ACTUALIDAD

Lago Escondido

La Fundación Interactiva para Promover la Cultura del Agua () intervino el martes por la tarde para acabar con el hostigamiento que estaba sufriendo el médico sanitarista y dirigente peronista , quien había sido secuestrado ilegalmente por la patota del empresario mientras se realizaba la sexta marcha “por la soberanía” del . Ahora, la lucha por el acceso al espacio público seguirá por la vía judicial.

“Nos decían que nos iban a matar”, denunció lisa y llanamente Rachid al narrar el modus operandi de los enviados encapuchados por el magnate británico que interceptaron durante el fin de semana a los participantes de la travesía de montaña cuando intentaban llegar al espejo de agua. De acuerdo a su relato, la patota tiró escopetazos al aire durante toda la noche y hasta llegaron a pinchar uno de los botes en los que se movilizaban, mientras les impedían bajar a tierra.

“Lo más fuerte que nos decían era que si bajábamos íbamos a saber quiénes eran ellos. Nos decían que ellos eran las patria y nosotros éramos extranjeros”, contó el sanitarista a C5N minutos antes de ser trasladado hasta el hospital en el que le hicieron la revisación médica pertinente para estos casos, teniendo en cuenta que el sanitarista de 61 años había pasado las últimas dos noches casi sin dormir. Miembros de Fipca contaron a este medio que Rachid estaba “muy mareado, aturdido y mareado por haber dormido en condiciones tremendas” por las detonaciones de armas de fuego que lo amedrentaron durante toda la noche.

No obstante, al mismo tiempo, resaltaron que estaba contento porque lo sucedido volvió a poner en agenda la lucha por la soberanía del lago. “Permitió visibilizar a estos personajes que se creen impunes, dueños del poder. Cuando alguien es impune comete este tipo de errores como de cerrar un camino público a fuerza de intimidación y amenazas”, definió el sanitarista.

Cómo sigue el litigio judicial por el Lago Escondido
El operativo para el rescate de Rachid fue organizado por Fipca y el Grupo de Abogados Solidarios “por razones humanitarias”, luego de que la Justicia Federal de Bariloche rechazara en las últimas horas dos pedidos de hábeas corpus en favor de los manifestantes.

En la denuncia presentada en el juzgado de Bariloche por el Grupo de Abogados Solidarios, que integra Daniel Llermanos, se relata que el pasado domingo “la movilización arribó a la cabecera norte del que denominaron ‘Lago Soberanía’ – Lago Escondido- y el contingente fue allí interceptado, hostigado y privados de su libertad por aproximadamente cincuenta hombres, a caballo y armados, organizados por una persona que ejercía el mando y que fuera identificada como Nicolás van Ditmar”.

El próximo 9 de marzo, Fipca se presentará en el Superior Tribunal de Justicia en Viedma para continuar con el litigio. Según contaron representantes de la organización a El Destape, este mismo tribunal es el que hace más de 9 años se expidió respecto de la característica de espacio público que tiene este camino al lago. “Lewis y sus linderos lo incumplen porque se sienten protegidos por sus privilegios”, advirtieron.

El fallo en cuestión data de 2013 y establece claramente que el Camino de Tacuifí, que une el espejo de agua y la Ruta 40, debe ser transitable. Previamente, en 2013 el mismo tribunal provincial había realizado una inspección en la que comprobó que ese pasaje que debería ser de acceso público había quedado dentro de la propiedad del magnate inglés. Fue entonces cuando Lewis adujo que los vecinos podían utilizar mientras tanto el camino de montaña de 40 kilómetros. Pero luego la Justicia determinó que ambos caminos deberían poder ser transitados por todos.

“La visibilización ya incomoda a quienes tienen la potestad para tomar decisiones y a eso se suma también una enorme tradición de lucha que acompaña este reclamo. Va a ser difícil que nos cansen”, sintetizó el cineasta y docente Martín “Grifo” Adorno, a cargo del equipo de comunicación de Fipca.

El Destape

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso