Dos negocios con las bajadas públicas a la playa: Publicidad a las peatonales y cobro de permiso a las 4×4

El uso de espacios públicos como fuente recursos económicos es una forma habitual de financiar al estado municipal que, en mayor o menor medida, ha tenido a las gestiones municipales imponiendo cobros a los vecinos para disfrutar de las bondades del distrito.

El ejemplo más reciente es el del Estacionamiento Medido, que en la Villa Balnearia y en el centro de la ciudad representa una fuente de “recursos propios” para la Comuna y ha tenido cierto costo político para las autoridades de turno por el malestar que genera en la población tener que empezar a pagar por algo que antes usaba gratuitamente.

Un nuevo ejemplo está ahora en la picota y no por la intención de la Comuna de establecer un canon para el uso del espacio, sino porque ese cobro caería en manos de privados: la Comuna impulsa actualmente un proyecto para licitar las bajadas a la arena sin siquiera haber instalado lo prometido.

Revisando el pasado a grosos modo, la gestión de Arturo Rojas instaló el cobro de bajadas a la playa con vehículos 4×4 entoscando algunos sectores e instalando cobradores en los arcos de ingreso a cambio de una promesa que aún no se concreta: a cambio del pago los vecinos y turistas recibirían servicios en paradores instalados en las playas. La promesa incluía servicios sanitarios y pequeñas provedurías instaladas en containers.

Desafortunadamente, tras el primer verano de gestión la pandemia modificó muchas de las perspectivas del Estado Municipal, por lo que el verano pasado la promesa ni siquiera se mencionó, aunque el cobro para los vehículos siguió activo. Más allá del debate sobre lo pertinente del pago y demás cuestiones, lo cierto es que la decisión causó un profundo malestar en los vecinos y veraneantes, no tanto por el monto a pagar sino porque el Estado no ofrecía ningún servicio como contraprestación.

Para este verano, la Comuna decidió ir más lejos y no sólo aún no ha garantizado ningún servicio ni dejó de cobrar el uso del espacio, sino que además plantea que las bajadas sean concesionadas y administradas por terceros.

Sucede que la Comuna ya expresó su deseo de empezar a trabajar en las licitaciones para las bajadas de 4×4, elaborando pliegos en la Dirección de Concesiones. Aunque la información aún no abunda y la Comuna no ha dado mayores detalles, la idea es entregar tres bajadas con el montaje de paradores con el mantenimiento de las bajadas a cargo de los concesionarios. La Comuna no informó acabadamente aún quién estará a cargo del cobro de las bajadas ni cuál será el mecanismo para realizarlos.

Bajadas entre los médanos

Sí trascendió (aunque en potencial a través del diario local) que se licitarían tres bajadas hacia el sur de la concesión Karamawi y otras tres entre la calle 71 y la escollera de Necochea.

Al respecto de esas tres bajadas en el camino a la Escollera, la Comuna recientemente inició trabajos sin los permisos adecuados ajustados a la norma provincial de protección de costas, lo que mereció una denuncia de la Dirección Provincial de Hidráulica y la ONG Surfrider.

Lamentablemente la Comuna eligió el camino capcioso y comunicó que lo que se hacía era limpiar el camino y extraer arena para fijar médanos, además de propiciar la desinformación que publicó en tapa del diario local un “intento fallido de los ambientalistas” para detener trabajos, algo que resultó en papelón cuando a los pocos días la comuna tuvo que cerrar la calle abierta por las irregularidades manifiestas que había en los trabajos (faltaban los permisos provinciales y había dudas sobre el destino de la arena removida)

El objetivo de la Comuna es tener este verano un mínimo de un parador entre los médanos camino a la escollera y otros dos en las playas del sur.

La concesión de esas bajadas probablemente genere algunos cuestionamientos razonables por parte de la oposición, sobre todo si se tiene en cuenta las últimas revelaciones sobre la entrega que realizó de manera sospechosa (y luego retrotrajo) la gestión Rojas de la concesión del parador La Hélice, en Quequén, donde manos amigas recibieron mútiples facilidades para gestionar el lugar tras la expulsión con escándalo a los anteriores concesionarios.

Bajadas peatonales

Por otro lado, en la sesión de este jueves por la tarde/noche, elk HCD aprobó el pase a comisión de un proyecto que también planteó de manera acelerada: el miércoles una ONG presentó un proyecto para hacer bajadas peatonales inclusivas y el jueves mismo ya se estaba tratando en el Concejo.

El proyecto fue presentado por la ONG ECOS en la Comisión de Turismo y Deportes y luego impulsada por el concejal Guillermo Sánchez en la sesión. En palabras del concejal, las bajadas contarán con iluminación con energía sustentable, 100 o 200 metros de decks de madera de 1,20 mts de ancho, duchas, cestos de basura, sillas de ruedas anfibias y una carpa instalada para la atención de niños perdidos, entre otras cosas.

El concejal presentó la idea aunque no mencionó de dónde saldrían los recursos para las 4 bajadas peatonales a gestionar. En principio, según pudo averiguar Cuatro Vientos, la intención es cobrar banners publicitarios a lo largo de las bajadas a través de una empresa de los mismos dueños de un parador ya instalado y concesionado en la playa. Todavía no se conocen mayores datos del proyecto, que fue puesto a consideración y aprobado su pase a comisión en una sesión que se prolongó por menos de media hora este jueves.

Sistemas similares de cobro de publicidades a cambio de uso y mantenimiento gratuito de espacios públicos ya fue practicado en nuestro distrito con sutiles diferencias: el más recordado es el sistema usado en las garitas de las paradas de transporte público, que funcionó durante algunos años y luego terminó como actualmente está a la vista.

Así las cosas, la Comuna intenta habilitar nuevos negocios a cambio de servicios públicos que debiera brindar por estar incluídos en el cobro de tasas y tratarse de un derecho de la población que está previsto en los gastos del presupuesto como parte del mantenimiento de los espacios públicos. Sin embargo, el discurso de crisis interminable que usa el oficialismo habilita situaciones de este tipo que probablemente repercutan en las decisiones de los vecinos en las elecciones intermedias de noviembre.

Diario 4v

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso