Vie. Ene 27th, 2023

Containers: El negocio en la calle con expedientes invisibles

A lo largo de prácticamente toda su gestión el intendente Arturo Rojas ha desarrollado un mandato con clara intención proselitista, basada en exhibir políticas cosméticas y trabajos (mayormente de mantenimiento) que se presentaran de manera vistosa aún cuando no representan una prioridad en la ciudad.

Así, la pintura en los cordones y sendas peatonales se sumaron a la remodelación de una de las plazas del centro, la colocación de carteles de hormigón y toda una serie de movimientos que apuntalan el discurso de «pequeñas obras que transforman» que intenta llevar adelante el Ejecutivo mostrando con su aparato de propaganda cualquier trabajo de mantenimiento como si realmente fueran obras extraordinarias y fuera de los deberes habituales de la Comuna.

Entre esas presentaciones, la instalación de diferentes containers haciendo las veces de postas sanitarias, refugios y hasta concesiones ha sido una característica que se volvió muy visible y ha representado parte de la imagen de la «nueva Necochea» que el intendente busca proyectar en su discurso de campaña.

Ya desde su gestión en el Consorcio de Gestión de Puerto Quequén el intendente Arturo Rojas mostró los containers como una forma disponible para realizar negocios: la instalación de Puerto Gardella, que fue un furor que duró lo que duró la campaña de Rojas en 2019, se instaló como un ejemplo en la ciudad sobre cómo se podrían desarrollar emprendimientos con la instalación de los containers reciclados, que pueden funcionar tanto como módulos de vivienda como locales comerciales o postas de salud y prevención.

Apenas asumió Rojas en la intendencia y con el flagelo de la pandemia, el intendente mostró una posta sanitaria para testeos frente al hospital Ferreyra que consistía en un container revestido para funcionar como sala de atención. Mismo método se usó en 2022 para instalar una vistosa posta de prevención en Villa Zabala y algunas concesiones otorgadas por la gestión han usado este sistema para comenzar a funcionar en el parque.

Además, la Comuna anunció en noviembre de este año que instaló un container en el sector del Caño que se usa como refugio para los guardavidas. Sin pintar, con apenas un ventanuco y sin ventilación o alguna clase de comodidad para los guardavidas, los containers instalados son apenas un depósito por el que la municipalidad paga por un alquiler con costos de instalación incluídos.

El negocio del alquiler de los containers fue observado con desconfianza por los guardavidas, que además vieron cómo el refugio que mantenían (y muchas veces usaban como sede de reuniones) en la playa del Neptuno, fue demolido para instalar una concesión a cargo precisamente de quien está alquilando los containers al municipio.

 

 

Expedientes desaparecidos

El negocio de los alquileres e instalación de containers en la ciudad encuentra, como ha sido en diferentes aspectos de la gestión Rojas, una serie de puntos oscuros que reflejan una sospechosa falta de transparencia para todo el tema. A pesar de la visibilidad que tienen los containers por toda la ciudad, el público desconoce el costo que tiene para el erario público su uso, tan promovido desde la Comuna.

«Desde la subsecretaría de Ordenamiento Urbano y Fiscalización, se comunicó que los contenedores se contrataron mediante alquiler como también la logística para la colocación de los mismos, lo cual forma parte de la inversión que hace el municipio a través del servicio de playa de cara a la temporada», anunció en noviembre la propaganda municipal. En las fotos, los reportes mostraban la instalación de uno de los containers con una grúa y un camión de flete que dimensionaba el gasto.

Sin embargo, la transparencia de la gestión una vez más quedó en suspenso, dado que la información acerca de este y otros movimientos no figura de manera oficial en el boletín oficial: de hecho, la palabra «containers» ni siquiera aparece en las búsquedas entre los expedientes publicados en la sección de transparencia de la web municipal.

Con tantos proyectos que incluyeron la instalación de containers en Necochea y Quequén, que la palabra «container» (y otras afines como «espacios modulares», por ejemplo) no aparezca en ningún expediente publicado al menos llama la atención. La mención a este tema tampoco se encuentra en el archivo web del Concejo Deliberante, algo que incrementa aún más las sospechas.

En ese contexto cabe la pregunta: ¿oculta algo el Ejecutivo alrededor de los containers colocados por toda la ciudad? ¿Por qué no hay ni un solo decreto u ordenanza que mencione el tema a disposición del público entre los documentos publicados?

En el pasado Cuatro Vientos pudo constatar que el Boletín Oficial de la Municipalidad no muestra todas las normas que debería ni transparenta las gestiones como intenta presentar: el año pasado hubo un listado de expedientes que parecen haber sido suprimidos y quedaron fuera del alcance del público por razones desconocidas. Aunque se sospecha que haya existido una orden expresa para retirar decretos y resoluciones del Boletín, lo cierto es que la falta de transparencia de la gestión Rojas ha sido oportuna para otras ocasiones, como los pedidos de informes por el derrumbe del muelle de sitios 11 y 12 (algo que compromete directamente al intendente) o en el caso del alambrado de clubes en el Parque Miguel Lillo.

Para el caso de los containers la sospecha se alimenta por la completa falta de menciones al tema, algo que se contrapone diametralmente con los anuncios que ha realizado el Ejecutivo mostrando a través de su propaganda el uso de estos espacios modulares como propuesta de gestión para dar cierta respuesta a algunas necesidades.

Por Redacción Diario Cuatro Vientos
miércoles, 4 de enero de 2023 · 10:45

Publicado en LANUEVACOMUNA.COM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso