Repudio de la Asociación Cannábica de Necochea a la detención de Santiago Aicardo

La Asociación Civil para el Estudio de la Cultura Cannábica de Necochea y Quequén manifiesta a través de este comunicado su completo y total acompañamiento al compañero cultivador Santiago Aicardo, detenido por la policía el pasado miércoles 1 de diciembre.

Santiago es un miembro activo de la ONG y cultivador solidario, que asistió en la provisión de aceites cannábicos a numerosos vecinos de nuestra ciudad a través de donaciones. Santiago no es un narcotraficante, el cultivo que desarrollaba en su casa tenía las características de otros cultivos que se desarrollan en todo el país como proyectos de investigación que están siendo apadrinados por el ministerio de Salud. Inscripto al REPROCANN, Santiago producía una gran cantidad de variantes de plantas que sirven para la elaboración de aceites y buena parte del cultivo destruido estaba destinado a ese fin.

Para la producción de aceite se necesita desarrollar diferentes genéticas para ir variando la provisión a medida que los usuarios generan tolerancia, lo que provoca que su efecto disminuya notablemente. El cambio de genéticas y cepas es fundamental para que el tratamiento funcione de manera eficiente, por lo que Santiago tenía plantas de diferentes genéticas que iba intercalando para producir distintos preparados que mantuvieran los efectos que precisan los usuarios terapéuticos.

A raíz de ello, debía mantener una inmensa cantidad de plantas entre madres (plantas que conservan las genéticas), esquejes (pequeños tallos que se extraen de las madres para conservar las diferentes variedades), y plantas en flora, que en el caso de Santiago, representaban una cantidad que podía aprovisionar por dos meses a una decena de usuarios. La infraestructura que Santiago había montado era fruto de un trabajo colectivo que llevó varios años para llegar a ese estado y fue destruido por la policía en medio de un show mediático.

La falta de información en la opinión pública ha posibilitado una vez más la estigmatización de los cultivadores y su criminalización, a manos de una policía y un sistema judicial que sigue una premisa que no se ajusta a la reglamentación vigente, criminalizando a Santiago, tratando de señalarlo como narcotraficante, cuando en realidad desarrollaba un cultivo que permite conservar genéticas locales. El trabajo de Santiago buscaba refinar la producción y estabilizar una genética nacional, trabajando en red con agrupaciones cannábicas de todo el país.

La destrucción del cultivo de Santiago, que sirvió solamente a los fines de hacer un show que simule la lucha contra el narcotráfico, representó un fuerte retroceso para la investigación y producción local de una medicina que mejora la calidad de vida de muchos usuarios necochenses que atraviesan un amplio espectro de enfermedades, y que son parte de nuestra organización con casi una década de trabajo en la ciudad.

Llamamos a la Justicia a hacer una revisión consciente del caso y apelamos a la solidaridad de la población para con un activista que actualmente se encuentra detenido bajo una sospecha que no se ajusta al trabajo que hacía como investigador y cultivador solidario.

Nova Necochea

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso