Vie. Ene 27th, 2023

EL 2013 OBLIGA A INVENTAR DE TODO

1328227275.jpg

Binner le ofrece a Moyano lugares en sus listas de diputados

El socialista avanza en su estrategia de capitaliza el conflicto del líder de la CGT con el gobierno y ya le prometió lugares en la lista de diputados para 2013. La definición es también un mensaje a los radicales, a quienes desde el FAP advierten que le tomarán examen diario de su comportamiento en el Congreso.

2 de Febrero de 2012

Hermes Binner avanza de manera discreta pero firme en la alianza política que intenta sellar con el líder de la CGT, Hugo Moyano. Ya antes de las elecciones presidenciales, el camionero sorprendió al recibirlo con pompa y honores en la histórica sede sindical de Azopardo.

Y ahora, la pelea de Moyano con Cristina acercó a la CTA opositora que conduce Pablo Micheli al camionero. Era la barrera que faltaba franquear. La CTA de Micheli, Claudio Lozano y Víctor de Genaro son los aliados políticos de Binner. El entendimiento entre estas dos corrientes sindicales le facilita al socialista el esfuerzo por intentar sumar a su espacio nada menos que al líder de la central obrera históricamente identificada con el peronismo.

Ahora el acuerdo ya empieza a avanzar sobre terreno firme y Binner le está ofreciendo a Moyano lo que le negó Cristina en el último cierre de listas. Desde el entorno del socialista revelaron que en el FAP «estamos abiertos si la CGT quiere ocupar un lugar en la lista» de las elecciones a diputados del año próximo.

«Creemos en sindicatos fuertes, son actores fundamentales del cambio», dijo la diputada Alicia Ciciliani. Y subrayó: «Estamos abiertos a otorgar espacio en nuestra lista a la CGT por una cuestión de principios y de programas. Ojo, no a Moyano sino a la CGT, y a la CTA también».

Esta decisión se complementa con otra movida de Binner que puso en tensión el espacio que conduce: los coqueteos con el radicalismo que se plasmaron en la foto compartida con Ricardo Alfonsín en la cumbre de la internacional socialista. En la última reunión con sus aliados, Binner los tranquilizó explicándoles que cualquier acuerdo con la UCR saldría del consenso. Es que varios de los integrantes del FAP, como Margarita Stolbizer, arrastran pesadas facturas contra sus ex correligionarios.

Por eso, el mensaje de los socialistas es que el acuerdo con los radicales es posible pero estos «ahora tienen que venir al pie». Eso, siempre y cuando el partido de Alem se decida renunciar a sus escarceos por derecha, como el que intentó el año pasado con Francisco De Narváez y ahora ensaya con Mauricio Macri.

Sobre la foto con Alfonsín, en el socialismo la reducen casi a una cuestión protocolar, forzada por la coincidencia en el mismo espacio físico. «Somos gente educada, no quedaba otra que saludarlo», sonrió un allegado al ex gobernador.

UNA RELACIÓN EN DOS PLANOS

Es que si bien a nivel nacional un acercamiento a la UCR hace crujir al FAP, donde amplios sectores rechazan al radicalismo; en Santa Fe Binner los necesita como el agua para darle gobernabilidad a la gestión socialista.

En Santa Fe, la UCR integra el Frente Progresista Cívico y Social junto con el Partido Socialista, la Democracia Progresista, y el ARI-Coalición Cívica. Pero por lejos los socios mayoritarios de los socialistas santafesinos son los radicales, que vienen pujando por ampliar sus espacios de poder en la alianza gobernante.

Mario Barletta incrementó sus aspiraciones luego de un paso exitoso como intendente de la capital provincial que lo llevó a presidir el Comité Nacional. Por eso el gobernador Antonio Bonfatti tuvo que ceder más espacios a sus socios radicales, mientras que Binner en su momento los tuvo a raya y refunfuñando. Con todo, los socialistas se declaran a gusto con el tándem actual en la provincia y ponderan las virtudes de exponentes de ese partido como el vicegobernador, Jorge Henn, y el ministro de Trabajo, Julio Genesini.

Pero a nivel país es otra cosa. Ciciliani señaló que la escena que el socialismo avizora es una polarización entre «un frente que aglutinará al progresismo» y «otro frente en el que abrevará la derecha». Ante ello, «el radicalismo tiene que decidir primero dónde se va a posicionar».

«No vamos a tomar atajos pragmáticos si no hay cohesión política y convencimiento, así fracasó la Alianza. Podemos seguir prescindiendo de ellos a nivel nacional y seguir funcionando juntos en la provincia. Ya lo hicimos antes cuando nosotros votamos a Carrió y ellos a Lavagna, y ahora cuando nosotros llevamos a Binner y ellos a Alfonsín», advirtió la diputada.

¿Cómo rendirá examen la UCR ante la mirada del FAP? Pues bien, la tarea legislativa de este año será «la sintonía fina» y servirá para ir marcando posiciones. Todo un desafío para los boinas blancas cuando se trate de darle apoyo a alguna iniciativa del kirchnerismo que comulgue con el ideario progresista al cual el bloque socialista –siempre lo resaltan– no tiene inconvenientes en votar.

«No haber ejercido una oposición cerrada sino constructiva ha sido una decisión inteligente que ayuda a explicar cómo Hermes arrancó con un alto grado de desconocimiento y en cuatro meses consiguió el 17 por ciento de los votos», distinguen en el FAP.

No tienen empacho en afirmar que se ven «en posición de gobierno para 2015». Si no es propiamente en la Casa Rosada, acaso sea ya como único referente sólido en la vereda de enfrente. «La oposición también gobierna», recuerdan. ¿Cuál es el modo con el que Binner intentará esmerilar el 54% de CFK y capitalizarlo de manera significativa? El socialista repara en que quizás el mayor problema del kirchnerismo es hoy la sucesión. Y vislumbra algo así como «un fin de época» en el que intentará desmarcarse en el mismo andarivel ideológico que pregona el gobierno.

«Hay una enorme volatilidad en el electorado -indicó Ciciliani-, y el concepto de partidos hoy no sirve para representarlo. Influye mucho el sentido común y cada coyuntura. El progresismo del gobierno nacional tiene muchas cuentas pendientes que no cierran, a pesar de su maquinaria de autoelogios. La gente empezó a verlo y a descubrir en Hermes una propuesta distinta. Nosotros no tendremos brillo mediático, pero vamos construyendo liderazgos sobre bases sólidas. Estévez Boero puso el marco ideológico y ahora Binner ha logrado conectarlo con la sociedad», concluyó.

Fuente: La Política Online

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso