El servicio secreto alemán puso bajo vigilancia a la ultraderecha por considerarla un riesgo al orden democrático

La Oficina para la Protección de la Constitución (BfV) puso en observación al partido de ultraderecha alemán, Alternativa por Alemania, por considerarlo un “caso sospechoso” por extremismo. BfV es una agencia de inteligencia policial del Gobierno Federal alemán que se dedica a asuntos de inteligencia e investigaciones concernientes al ámbito doméstico alemán y responde al Ministerio Federal del Interior.

La AfD ya estaba bajo observación en varios estados federados como Brandeburgo, Turingia, Sajonia-Anhalt y Sajonia pero ahora toda la organización es objeto de vigilancia .

La condena a Amanecer Dorado, un punto de inflexión en el coqueteo de Europa con los neonazis

El organismo de inteligencia alemana se comprometió ante el Tribunal Administrativo de Colonia, donde hay una demanda en curso, a renunciar al menos por el momento al seguimiento de diputados en las cámaras tanto federal, como regionales y europea, así como de candidatos en las elecciones a celebrar este año.

En este marco, LPO conversó con Franco Delle Done, Doctor en comunicación por la Freie Universität Berlin y director de Epidemia Ultra, proyecto dedicado al estudio de la derecha radical en todo el mundo quien explicó que “la medida implica que todo el partido será observado por el servicio secreto alemán que es quien se encarga de activar lo que diga la Oficina Federal de Protección de la Ley Fundamental equivalente a la Constitucion.

“AfD pasó a estar bajo sospecha de ser un partido de extrema derecha y llamarse de extrema derecha en Alemania es estar en contra o trabajar para derrumbar el orden democrática. Hasta ahora, este partido era de derecha radical, no de extrema”, agregó.

BfV es una agencia de inteligencia policial del Gobierno Federal alemán que se dedica a asuntos de inteligencia e investigaciones concernientes al ámbito doméstico alemán y responde al Ministerio Federal del Interior

Los sectores vigilados no son diputados ni candidatos para las próximas elecciones sino a colaboradores, asesores o militares del partido que puedan tener cercanía con pensamientos neo-nazis. Según Der Spiegel, se trata de un informe del espionaje interior de alrededor de mil páginas, que incluye varias pruebas de supuestas violaciones contra el orden democrático recopiladas por juristas y expertos desde comienzos de 2019 dentro de la estructura partidaria. Entre los documentos revelados figuran centenares de discursos y declaraciones de representantes de este partido en todos sus niveles.

Una razón de peso para su catalogación como “caso de sospecha” por extremismo es, según el espionaje interior, la influencia de la corriente más radical dentro del partido -llamada “Der Flügel” (El Ala)-, a la que la propia dirección obligó el año pasado a disolverse.

A ellos se suman vínculos con organizaciones como el “Movimiento Identitario”, la publicación “Compact” y el laboratorio de ideas de reciente creación “Instituto para políticas de Estado”.

Sin embargo, la derecha radical alemana tiene una importante representación parlamentaria acumulada en los últimos años como para ser considerada antidemocrática. Sobre ese aspecto, Delle Donde dijo que “no se critica el perfil democrático del partido o su representación parlamentaria sino el comportamiento de sus integrantes y voceros que, según las pruebas reportadas, registran declaraciones antidemocráticas”. “Hay que tener cuidado con estirar mucho de esta herramienta porque te puede poner en un lugar de ilegalidad, al menos en Alemania”, añadió el especialista.

Lo que pone en debate esta decisión oficial es si una empresa o, en este caso, el estado debe tener la potestad para determinar lo que es democrático o no y si eventuales sanciones contra quien ejerce un discurso no roza la violación a la libertad de expresión como denunciaron lideres de derecha como Donald Trump o Santiago Abascal luego del cierre de sus redes sociales.

No se critica el perfil democrático del partido o su representación parlamentaria sino el comportamiento de sus integrantes y voceros que, según las pruebas reportadas, registran declaraciones antidemocráticas

Para Delle Donde las situaciones son diferentes. “Lo que pasó con Trump tuvo que ver con una situación concreta tomada por una empresa privada en donde no tuvo nada que ver el estado. En este caso hay una oficina federal que toma una decisión luego de un tiempo de investigación que le permiten asegura que este partido pone en riesgo el orden democrático. Este país está atravesado por la historia del Nacional-Socialismo y la República Federal de Alemania nació en 1949 con el mismo espíritu de defender al país ante cualquier ataque. Por eso tiene mucho más impacto que el cierre de una cuenta de Twitter”, sostuvo.

Franco Delle Done, Doctor en comunicación por la Freie Universität Berlin y director de Epidemia Ultra
Alternativa por Alemania fue fundada en el año 2012 pero su auge comenzó en 2014 cuando obtuvo 7 por ciento de los votos y 7 escaños en las elecciones para el Parlamento Europeo. Su máxima participación electoral se produjo en los comicios federales de 2017 en donde cosechó 6 millones de votos (12,6%) que le permitió la suma 94 parlamentarios en el Bundestag (parlamento alemán).

El crecimiento en las regiones de la vieja Alemania Oriental puso en crisis a los partidos tradicionales y complicó la conformación del último gobierno de Angela Merkel. Sus posturas contra el euro, la defensa de la salida de la Unión Europea y el cuestionamiento la apertura a los migrantes, en especial a los de origen islámicos, lo ponen en sintonía con Vox en España, Marine Le Pen en España, Los Hermanos de Italia o Victor Obran en Hungría. En ese sentido, el crecimiento en 2017 vino de la mano de la crisis migratoria en el mediterráneo que derivó en la propuesta de Merkel de recibir a los refugiados.

No hay dudas que AfD utilizará esto para aumentar su narrativa anti-establishment y diseñará una estrategia de victimización para las elecciones generales de septiembre que podría favorecerle. En este punto, Franco Delle Done aseguró que “es cierto que puede activar esa estrategia que este tipo de partidos usan en tiempos electorales. Podría generar un efecto enojo e instalar en la agenda la idea de un estado contra un partido pero no creo tenga efectos muchos mayores en términos electorales”.

Alternativa por Alemania fue fundada en el año 2012 pero su auge comenzó en 2014 cuando obtuvo 7 por ciento y 7 escaños en las elecciones para el Parlamento Europeo. Su máxima participación electoral en las elecciones federales de 2017 en la que cosechó 6 millones de votos (12,6%) que le permitió la suma 94 parlamentarios en el Bundestag (parlamento alemán)

“A largo plazo, esta decisión golpea en el corazón del partido porque la base de su poder es el este con tres regiones donde superan el 20 por ciento y es donde tiene el circuito de relaciones con estos movimientos de extrema derecha y en donde tienen más territorialidad y aparato donde las ideas que se pueden no respetar el orden democrático”, resaltó el comunicador.

Las últimas encuestas ubican al partido en el cuarto lugar con 11 por ciento de los votos y es muy probable que esta “observación” formará parte de una retórica electoral del que pueden sacar tajada.

La Política Online

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso