Sáb. Feb 4th, 2023

«Cuando la maten yo voy a estar en la Costa»: la frase que le adjudican a Milman dos días antes del atentado a CFK

En la causa por el intento de magnicidio a la vicepresidenta Cristina Kirchner, un testigo declaró que escuchó al diputado nacional de Juntos por el Cambio Gerardo Milman haber dicho dos días antes del atentado en una conversación en un bar que «cuando la maten yo voy a estar en la Costa». El Destape se comunicó con Milman, para pedirle su versión sobre la denuncia, pero el legislador del Pro afirmó que no hará declaraciones sobre el tema.

El dato se cruza con que dos semanas antes del atentado el mismo Milman especuló con un «falso ataque». “No vaya a ser que algún vanguardista iluminado pretenda favorecer el clima de violencia que se está armando, con un falso ataque a la figura de Cristina, para victimizarla, sacarla de entre las cuerdas judiciales en las que se halla y no puede salir, y recrear un nuevo 17 de octubre que la reivindique ante sus seguidores”. Este texto forma parte de un proyecto que presentó el diputado Milman, ex número dos de Patricia Bullrich, el 18 de agosto pasado, dos semanas antes del atentado contra CFK.

Según confirmaron a El Destape fuentes con acceso a la causa, un testigo, que se denominará X y que desempeña tareas en la Cámara de Diputados de la Nación, se presentó el 23 de septiembre ante el juzgado de María Eugenia Capuchetti. El declarante afirmó que el martes 30 de agosto, dos días antes del intento de magnicidio, estuvo con otra persona en el bar «Casablanca», ubicado en Rivadavia 1901, frente al edificio del Congreso. En ese contexto, vio a Milman junto a dos mujeres.

X declaró que escuchó en la conversación, en la que notó al ex secretario de Seguridad «especialmente eufórico», y en la que dijo «cuando la maten yo voy a estar en la Costa». Al otro día, sucedió el intento de magnicidio de la Vicepresidenta. A las 22.36, el testigo le mandó un mensaje a la persona para el que trabaja en el Congreso: «Al lado mío estaba Milman con dos pibas y graciosamente decía cuando la maten yo voy a estar en La Costa.Y se mataban de risa». Y sigue: «Están las cámaras que no me dejan mentir. HDMP (Sic.) lo escuché. Creeme que estoy temblando».

El 23 de septiembre, X declaró en el marco de la causa. A raíz de esto, se solicitaron las cámaras de seguridad de la zona del bar. Las imágenes mostraron a Milman bajando de un vehículo a las 15.23, en la intersección de Rivadavia y Riobamba, junto a una mujer de saco amarillo. A las 16.38, se registró a Milman saliendo del bar con la misma mujer y otra más. Fuentes con acceso a la causa, también señalaron que las cámaras registraron a X en el lugar y a la hora de los hechos.

En vista de esta denuncia, la justicia citó a las dos mujeres, que trabajan como asistentes de Milman. Una de ellas, indicó que «a Casablanca no voy nunca», añadiendo que «he ido alguna vez pero el 30/08/22 no he ido a ese lugar». A su vez, negó haber escuchado al diputado decir «cuando la maten yo voy a estar en la Costa». Sin embargo, agregó: «Solo habló de un viaje a la costa, concretamente a Pinamar. Ese viaje lo hizo al día siguiente y volvió el otro día a la mañana».

Luego, la misma testigo reconoció que fue a Casablanca, que se sentaron «en una mesa de cuatro» y que el diputado y la otra mujer estaban sentados uno enfrente de la otra. Élla se sentó al lado de su compañera. «Quiero aclarar ahora que recuerdo que el viaje a Pinamar, Gerardo hizo ese viaje el mismo dia de la reunión y volvió el día siguiente a la noche también», indicó la primera testigo. Luego, reconoció que los tres se fueron al despacho del diputado.

Proyecto atentado
Milman presentó un proyecto en el Congreso donde hablaba de un «falso atentado» dos semanas antes de que ocurriera.

El texto, que es de acceso público y fue ingresado formalmente en la Cámara de Diputados, incluye:

Una solicitud de información sobre si se iba a reforzar la seguridad de CFK (cuya ampliación el propio Milman criticó pocos días después)

Una solicitud de información sobre si se iba a reforzar la seguridad de los jueces y fiscales del caso Vialidad

Otro pedido de información sobre si se iba a destinar custodia a “periodistas independientes” ante la advertencia (que el tiempo demostró correcta) de Roberto Navarro sobre los discursos de odio

Un reclamo para que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) haga espionaje ilegal sobre organizaciones políticas, sociales, sindicales y “falsos movimientos reivindicativos de culturas ancestrales.”

Una descripción de La Cámpora como “camisas negras”, el grupo de choque fascista creado por Benito Mussolini

“No vaya a ser que algún vanguardista iluminado pretenda favorecer el clima de violencia que se está armando, con un falso ataque a la figura de Cristina, para victimizarla, sacarla de entre las cuerdas judiciales en las que se halla y no puede salir, y recrear un nuevo 17 de octubre que la reivindique ante sus seguidores”, escribió textual Milman.

“Las fuerzas de seguridad, y el ministro que las comanda, deben estar atentos, y no pueden hacerse los distraídos como en el caso Nisman, y actuar preventivamente en la preservación de la integridad física de fiscales, jueces, testigos, periodistas y hasta la Vicepresidente de la Nación”, escribió Milman en los fundamentos de su proyecto, 14 días antes de que Fernando Sabag Montiel intentara asesinar a CFK.

Luego puso el párrafo que inicia esta nota, donde habla de “un falso ataque a la figura de Cristina, para victimizarla”. ¿Sabía algo el diputado Milman, ex lugarteniente de Bullrich en el ministerio de Seguridad? Lo curioso es que el mismo Milman se contradijo pocos días después. De manifestarse preocupado por la seguridad de CFK el 18 de agosto, pasó a preguntarse (el 1 de septiembre) por qué el ministro de Seguridad había aumentado la custodia. Agregó que presentaron “un proyecto en la Cámara de Diputados para que nos brinden una explicación sobre esta nueva disposición de gastos arbitrarios”. De pedir más custodia por un posible “falso atentado” pasó a criticas que pusieron más custodia. Indignación capicúa, como describe Rinconet.

No fue sólo el diputado Milman. Entre los cofirmantes están: Francisco Sánchez, que pidió pena de muerte para CFK; Pablo Torello, uno de los alfiles de la persecución judicial macrista; y otros como Héctor Stefani, Ingrid Jetter, Alberto Asseff y Carlos Zapata.

La segunda testigo, cuando se le consultó si había estado en Casablanca, señaló: «No recuerdo, no solemos ir como algo habitual». Agregó que «alguna vez» estuvo con Milman en ese bar, pero no recuerda a su compañera de trabajo. Sin embargo, tras ver las imágenes de las cámaras de seguridad, reconoció ser la mujer de saco amarillo.

También informó que conoce a Milman de haber trabajado con él en el Ministerio de Seguridad. Cuando se le consultó por el viaje a la costa, la declarante respondió: «Nosotros participamos, se hizo un viaje a Mar del Plata que este fin de semana no, el anterior, a principio de octubre que fue viernes y sábado que se hizo un plenario de (la titular del Pro, Patricia) Bullrich». Además, agregó: «Planificando viajes sí, no se si bares. Lo hacemos en oficina». También se le consultó sobre un viaje a Pinamar, aclaró que «jamás» habló de esa locación.

El Destape

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso