La Policía Rural de Saín desarticuló bandas dedicadas al robo de ganado

Si los problemas de seguridad en las metrópolis como Rosario y Santa Fe capital tienen sellos narcos con sus conflictos territoriales y sicariato que explican la mayoría de los crímenes que se cometen casi a diario, las zonas rurales tienen sus propios inconvenientes y en el norte de Santa Fe, el robo de ganado es endémico y la brigada rural Los Pumas dio con redes delictuales donde conviven ladrones, productores que comercializan el ganado obtenido y policías de otras jurisdicciones.

Al abigeato descubierto en febrero pasado, que llevó a la cárcel al exdiputado radical Hernán Agú por el robo de al menos 153 cabezas de ganado, se le suman ahora dos nuevos casos que exponen los modos en que se concretan los robos de animales.

El primero de ellos corresponde a nuevos allanamientos que condujeron a la recuperación de 550 animales (217 vacas más sus terneros, dos toros y tres caballos) que portaban la marca de Domingo Iannozzi, uno de los principales productores de ganado del país y dueño de los animales robados por su vecino Agú.

Por el hecho fueron detenidos Leonardo Fabio Balzaretti (encargado del campo del expolítico) y sus dos hermanos quienes fueron aprehendidos mientras trasladaban los animales que habían sustraído a la provincia limítrofe de Chaco.

En el segundo caso, Los Pumas informaron del descubrimiento otra banda de ladrones que operaban desde Santiago del Estero, recuperando 32 novillos, vaquillas y vacas que pertenecían a productores de Ceres.

Según Diego Llumá, subsecretario de Seguridad Preventiva de Santa Fe, consideró que si bien los casos no se relacionan entre sí pero que sirven para ver cómo se efectúa el robo de animales en el norte santafesino.

“En el caso de Agú se evidencia un robo entre vecinos, mientras que lo sucedido en el límite con Santiago del Estero presenta características de crimen organizado”, sostuvo Llumá.

La Justicia provincial trabaja ahora en este segundo caso para determinar el rol de los policías santiagueños, buscando definir si fueron sobornados o si integran la banda delictiva. Cualquier sea el caso, no dudan de su involucramiento.

“Comprobarlo dependerá de la voluntad investigativa de la fiscal Silvina Verney, y ella quiere ir a fondo”, confió el funcionario de la cartera de Seguridad santafesina.

Como ejemplo de ello, Llumá ponderó la labor de Verney, quien utilizó su influencia política para lograr que la policía santiagueña colabore: “Al principio nuestros efectivos no recibieron ni un vaso de agua”, graficó.

El caso que involucra al exdiputado Agú, en tanto, está a la espera de nuevos allanamientos, pero Llumá reconoció que “aún está todo en veremos”.

La Política Online

Publicado en lanuevacomuna.com

 

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso