TRIPLE A BAHIA BLANCA: LOS VINCULOS DE LA PATOTA CON UN SINDICALISTA PAMPEANO

Tras la finalización de la feria judicial, los días 3, 4 y 5 de esta semana se reanudó el juicio en la Causa “Aceituno Raúl y otros s/torturas privación ilegal de la libertad personas…” conocida como “Causa Triple A”, donde son juzgados cuatro acusados de pertenecer a la Patota parapolicial que asoló la ciudad de Bahía Blanca y que estaba al mando del sindicalista Rodolfo “Fito” Ponce.

El día miércoles 3 fue el turno de lxs dos últimxs testigxs de parte del Ministerio Publico Fiscal. Declararon por un lado, Nestor Busso, comunicador y víctima sobreviviente del llamado “Circuito Camps” en la ciudad de La Plata; y Raquel Barabaschi, militante de DDHH y sobreviviente de la dictadura genocida del circuito represivo sub zona 14 en La Pampa.

Néstor Busso además de periodista, fue hace unos años Secretario de DDHH de la provincia de Rio Negro. En la época en que se investigan los hechos de esta causa, realizó un trabajo de investigación -concretamente en junio de 1975– para la revista SEDIPLA (Servicio de documentación e información Latinoamericana), de la cual era Director.

La investigación, que motivó la citación a declarar, comprendía el asesinato del sacerdote salesiano del Instituto Juan XXIII, Carlos Dorñak, como también la persecución y hostigamiento a un sector de la Iglesia y de la militancia católica relacionada con la Teología de la Liberación o el movimiento de Curas por el Tercer Mundo.

El testigo personalmente viajó a la ciudad de Bahía Blanca en esa ocasión, para registrar todos los testimonios posibles relacionados al asesinato del Salesiano.

Entre los entrevistados se encontraba el párroco de Punta Alta, Hugo Segovia y el mismísimo Obispo de Bahía Blanca, Jorge Mayer, y cuenta que los reportajes fueron realizados “en un clima de mucha tensión y de gran terror, pánico, miedo”.

También visitó la casa de los Salesianos donde asesinaron al Padre Dorñak, donde sacó fotos que ilustraron la investigación. “Estaba destruido, con rastros de haber ocurrido un incendio, se veían las marcas de disparos de balas en las paredes” lo describe.

También fotografió personalmente “paredones de la zona con inscripciones de la Triple A”.

“Recuerdo una leyenda en la fachada del propio Instituto Juan XXIII, que decía: “las 3 A son nuestros compañeros, que sigan reventando zurdos, los apoya el pueblo entero”. Vi y fotografié varias similares” narró Busso.

La mayoría de los entrevistados por el declarante pidieron no ser identificados debido al terror reinante en Bahía Blanca, e identificaban a “la Patota de los Ponce” y la “Patota de Remus Tetu” como “grupos armados que circulaban en la ciudad haciendo ostentación de armas, y a los cuales se les atribuía los hechos de violencia”.

A eso, se sumaba la presencia de la Marina y la fuerte defensa de los hechos por parte del diario local La Nueva Provincia lo que era considerado “una incitación, una justificación de esos hechos de violencia”

“La Nueva Provincia, acusaba a las víctimas de ser los originantes de esa violencia y de esos asesinatos, como que quienes pensaban de determinada forma, debían ser eliminados” describe el periodista.

Al consultarle al Obispo Jorge Mayer sobre esta violencia cuenta:

“Él hablaba de enfrentamientos de ideas dentro de la iglesia y no reconocía la gravedad de los hechos… no protegía ni acompañaba a las víctimas”.

“La Actitud del Obispo Mayer fue lamentable y claramente de complicidad con el Poder de Bahía Blanca en ese momento… Supe también de sus vínculos con la Marina y La Nueva Provincia” agrega.

En otra edición de su revista SEDIPLA, el testigo publicó una carta de una de las víctimas de esta causa, José Manuel González, “como testimonio de un militante cristiano que había sido asesinado”.

Gonzáles envió esa carta a un monje amigo 15 días antes de ser asesinado, en la que demuestra la importante formación teológica de la víctima y profundas convicciones sociales, fundadas en su fe.

“El clima de terror de pánico que se vivía en Bahía Blanca no recuerdo haberlo visto en otro lugar del país” sigue narrando.

Los vínculos de la patota bahiense en La Pampa
Posteriormente fue el turno de la pampeana Raquel Barabaschi, quien fue citada para dar cuenta de los vínculos existentes entre la Triple A de Bahía Blanca, comandada por Ponce, con hechos sucedidos en La Pampa, específicamente los ocurridos en la Universidad Tecnológica de Gral Pico. En 1975, la testigo concurría a dicha regional de la UTN como estudiante.

Raquel Barabaschi
Barabaschi relata que al momento de los hechos intervinieron en la Universidad una patota de matones armados, proveniente de Bahía Blanca, en automóviles marca Torino, que perseguían y amedrentaban los estudiantes y que respondían al sindicalista Rodolfo “Fito” Ponce.

Como conexión local de esa patota, la testigo indica al sindicalista pampeano Carlos Aragonés, quien contaba con el apoyo del órgano de prensa local, el diario “La Reforma” y con un interventor proveniente de la UTN de Bahía Blanca de apellido Yañez.

Toma de la Universidad Nacional Tecnológica de General Pico en 1975
Ante esta situación, los estudiantes deciden realizar una toma pacífica de la regional local de la UTN, para evitar que sea ocupada por quienes habían llegado al pueblo de manera amenazante. A pesar de la resistencia, la policía igualmente irrumpe en la facultad junto a la patota bahiense, y se llevan detenidos a la comisaria de Gral Pico a alumnos, docentes, directivos y no docentes.

Les imputan delito de usurpación, y a partir de allí, comienza una persecución y hostigamiento constante hacia todo el estudiantado. La Universidad se pobló de gente armada, cerraron el comedor universitario y el Centro de Estudiantes, entre otras cosas.

Sin impunidad para los civiles
Raquel Barabaschi es una de las principales testigos del circuito represivo pampeano, y ha declarado en varias oportunidades, dando cuenta de las conexiones militares y civiles en La Pampa. Una vez más, en este juicio dejó en claro que aún hay muchos civiles que resta juzgar.

Nosotros fuimos víctimas no solo de la dictadura militar, sino que la dictadura había sido cívico, militar, eclesiástica y judicial, porque fueron todos cómplices… yo sigo sosteniendo como todos mis compañeros, que fuimos víctimas por que en plena vigencia de la Triple A, nos denunciaron como zurdos, trapos rojos, y además lo responsabilizo (a Carlos Aragonés) por haber perdido para siempre a nuestra querida Universidad Tecnológica porque la vida de la Tecnológica se prolongó hasta el año 81, ahí se cerró”.

Continuando con su exposición, expresó:

“Yo estoy muy conforme con los dos juicios de lesa Humanidad que hemos tenido acá en La Pampa, pero nos queda esa cuenta pendiente de que la pata civil de esta dictadura que padecimos vaya a quedar impune…

Tenemos que tratar que la justicia llegue a reparar esta partecita de la historia. Porque acá en La Pampa se dijo que había sido una isla, que no había pasado nada y eso se trató de instalar para borrar la responsabilidad de determinados sectores. En el caso de Aragonés, fue presidente del PJ hasta después de 2006. Tenía mucho peso y hasta digitaba quienes dirigían los destinos de nuestra provincia”.

Los días jueves 4 y viernes 5 de febrero, comenzaron a declarar los testigos de la defensa. El abogado defensor Oficial, Gustavo Rodríguez, representante de los cuatro imputados, Raúl Aceituno, Juan Carlos Curzio, Osvaldo Pallero y Héctor Forcelli, convocó a esta primera tanda de testigos en defensa de los acusados, los cuales en su mayoría, son amigos personales y/o compañeros de trabajo en el sector portuario de Ingeniero White.

Los primeros en declarar el día jueves fueron Roberto Adrián Grill, Suboficial de la ESMA, Veterano de Malvinas y comisario deportivo, Hugo Alberto Moreno, perito en cereales y oleaginosa y Víctor “Cachito” Susca, conocido atleta whitense.

La mayoría de ellos declaran nunca haberles advertido ninguna conducta violenta ni la presencia de armas. Coincidentemente, la mayoría destaca no acordarse de la Triple A, ni de sus asesinatos, ni de Rodolfo Ponce, ni de las pintadas en las paredes de la ciudad, ni de la presencia en Ingeniero White de la patota, a pesar que en el pueblo es vox populi, las andanzas criminales e intimidantes de la misma.

“Yo era chico y estaba en otra cosas no me interesaba la política ni esas cosas raras” responde Moreno preguntado si había oído hablar de la Triple A, a pesar de que contaba con 24, 25 años en esa fecha.

Cuando le consultan por “la Fiambrera”, el vehículo con el que se movilizaba la patota, respondió que tendría que hacer memoria pero no sabe qué significa eso.

El día viernes declararon a favor de los imputados los testigos: José Manuel El Alabi, empresario de Estibajes Bahía SRL, amigo de Aceituno desde adolescentes y compañero de trabajo; Roberto Armando Ferri, jubilado, extrabajador de la Junta Nacional de Granos, amigo y vecino de Aceituno; y Juan Carlos Ibáñez, compañero de Aceituno en la Junta Nacional de Granos.

Al igual que el día anterior, intentando favorecer la situacion de los acusados, ninguno de los testigos supo de la presencia de la Triple A en Bahía Blanca ni en Ingeniero White.

Ante la pregunta si sabían quién era Ponce, El Alabi, dice solo conocerlo por ser de White, pero nunca escucho hablar de la “Patota de Ponce”.

Ferri responde que no sabe porque no le interesaba la política y que se dedicaba a trabajar, e Ibañez dice no saber si López Rega tenía vinculación con la Triple A. Consideraron a los acusados buenas personas, “buenos padres y esposos”. (SIC)

Los dichos de los primeros seis testigos de la defensa resultan en la actualidad inverosímiles, dada la infinidad de crónicas, libros, documentales que registraron y retratan el baño de sangre cometido en nuestro país entre el año 74 y el Golpe del 76 por parte de la patota asesina de la Triple A

Como datos históricos, la Conadep recibió la denuncia de más de 400 asesinatos realizados por la Triple A entre 1973 y 1976.

Los Organismos de DDHH consignan una alrededor de los 1500 crímenes perpetrados por esta banda delictiva paraestatal..

¿Cuándo sigue el juicio Triple A Bahía Blanca?
Sobre el final de las audiencias de esta semana, el presidente del Tribunal, Dr Roberto Amabile, puso fecha para las próximas audiencias que serán los días 11 y 12 de Febrero y posteriormente el 1 y 2 de Marzo.

EL AGORA DIGITAL

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

 

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso