CORPORACION PORTUARIA: INTERESES OSCUROS APUNTAN SUS CAÑONES HACIA LA INTENDENCIA

Como opera esta misteriosa corporación oculta a través de la política y el poder para alcanzar sus intereses económicos. Arturo Rojas, su nueva mascota.

Días atrás se conocía la novedad de que por primera vez en la historia del distrito la justicia avaló al Municipio de Necochea para el cobro a las empresas agroexportadoras de una tasa por el daño que la actividad portuaria genera día a día en las calles de Necochea, y de Quequén principalmente. Calles rotas, pozos, cereal desparramado, polvillo en el aire, ratas, agroquímicos en las calles urbanas, son algunas de las tantas consecuencias a la que el vecino de a pié se ha acostumbrado a vivir.

La denominada “Tasa Portuaria”, aquella que había sido creada años atrás por el actual Presidente del Consorcio de Puerto Quequén Arturo Rojas, venía a recomponer dichas consecuencias, y por supuesto, esta vez no la iba a pagar el vecino frentista, sino las empresas generadoras del daño ambiental. Claro que la decisión judicial de embargar las cuentas a las multinacionales agroexportadoras no cayó nada bien dentro de la “Corporación Portuaria”, montando inmediatamente su feroz defensa.

Hemos asistido involuntariamente a un burdo escenario mediático/político montado por la “Corporación”, en el que, buscando atacar a “Juan Pueblo” (que aplaudía entonces orgulloso que por fin iban a pagar los peces grandes), pusieron su armamento pesado en contra del Intendente Municipal Facundo López, cabeza de la Municipalidad de Necochea (acreedora de la Tasa Portuaria) tratando de hacerle pagar el precio por “semejante rebeldía” ante el Status Quo.

En cuestión de horas un bombardeo de noticias cayó sobre la figura del Intendente. Notas de toda índole y sin ningún tipo de limites morales fueron divulgadas por medios de comunicación pagos y partidarios.

La primera bomba que cayó sobre la superficie política, fue la que avizoraba la bajeza y malestar que el cobro de la “Tasa Portuaria” había generado en la “Corporación”: Un medio de desconocida procedencia tildó al Intendente de “Zar de la Droga” y a miembros de su gabinete, como laderos de esta disparatada noticia.

La difamación contra el intendente fue tan burda y falaz que generó un efecto rebote para sus autores anónimos, siendo unánimemente repudiada por el periodismo local, e incluso por el Concejo Deliberante que emitió un comunicado de repudio contra dicho accionar.

El ataque de todos modos no iba a cesar. El pasado día viernes, en un medio televisivo nacional, un desprestigiado empresario realizó una denuncia por corrupción contra el Intendente y otros funcionarios. El medio A24 a través del conductor televisivo Rolando Graña transmitía un reportaje sobre un supuesto hecho de corrupción en la licitación de una concesión en la ciudad de Quequén, Partido de Necochea. Si, así como suena, aparecían placas que se titulaban “Intendentes corruptos y peligrosos” y la foto del actual Intendente de Necochea. Claro que este tema había sido agotado por la prensa afín a la “Corporación Portuaria”, e incluso denuncias penales realizadas por desprestigiado comerciante no habían obtenido acogida en el ámbito de la justicia, llegando incluso a llamarse disparatadas por miembros de la justicia local.

Por si esto fuera poco, pocos días después se corrió la noticia de que el empresario denunciante fue gravado para la entrevista en la sede capitalina de la Unión Argentina de Trabajadores Estibadores (UATRE). Recordemos la injerencia en la política local y nacional que dicho sindicato ha desarrollado a través del necochense Gerónimo “Momo” Venegas, que años atrás dispuso su aparato sindical y económico para erigir el Partido Fé, que unió políticamente al Frente Cambiemos de Mauricio Macri allá por el año 2015.

La maniobra televisiva ha tenido la sospecha (por no decir certeza) de gran parte del espectro político y de la población de haber sido una “opereta” íntegramente pagada por la UATRE, organismo este último accionista de gran peso en la Corporación Portuaria.

 

La Mascota

Arturo Rojas, actual Presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, Concejal en uso de licencia del partido de Necochea, y abogado de Anses Necochea desde sus orígenes (también en uso de licencia), hoy es el candidato a Intendente por el Frente Juntos por el Cambio (Macri) y por supuesto su campaña ha sido ya íntegramente pagada por la Corporación Portuaria.

La mascota fue escogida por la “Corporación” en el año 2016, y fue puesto en el sillón de Presidente del Puerto Quequén, para representar sus intereses y alcanzar algún día el otro sillón que les faltaba para su plena felicidad, la Municipalidad de Necochea.

Nada tenía que ver Arturo Rojas con los empresarios y poderosos académicos que integran la “Corporación”, acostumbrados estos últimos a moverse en sus círculos de elite, consideraban a Rojas de una casta distinta, inferior, pero que veían en su versatilidad una oportunidad para que el poder económico representado encajara por fin en la política del ciudadano común.

Sus ambiguos y resbalosos principios políticos han dado cuenta de su inmejorable calidad de títere para satisfacer, a cambio de puestos políticos y campañas pagas, las pervertidas necesidades de la “Corporación”, y al mismo tiempo conquistar votos con sus historias de humildes orígenes.

A modo de prueba de ingreso a la “Corporación” le prepararon una treta que la mascota no dudo en cumplir: Derogar la Tasa Portuaria que el mismo había creado dos años antes.

Sus principios que había declamado en reiteradas oportunidades de cobrarle a los peces gordos el daño que el puerto provocaba fueron archivados sin pudor alguno para continuar en el sillón de presidente del puerto.

La sesión del Concejo Deliberante se hizo, y sin más, Arturo Rojas, la Mascota, borraba con su codo todos los principios que había escrito años atrás al crear la Tasa Portuaria.

La Corporación fue aún más irónica con su mascota. Cual si fuera un recordatorio de su “no pertenencia” a la familia portuaria, lo mandó en los últimos días a defender nuevamente sus intereses económicos, arriesgando incluso su carrera política en pos de no abonar bajo ningún punto peso alguno en concepto de Tasa Portuaria.

Fue así que, hemos visto la semana pasada como su autodenominada “lista de concejales de la gente”, salía en todos los medios de comunicación afines a defender lo indefendible: los espurios intereses corporativos, que continúen pagando los pobres la fiesta de los ricos.
Sanchez, Swartz, Martinez, Ruiz, Robert, candidatos los primeros, y concejales los segundos, han actuado en los últimos días como un buffet de abogados contratados por la corporación, y que, impedidos de colarse en la cuestión legal (por estar reservada a poderosísimos estudios de otro rango), quisieron hacer lo propio ajusticiando al Intendente y sus funcionarios en cada oportunidad que tuvieran.

Miedo. Riesgo. Perder. Fueron estas algunas de las palabras que la lista de la gente y los concejales en ejercicio utilizaron para generar pánico entre la gente. “Si la municipalidad pierde los juicios vamos a quedar en la ruina”, palabras más o menos se utilizaban para seguir defendiendo lo indefendible: “El Intendente está loco!! Le quiere cobrar a los Ricos!!””, era lo que se morían por decir.

La historia continua todavía, sigue en las palabras de miedo que otros periodistas quieren instalar de que las empresas agroexportadoras, como si les hubiese ido muy mal con sus ganancias en dólares de los últimos tiempos, no abonarían los sueldos a los empleados por culpa del que el municipio tiene que cobrar la Tasa Portuaria.

Habrá que esperar que deparan las maquiavélicas jugadas que los corporativos portuarios tienen preparadas con sus ilimitados recursos, y si “Juan Pueblo” esta vez, y con unos cuantos vientos de cambio favorables que corren por el país, podrá hacer que la justicia tire para su lado.

Neco.7630

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso