ELECCIONES EN BRASIL: ACUSAN QUE MARINA ELIMINARIA LA ASIGNACION UNIVERSAL POR HIJO

La acusación de que Marina eliminaría la “Asignación Universal por Hijo”, en el centro de la campaña brasileña

La principal opositora de Dilma pasó al segundo puesto en las encuestas por el temor de la población a que derogue la Bolsa Familia

A menos de una semana de los comicios en Brasil, va subiendo la temperatura de la contienda electoral y los candidatos sacan a relucir la artillería pesada.

Uno de los puntos centrales sobre los que gira el debate es el Programa Bolsa Familia (PBF) que se convirtió en el mayor plan de transferencia de ingresos, tanto por las casi 14 millones de familias beneficiadas, como por su abultado presupuesto anual.

La actual presidenta Dilma Rousseff esgrime como principal argumento de campaña que únicamente votando por ella es posible asegurar la continuidad de esta asignación que sacó de la pobreza extrema a unas 30 millones de personas. Si este número se tradujera en votos a su favor podría hacer la diferencia -entre un electorado de 140 millones de personas- y darle la reelección, al menos en segunda vuelta.

Días atrás, la mandataria advirtió en un acto en Sao Paulo que si sus opositores resultaran electos eliminarían el programa social emblema del Gobierno.

‘Faltando pocos días para la elección, el clima se puso un poco caliente y comienza una serie de mentiras y rumores’, dijo la candidata por el Partido de los Trabajadores (PT). ‘Hay algunos que dicen que Bolsa Familia va a terminar. Va a terminar si resultan electos ellos. Mientras yo sea Presidenta, voy a garantizar el empleo, el salario y los derechos laborales’, aseguró.

Por su parte, tanto Marina Silva (PSB) como Aécio Neves (PSDB), principales rivales de Dilma en la carrera presidencial, negaron enfáticamente la posibilidad de extinguir el beneficio.

Aécio manifestó su voluntad de aumentar la asignación e, inclusive, la candidata del PSB defendió el programa diciendo que sabía lo qué es pasar hambre.

‘Dilma, no voy a combatirte con tus armas. Vamos a mantener el Bolsa Familia. ¿Y sabes por qué? Porque yo nací allá en Seringal Bagaço (estado de Acre, Amazonia). Yo sé lo que es pasar hambre. Todo lo que mi madre tenía para ocho hijos era un huevo y un poco de harina y sal con unas lasquitas de cebolla picada’, lanzó en un acalorado discurso.

Y emocionada, continuó: ‘Me acuerdo de haber mirado a mi padre y a mi madre y preguntado ‘¿ustedes no van a comer?’. Mi madre respondió ‘Nosotros no estamos con hambre’, y como niña creí en eso. Después entendí que hacía mas de un día que ellos no comían. Quien vivió esa experiencia jamás acabará con el Bolsa Familia… No es un discurso, es una vida’.

Los números permiten entender porqué este tema monopoliza el debate: hoy, 13,8 millones de familias (es decir, cerca de 50 millones de personas, casi un cuarto de la población del país) se benefician del PBF creado en 2003 por el entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Las encuestas


Si bien a principios de año Dilma llegó a alcanzar un 44% de intención de voto, en los últimos meses los resultados de las encuestas fueron una suerte de montaña rusa en la que su principal contrincante Marina le disputó cabeza a cabeza el primer lugar.

Hace unos pocos días, desde que el tema de la Bolsa Familia cobró preponderancia en la agenda electoral, los números volvieron a dar un nuevo giro. Según el último sondeo divulgado por el Instituto Datafolha, la presidenta vuelve a encabezar las encuestas después de semanas por detrás de Marina.
En estos últimos días, Marina Silva habría perdido más votos en el noreste del país, donde cayó nueve puntos, mientras Rousseff subió seis. ‘Son los efectos de la propaganda del miedo en la población de esa región, que es la que más se beneficia de los programas sociales del Gobierno del PT, como la Bolsa Familia’, explicó Mauro Paulino director general de Datafolha.

Rousseff tiene el 40% de las intenciones de voto frente al 27% de Marina Silva y el 18% de Aécio Neves. Al descartarse los votos blancos y nulos, Dilma Rousseff alcanzaría el 45% de los votos válidos contra el 31% de Marina Silva.

Para ganar en la primera vuelta, el candidato tiene que conseguir el 50% de los votos válidos más uno por lo que este resultado muestra que ha disminuido la posibilidad de una segunda vuelta.
En caso de que las elecciones no se resuelvan el próximo 5 de octubre, la encuesta también es favorable para la actual presidenta. Dilma Rousseff obtendría el 47% de los votos y Marina Silva el 43%, con un margen de error de dos puntos porcentuales.

Ante este eventual escenario Aécio Neves afirmó que no descarta la posibilidad de sumarse a Marina para intentar derrotar al PT.

iprofesional

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso