INTERNACIONAL

“Andá a la puta que te parió, qué casta ni casta”, dijo Mujica sobre Milei

Pero esta vez, rodeado de militantes, fue más lejos: “Y a los que están metidos, que han dejado el cuero, le dicen la ‘casta’. Andá a la puta que te parió, qué casta ni casta. Andá a cagar, andá, qué casta ni casta. Tratame de loco, lo que quieras, me cagaron a tiros, gasté toda mi juventud. Y me venís a tratar de casta”, exclamó el veterano dirigente.

Mujica sostuvo que ha conocido gente “incluso de los partidos tradicionales que gastó su vida por lo que pensaba” y citó como primer ejemplo a su amigo Enrique Erro, viejo dirigente herrerista que rompió con el Partido Nacional para aliarse con el Partido Socialista de Vivian Trías en la llamada Unión Popular en 1962, para la que Mujica fue candidato a edil.

“Como hacía (el expresidente colorado) Luis Batlle en mi barrio, no puedo tratarlo como una casta. Que haya algunos acomodados, eso es otra cosa. Pero conocer al viejo (Luis Alberto de) Herrera… yo era niño y lo conocí cuando era un viejo gagá, sí, pero pillo, con una cancha que Dios me libre, y con políticos de fuste”, continuó el líder frenteamplista en una oratoria que se extendió por una hora.

“Les voy a contar a los gurises cómo se puede ser adversarios a muerte y sin embargo concordar y colaborar”, dijo a la militancia. “Cuando estalló la guerra de Corea vino el embajador norteamericano a pedir que Uruguay enviara un destacamento, para vestir la novia, 15 o 20 soldados. El presidente era Luis Batlle pero no le podía decir que no al embajador. Le dijo: ‘Yo no puedo dar ese paso si no concordamos con el jefe de la oposición’, que era el viejo Herrera. El embajador fue a hablar y el viejo Herrera lo mandó a cagar. Le dijo: ‘Los coreanos del norte son los artiguistas de acá’, y chau. Jugaron de taquito, se dan cuenta. Más de una vez pasaron estas cosas. No lo puedo destratar como una casta, el viejo Herrera era un viejo conservador pero de una dignidad bárbara”, concluyó Mujica.

El expresidente habló también del “problema” de la política como la vía de algunos para “mejorar el estatus social o económico”: “Ahí estamos fritos”, dijo. “Lo he dicho y lo repito; al que le guste mucho la guita que se vaya a la industria, a los comercios, que pague impuestos. Pero en la política no. No entreveremos los tantos”, afirmó en otro pasaje.

Cruces con Milei
Mujica ya había pedido “socorro” a comienzos de agosto cuando se perfilaba el favoritismo del economista libertario hacia las urnas argentinas. “No es porque sea de derecha, sino porque me parece un loco”, señaló.

Milei le salió al cruce en radio Mitre a los pocos días: “Mujica es parte del Foro de San Pablo y socio del kirchnerismo, no me sorprende que diga todo esto. Yo soy una espada a nivel internacional de las ideas de la libertad. No solo combato a los socialistas de distintos pelajes en Argentina, los combato a nivel mundial. Y soy conocido a nivel mundial por dar esa pelea que llamamos la batalla cultural”, declaró.

El economista también exigió que Mujica discute sus ideas y “siendo un señor grande que vio tantas cosas que explique por qué él adhiere a una ideología que ha sido siempre en todo lugar un fracaso en lo económico, lo social y lo cultural”.

Más adelante, Mujica llamó a votar por el candidato del oficialismo y ministro de Economía argentino, Sergio Massa, por inclinar a su entender “un paso de esperanza con su actitud abierta de diálogo y de inclusión, y no de desprecio y aplastamiento”.

El expresidente también ha dicho que Milei “es una bomba de tiempo”. “Es una bomba de tiempo porque, ¿sabés qué pasa? Si la cuarta parte de lo que pone lo instrumentaliza como dice, y conociendo al pueblo argentino, se va a armar una bronca que termina en represión”, afirmó en octubre en una entrevista con Universal.

El Observador

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso