UN INVESTIGADO POR NISMAN LE DEPOSITABA DINERO

Cuando se supo del hallazgo del cadáver del fiscal Nisman, pudieron detectar una camioneta que pasó días estacionada frente al edificio. Resultó ser que el fiscal tenía la cédula azul de ese vehículo porque no era de su pertenencia. La investigación llevó a detectar que la camioneta pertenecía a una empresa americana de seguridad.

El tema de la camioneta fue algo que nadie dijo en su momento pero estaba en la investigación. A su vez pudo conocerse que la empresa de seguridad Palermopack SA a la que le pertenece esa camioneta, estaba investigada en la causa de escuchas ilegales donde Nisman procesó a Macri. El nexo con esa empresa viene porque es a quienes se encargó el trabajo de espionaje. Al menos eso constaba en la causa que quedó en un limbo.

La Sala Sexta del tribunal coincidió en rechazar el planteo de Picón, presidente de la empresa Palermopack SA, sobre el vehículo Audi Q3 dominio MPC-641.

“El carácter controversial de la injustificada tenencia que sobre tal rodado ejercía el fallecido fiscal Nisman”, redactó el camarista Bunge.

Más de una causa
Resultó ser que el accionista de la empresa, Claudio Picón, solicitó la devolución de la camioneta que manejaba Nisman. A su vez, Nisman investigó al presidente de la empresa que le presta la lujosa camioneta. Pero eso no quedó solamente ahí.

Todo se complica aún más cuando sale a la luz que existieron movimientos en una cuenta oculta del fiscal federal. La cuenta se encontraba en Merrill Lynch en Estados Unidos y el mismo Picón había depositado en la cuenta de Nisman el monto de US$150.000 (ciento cincuenta mil dólares). Además encontraron dos cheques en la caja fuerte del fallecido fiscal. Uno de esos cheques era de un “cuevero” desaparecido, Damián Stefanini, y el otro de algo de US$200.000 de Claudio Picón.

Por Damián Stefanini, que estaba desaparecido se armó una causa que curiosamente terminó en el despacho del juez federal de Claudio Bonadio​, en Comodoro Py. Dicha causa quedó archivada pero con el alarmante dato de una transferencia de US$150.000 dólares que el 23 de octubre de 2012 Stefanini hizo a la cuenta que el fiscal Alberto Nisman​ tenía en Nueva York. Bonadio nunca compartió lo que sabía al respecto.

Para completar lo que puede ser la punta del hilo de una causa gravísima, es que Stefanini desaparece al poco tiempo de haber depositado el dinero a Nisman. Aparece uno de los cheques con la firma de Stefanini en la caja fuerte del fiscal. Y la desaparición de Stefanini era investigada en ese momento por la ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado.

TEMA POLITICO

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso