Video viral: advierten sobre el proyecto de canchas de tenis pretendido por un club

El Concejo Deliberante aprobó la semana pasada con quejas y dudas de la oposición, la cesión de una parte del Parque Miguel Lillo al Club Villa Díaz Vélez. El club según se expresa en el video se asoció a un privado para proponer la construcción de canchas de tenis y, de esta forma, consumar lo que para algunos podría considerarse como “un nuevo avance sobre lo público”.

La noticia generó malestar dentro de una buena parte de la comunidad, y como prueba de ello comenzó a viralizarse durante el fin de semana un video que denuncia el carácter privatista del emprendimiento, además de otros cuestionamientos al discurso de “obra en beneficio de la comunidad” que plantean desde el Club y desde quienes lo aprobaron en el Concejo Deliberante.

Desde espacios ambientalistas se vienen realizando cuestionamientos ante los criterios que utilizan desde el ejecutivo y el concejo para el otorgamiento de tierras del parque, criterio que -según opinan- se sostiene en el tiempo con las diferentes gestiones municipales.

“No hay planes, ni discusiones, ni siquiera la posibilidad de observar como parte de la ciudadanía los expedientes de las concesiones vigentes”, afirman varias de las voces referentes de los espacios que trabajan en defensa del medio ambiente y los espacios públicos.

Por otro lado, afirman que “el emplazamiento de canchas de tenis, lejos de ser una obra de bajo impacto, conllevaría un fuerte aumento de los niveles de impermeabilidad del suelo”. Esto es algo que en diversas oportunidades han señalado profesionales de las Ciencias Forestales y tiene que ver con el parque como barrera protectora de la ciudad, fijando un cordón dunoso que mantiene una fuente de agua potable impidiendo la salinización de la misma, por su tarea limitando la introducción del mar.

Proyecto presentado por el Club Villa Díaz Vélez y aprobado por el Concejo Deliberante

¿Cómo se puede resguardar el parque Miguel Lillo?

Muchas personas aseguran que una ley de Paisaje Protegido ayudaría a reparar el histórico mal uso que se ha hecho del parque Miguel Lillo por parte de sucesivas administraciones estatales. Vale recordad que en octubre de 2020 el Concejo Deliberante solicitó al intendente que inicie la tramitación de ese paisaje protegido. Sin embargo, hasta el momento, no ha habido respuesta por parte del Ejecutivo Municipal.

Los grupos ambientales afirman que al declararse el paisaje protegido y crearse un órgano de gestión del mismo, se tendría una poderosa herramienta para garantizar la conservación y aprovechamiento de nuestro bosque.

Nden

Publicado en lanuevacomuna.com

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso