúbicos. Estamos hablando de otra Vaca Muerta en el mar.

Argentina es un país con déficit energético, actualmente ese déficit es de casi 15 mil millones de dólares. Este proyecto es fundamental en un país ahogado por la falta de dólares. Negarse a investigar sin que el Estado ponga un peso sería realmente algo desquiciado.

-¿Ya está comprobada la existencia de petróleo en estas áreas?

Está comprobada la presencia de hidrocarburos líquidos y gaseosos en la plataforma argentina, pero todavía resta validarlo. Para eso debe concluirse la etapa de prospección que determinará su factibilidad y valor comercial. Debemos saber lo que tenemos y si se dan las condiciones necesarias para su explotación comercial.

Es como que una persona se entere que tiene diamantes debajo de la tierra de su patio. Solamente un loco se negaría a investigar qué hay. Más en un país donde más de la mitad de los niños están por debajo de la línea de pobreza .

-¿Cómo sigue el proceso después de la exploración?

En caso de perforar un pozo de prospección y el resultado fuese negativo porque no se puede explotar, el Estado no perdería absolutamente nada porque no hay subsidios ni nada. El Estado otorgó un permiso de uso para la investigación y la empresa debe pagar un canon. Si se demuestra que el yacimiento es explotable se pasaría a una concesión para explotarlo por 25 años, durante los cuales las empresas pagan una regalía y además están obligados a ofrecer el recurso primero a la matriz energética argentina.

-¿Qué opinión le merece Grenpeace?

Yo creo que Greenpeace es una fuerza de choque, otra forma de colonizarnos. Como peronista estoy comprometido con el cuidado del medio ambiente pero de forma soberana. Somos los argentinos los que tenemos que definir de qué forma debemos cuidar nuestro medio ambiente. Hace años que los piratas ingleses pinchan pozos en el mar cerca de las Islas Malvinas, con apoyo del Puerto de Montevideo, y nunca escuché nada por parte de esta organización.

Además, debemos tener en cuenta que del Mar Argentino que nos corresponde con la última extensión de la plataforma tenemos casi el 50% ocupado por una potencia militar que nos impide acceder a nuestros recursos. Por lo tanto nos queda solo la parte sur y la parte norte.

-¿A quién afectaría que Argentina explote su petróleo submarino?

La operación offshore es muy compleja y requiere un apoyo en el continente. Si Argentina resulta atractiva para las empresas especializadas, el costo de explotar el Mar Argentino desde nuestro país sería mucho menor que hacerlo desde una base pirata en Malvinas por lo que también significaría para Argentina un paso adelante en la lucha por la soberanía. Si abandonamos nuestro petróleo seguimos fortaleciendo la economía de los kelpers.

-¿No le resulta extraño que esta licitación haya sido iniciada por el macrismo y ratificada por el gobierno actual?

Creo que el país está enfermo, debemos discutir las políticas y no las personas. Cuando el macrismo licitó estas exploraciones, a pesar de ser uno de los perseguidos por la justicia, no tuve inconvenientes en expresar mi apoyo a este proyecto para terminar los procesos de investigación.

-¿Qué puede decir de los riesgos del offshore?

Las empresas explotadoras son las mismas que operan en el mar del norte, cumplen normativas europeas y tienen obligación de contratar seguros que deben financiar un eventual accidente. Claro que todo proceso productivo afecta al medio ambiente y también conlleva algún riesgo. No se puede eliminar el riesgo, lo que podemos hacer es mitigarlo con protocolos y seguros económicos en esta y en cualquier otra actividad productiva

El mar del norte, frente a las costas de Noruega e inglesas, es el lugar donde más petróleo se extrae en el mundo. Hace 30 años Noruega era un país pobre y ahora es uno rico por el petróleo

-¿Corresponde una comparación con la explotación de Vaca Muerta?

El impacto ambiental del fracking es mucho más complejo que el offshore. En este caso estamos hablando de pozos convencionales.

-¿Qué sucede en nuestro continente con estas plataformas?

En el golfo de México se ven las plataformas frente a la costa, hubo un accidente y no están todos empetrolados. En Brasil las plataformas están a 30 millas de la costa, por ejemplo, frente a las playas de Angra do Reis y Copabacabana. Durante décadas Brasil no pudo desarrollarse por falta de energía y cuando encontró petróleo en el mar tuvo un boom hasta transformarse en la octava economía del mundo.

-¿La exploración sísmica es dañina para la fauna y podría afectar a la pesca?

Los sonidos son prácticamente imperceptibles, son de baja frecuencia. El estudio de impacto ambiental aprobado de la exploración por el ministro de Cabandié cumple con todos los parámetros internacionales.

Noruega tiene más de 2 mil años explotando la pesca, si hay un pueblo que depende del pescado es el noruego. Además es el principal exportador de petróleo de Europa y sin embargo sigue siendo un país pesquero.

Yo creo que una empresa noruega es el mejor socio que podemos tener. A mí me da todas las garantías de que harán las cosas como la harían en su país.

Todo provincial

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso