Dom. Dic 4th, 2022

A 45 años del secuestro y desaparición de “La Negrita” Quiroga

Tras una publicación del Comisión por la Memoria Militante local, que lleva desde hace décadas el recuerdo y la lucha por la vigencia por los derechos humanos violados durante el genocidio ocurrido en la dictadura cívico-militar, se recordó el aniversario del secuestro de una militante secuestrada y desaparecida en La Plata un 20 de octubre de 1976, es decir, hace 44 años.

Beatriz Mariana “La Negrita” Quiroga Zilli tenía 36 años. Era la compañera del necochense Roberto Porfidio, militante de las Fuerzas armadas Peronistas (FAP), quien fue asesinado un mes después que Quiroga, a sus 32 años, en el recordado ataque a la casa de Calle 30, también en La Plata.

Tal como contó el Comisión por la Memoria de Necochea, Quiroga había nacido el 5 de agosto de 1940 en Mar del Plata, cursado la primaria en Mar de Ajó y la secundaria en Banfield, para luego irse a vivir a La Plata. Allí fue Docente en la Cátedra de Filosofía del Colegio Nacional de La Plata y secretaria académica de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en 1973.

Anteriormente, en la dictadura de Lanusse -entre diciembre del 72 y mayo del 73- ya había estado detenida como integrante de las FAR y liberada aquel recordado 25 de mayo, tras la asunción de Cámpora. “Se la recuerda como una mujer de mucho coraje y con convicciones firmes, que iba al frente sin problemas cuando se trataba de atacar a los personeros de la oligarquía y del imperialismo… siempre manteniendo en alto las banderas peronistas y montoneras”, expresó el comunicado. Según algunos archivos fue secuestrada, y aún está desaparecida, el 20 de octubre de 1976 en de La Plata.

Ocho meses pudo Beatriz estar con su hija recién nacida.

Junto con Porfidio tenían una hija llamada María Cecilia, nacida el 5 de febrero de 1976. NdeN se contactó con Cecilia, quien actualmente vive en La Plata, tiene 2 hijos (uno de ellos nacido este año) y es profesora de danza.

Cuando secuestraron a su mamá y luego asesinaron a su papá, relató, fue llevada a una familia, pero unos meses después, tras la intervención de un juez, fue llevada a Casa Cuna y luego hallaron a su familia materna en Mar de Ajo.

La familia Quiroga constaba de 5 hermanos cuyos padres tenían una Ferretería en dicha localidad del Partido de la Costa, que aun atiende Florencio Gabriel Quiroga (el menor de los hermanos).

A los 23 María Cecilia Porfidio se fue a La Plata: “Acá ingresé más en la historia de mis papás, a través de sus compañeros… Mar de Ajo es un pueblo así que no se hablaba mucho del tema”, recordó a NdeN. “siempre estoy en la búsqueda de saber más e informarme. Siempre es un pendiente saber más de ellos” agregó.

Durante su adolescencia vino varias veces a Necochea -recuerda- y “aún sigo conectada con sus primos”, reconoció la hija del necochense asesinado en La Plata por la policía Bonaerense, Roberto Porfidio.

Un ferretero memorioso

Florencio Quiroga es uno de los 4 hermanos de “La Negrita” Quiroga. Convivió algunos duros años con Beatriz y con Roberto en La Plata: “fue cuando la liberaron de su primer detención en mayo 1973”, recuerda del otro lado del teléfono el ferretero de Mar de Ajo.

“Ni bien secuestraron a Beatriz y asesinaron a Roberto se nos perdió la localización de Cecilia por unos meses, después tras procedimientos y hallanamiento la llevaron a Mar de Ajo, en septiembre del 77” recuerda memorioso como cualquier luchador de los derechos humanos. Florencio durante el resto de sus días testificó en diferentes juicios, como el del “Circuito Camps” realizado en La Plata contra -entre otros genocidas- al ex comisario Miguel Etchecolatz. Además tiene otro hermano desaparecido: Jorge Osvaldo Quiroga. De los cinco hermanos, dos fueron desaparecidos y él fue quien tomó la posta de seguir la lucha por verdad y justicia.

“A fines del 74, aun conviviendo, fue Beatriz quien para protegerme me mandó para Mar de Ajo…ella tenía la apreciación de que se venia complicada”, describe con claridad quien alguna vez ha asistido a nuestra ciudad para participar de actos por el 24 de marzo.

Finalmente contó que Beatriz y Roberto, cuando nació su hija, viajaron desde La Plata para inscribir a Maria Cecilia en Quequén. “Se habían casado en la costa, en el entonces partido de Lavalle, en el verano del 72”, recuerda con esfuerzo mental.

“Mortaja” Porfidio

El compañero de La Negrita y papá de Cecilia, Roberto “El Gordo” Porfidio había nacido en Necochea el 3 de febrero de 1944. Sus compañeros del Colegio Nacional le decían “Mortaja” porque sus padres eran dueños de una funeraria, la cual continuó a cargo de su hermano Omar.

Luego del secundario en nuestra ciudad se fue a vivir a La Plata. Trabajó vendiendo boletos de Costera Criolla en la oficina que por entonces estaba frente a Plaza Italia de la capital provincial. También era Profesor de Letras, trabajaba en la Facultad de Humanidades de La Plata. Fue dirigente gremial de la Asociación de Trabajadores de la Universidad de La Plata (ATULP) y de la Federación Argentina de Trabajadores de Universidades Nacionales (FATUN), durante 1974-1974. “Típico intelectual, no practicaba deportes y era muy serio e introvertido, pero cordial al mismo tiempo. Honesto y con convicciones sólidas”, describe una página de archivo de desaparecidos (http://www.robertobaschetti.com/)

Respecto a su militancia se recuerda que “venía del socialismo” y luego se sumó a las FAR.

Calle 30 y 56

Roberto fue asesinado junto a otros compañeros de la organización la lamentable tarde del 24 de noviembre de 1976, en la casa de la calle 30 Nº 1134 en La Plata. Se trató de uno de los operativos más cruentos en la ciudad: la casa del matrimonio Mariani-Teruggi fue rodeada, atacada y saqueada por las fuerzas de la dictadura. Fueron asesinados Diana Teruggi, Daniel Mendiburu Eliçabe, el mencionado Roberto César Porfidio, Juan Carlos Peiris y Alberto Oscar Bossio.

Por su parte, Daniel Mariani logró salvarse porque en ese momento no se encontraba en su domicilio. De todos modos el 1 de agosto de 1977 fue asesinado. La hija de Diana y Daniel, Clara Anahí, sobrevivió al ataque y fue robada con vida de la casa por personal de las fuerzas armadas. Hasta la fecha no se tienen noticias ciertas sobre su destino. Su abuela, Chicha Mariani, fue una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, fallecida hace 2 años.

Hoy, en la «casa de los conejos», funciona un sitio de memoria…

Nden

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso