LOS FUERTES CRUCES ENTRE MACRI Y ALBERTO FERNANDEZ MONOPOLIZARON EL SEGUNDO DEBATE PRESIDENCIAL

El segundo debate presidencial obligatorio fue monopolizado por el Presidente, Mauricio Macri, y por Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos; y los cruces más fuertes giraron en torno a la corrupción y a la seguridad. Si bien ambos dirigentes llegaban como los protagonistas, también reforzaron esa condición porque mantuvieron un diálogo casi mano a mano, como si el resto de los competidores no existiera.

 

La dinámica fue la misma de principio a fin. Macri pegaba y Fernández contestaba y viceversa, Roberto Lavagna (Consenso Federal) buscaba siempre ser una opción superadora y José Luis Espert (Despertar), Juan José Gómez Centurión (NOS) y Nicolás Del Caño (FIT) arremetían con propuestas drásticas.

En el tópico calidad institucional, el Presidente atacó primero: “Es difícil creer que usted no vio nada. Los departamentos de Muñoz, las valijas de Antonini Wilson, los bolsos de López. La efedrina. Los vio Lavagna del otro lado de la calle y usted que estaba en la oficina de al lado dice que hubo un descuido ético de Néstor y Cristina”.

Fernández redobló la apuesta y fue más allá. “Usted se pregunta cómo yo en mis años de jefe de Gabinete no vi la corrupción de la obra pública y usted, en el clan Macri, ¿no vio la corrupción de la obra pública, Presidente? ¿No vio lo que pasaba en su familia? después nos contó, cuando su padre murió, que su padre era el responsable”, respondió.

Ese fue el entredicho más fuerte de la noche y el más subido de todo. El tenor de la aseveración de Fernández trascendió los atriles y el silencio del salón de acto de la Facultad de Derecho de la UBA se profundizó.

En otra de sus intervenciones, Fernández confirmó que creará el “Ministerio de la Vivienda” con créditos accesibles para los sectores medios. Además, habló de reactivar las Pymes para crear empleados, sector para el que prometió terminar con las “tarifas dolarizadas”.

Lavagna quiso salirse del perfil de economista y tuvo un mensaje elaborado sobre el combate del delito. “Quiero una mano justa y, a veces, el puño cerrado para defender a los nuestros”, reclamó. En materia de desocupación, aseguró que es posible crear dos millones de puestos de trabajo en un mandato.

Espert volvió a insistir con sus medidas anti-sistema. En ese sentido, dijo que hay “un sistema que destruye a todos, que es un virus que muta para no morir”. Los sindicatos también estuvieron bajo su mira: pidió un cambió radical en materia gremial, lo que seguramente le valdrá duras respuestas durante la semana.

Gómez Centurión, que otra vez estuvo peleado con el cronómetro, volvió a ubicarse en el extremo derecho de la oferta, con una plataforma dura, sin conseciones. Pero se hizo cargo. “No me preocupa, no tengo miedo, no vengo a ser políticamente correcto vengo a hacer lo que se necesita”, aclaró desde el inicio. “Vengo a ponerle a Patria a la política argentina”, reafirmo.

Por su parte, Del Caño llamó a formar “una asamblea constituyente para que todos los argentinos opinen como resolver sus problemas”. El representante de la izquierda, nuevamente, hizo un paralelismo con las crisis que están viviendo países como Ecuador y, ahora, Chile.

Una de las novedades llegó en el cierre: hubo foto de familia de los seis participantes. En ese momento también se rompió con el protocolo y desde el público llegaron los aplausos y algunos cánticos.

INFOCIELO

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso