EN TANDIL, EL CONCEJAL DE MACRI ES PRESIDENTE DE LA COMISION DE DDHH Y HACE DESASTRES

EN EL LUGAR EQUIVOCADO

El concejal macrista Claudio Ersinger ha puesto de manifiesto una vez más que es el edil menos indicado para presidir la Comisión de Derechos Humanos del Concejo Deliberante. Cualquiera de los otros 19 representantes del pueblo haría un papel más digno y más acorde a las circunstancias al frente de dicha comisión.
En la última sesión se aprobó por mayoría la señalización de la denominada Quinta de los Méndez como lugar donde se cometieron delitos contra los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar. El único voto en contra fue el de Ersinger, quien preside la Comisión de Derechos Humanos.
No es la primera vez que este productor lechero demuestra su desacierto conceptual en torno al tema.
En referencia de una resolución que debía dictar el cuerpo en torno las investigaciones sobre el trabajo esclavo en establecimientos rurales del partido, Ersinger consideró que al tema se le había dado una sobredimensión mediática y que respondía a intereses políticos. Cuando en realidad, desde la comisión que preside se hubiera esperado un fuerte respaldo a las investigaciones, un seguimiento de los casos y el castigo para los responsables.
Desde su idea de Derechos Humanos, Ersinger adoptó un razonamiento deslucido y hasta grosero: "explotación hay en todos los sectores", afirmó.
También se recuerda el impulso de una declaración de la Comisión condenando la investigación impulsada por el Gobierno Nacional en torno a Papel Prensa y a los presuntos delitos de lesa humanidad cometidos para el traspaso de acciones de dicha empresa a manos privadas.
La descabellada postura del macrista derivó en un pedido de renuncia por parte de dirigentes y organismos sociales de Tandil. Pedido que ni siquiera fue escuchado.
Ahora, Ersinger apela a cuestiones de estética para oponerse -o dilatar el tratamiento- a la señalización del predio donde fue torturado y asesinado el abogado laboralista olavarriense Carlos Moreno.
De las once comisiones internas del deliberativo local, sólo dos no son presididas por el oficialismo. Una es la de Cultura y Educación, con Néstor Auza al frente; la otra, la de Derechos Humanos, con Ersinger.
Queda claro que a la hora del reparto de comisiones, el oficialismo radical cometió un gravísimo error en la elección de quien debería tener a su cargo la observancia irrestricta de los derechos humanos y garantías.
POLITICA TANDIL

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso
A %d blogueros les gusta esto: