OPINION: EN EL DEBATE PEDAGOGICO NO CONFUNDAN A LA GENTE por FLAVIA TERIGGI


Endebate pedagógico, soluciones para problemas complejos: la “conciencia fonológica” será el nuevo discurso oficial.

Estimados amigos y colegas, me siento obligada a expresar mi malestar ante la nota publicada en La Nación, donde se cita mi palabra:

Cambiarán el modo de enseñar a leer y a escribir
El Gobierno quiere aplicar la «conciencia fonológica»

Primero, brindé una entrevista telefónica a una periodista que me llamó interesada por las jornadas que desarrollaremos en la universidad. Al menos así lo interpreté. En un momento avanzado de la misma ella me mencionó que el Ministerio está convocando a especialistas de Conciencia Fonológica. Nunca imaginé que algo de mis palabras aparecerían en tal contexto. Es sabido que ubicar las palabras de otro en un contexto diferente al previsto produce un sentido diferente.
(No obstante, también manifesté que el ministerio tiene el derecho a convocar a los especialistas que les parezca. Mi función está en la universidad, soy responsable por lo que allí desarrollo.)

Segundo, la nota duró más de media hora, fue amable y respetuosa. Podría decir que sentí que la periodista intentaba entender bien de qué le hablaba. De esa larga entrevista quedaron dos frases citadas y un par de paráfrasis «dudosas».
No pongo en cuestión las intenciones de la periodista. Pero queda implícito que yo sostengo «Y un maestro que intervengan para que detecten los índices de escritura, suerte de patrones de la formación de palabras». Obviamente, jamás podría decirlo.

Tercero, varias expresiones dichas por mí aparecen en boca de otos. Es posible que coincidamos. Resulta extraño entonces que todo se plantee como oposición. Por ejemplo, dije que es necesario distinguir las orientaciones oficiales de lo que realmente sucede en las aulas, que en la práctica los docentes combinan perspectivas. Este es solo un ejemplo de algo que se pone en boca de otro sin mencionar la coincidencia. (También dije que los maestros tienen todo el derecho a hacerlo así y que también echan mano a muchas maneras de resolver problemas en las aulas que no están escritas en ninguna teoría).

Cuarto, la nota dice «Castedo afirma que la psicogénesis también puede validarse desde las neurociencias». No lo dije. Empecé diciendo que sé poco de neurociencias y que lo que parecen mostrar (cuáles son las conexiones que se producen al leer, que el cerebro puede seguir generando nuevas conexiones toda la vida…), en todo caso, vale tanto para quien aprende bajo una condición que para quien lo hace bajo otra. No des-valida ninguna de las dos teorías.

Errores conceptuales en torno al tema:

1- Lo que el ministerio intenta cambiar no es el modo en que se aprende a leer y a escribir (afortunadamente no hay ningún ministerio que pueda cambiar cómo aprenden los niños) sino el modo en que se enseña. Por suerte, eso es algo muy difícil de cambiar, es lento, es producto de múltiples factores…. hay que leer un poco la historia de la educación.

2.- La conciencia fonológica no es una perspectiva en absoluto nueva, es anterior a la psicogenética.
2 a.- La perspectiva de conciencia actual no solo trabaja conciencia del fono sino exposición al impreso y enseñanza del nombre de las letras. Pareciera que esto se ignora, que están hablando de una versión poco actualizada de esa teoría, la que tienen la decisión de impulsar. Resulta curioso.

3.- Decir que la perspectiva psicogenética domina en el país es… falso.
a.- No domina en los diseños curriculares ya que la nación y la mayoría de las provincias adoptan otros enfoques. (Le mencioné a la periodista con detalle el tipo de diseños que existen)
b.- Tampoco domina las prácticas porque los docentes, en el hacer cotidiano, combinan enfoques. (Mencioné que tenemos datos de investigación reciente que presentaré en breve; muestran que esta afirmación es absolutamente falsa).

4.- Existen investigaciones que muestran que es mejor adoptar la perspectiva de CF para la enseñanza. Es cierto. También existe investigación que muestra lo contrario, la cité, estará presente en las jornadas, convoqué a la periodista para que venga a escucharlas, En la nota solo se menciona lo primero, se omite la existencia de investigación que la rebate.
La nota concluye diciendo que se espera que se desate un debate intenso. Personalmente, dudo que así sea. Menos aun en este momento, cuando el Ministerio solo convoca a UNA perspectiva y decide, por primera vez en democracia, dejar de tener una posición ecléctica para pronunciarse EXCLUSIVAMENTE por CONCIENCIA FONOLÓGICA.

Afortunadamente, nada en los sistemas educativos es causa-efecto. Si alguien soñara que los históricos, multicausales y multidimensionales problemas de nuestros sistemas educativos se solucionarían decretando un cambio de «método», es porque no entiende NADA de educación.
Vuelvo al trabajo. A mi trabajo de docente e investigadora en la universidad pública. A través y con mi univers bi viidad, a mi trabajo con los maestros de las escuelas públicas. Tenemos muchos problemas para seguir pensando y trabajando, pero ninguna solución mágica.

NO CONFUNDAN A LA GENTE.

Ni “la psicogénesis” domina la alfabetización desde hace 30 años, ni “la conciencia fonológica” comienza ahora… Son dos perspectivas de muy distinto orden sobre los procesos de adquisición de la escritura. Las dos han tenido sus propios desarrollos didácticos y las dos han influido en distintos sectores del sistema educativo. No pretendo entrar en ese debate que es muy serio y tiene extraordinarios participantes. Lo que quiero es comentar esta “noticia”: la “conciencia fonológica” será el nuevo discurso oficial.

Sea cual fuere el estandarte del discurso oficial (ya vimos las “neurociencias”, las evaluaciones “verdaderas”, la “conciencia fonológica”… y vamos a ver más), se repite algo que este gobierno hace con insistencia: “descubre” soluciones simples a problemas que son muy complejos, y las refrenda con referencias a discurso científico. Resulta que ahora el fracaso escolar y el abandono son consecuencia de una “metodología” específica de alfabetización que logró milagrosamente lo que no logra ni una sola política: “domina en el aprendizaje de la lecto escritura de la mayoría de los chicos del país”.  Así que vamos a cambiar una “pieza clave del diseño curricular”… y ya está.

Amigos y amigas docentes, ustedes ya saben esto pero yo necesito decirlo: si alguien dice que sabe cómo “cambiar el modo de” hacer X cosa en el sistema educativo, probablemente sea bastante ignorante. La cantidad de dimensiones en las que se debe trabajar y la variedad de perspectivas que median en cualquiera de esas intervenciones hace que en educación los cambios se relacionen débilmente con la voluntad del planificador.
Entonces, ¿nada puede hacerse? Sí, todo puede hacerse… pero hay que conocer un poco mejor los problemas reales. Y entrar seriamente a los debates científicos si vamos a apoyarnos en el discurso científico.

¡Ah! Por las dudas: no es a esta clase de banalizaciones estatales sobre los problemas de la enseñanza a lo que me refiero cuando hablo de la enseñanza como problema político.

Otro por las dudas: no estoy discutiendo entre psicogénesis y conciencia fonológica… hay mejores ámbitos donde aprender sobre esta discusión que este muro.


Flavia TERIGI
Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA). Doctora en Psicología (Universidad Autónoma de Madrid). Magister en Ciencias Sociales con Orientación en Educación (FLACSO). Profesora para la Enseñanza Primaria.
Investigadora Categoría I en Argentina. Investigadora- Docente Regular en la Universidad Nacional de General Sarmiento, donde es Investigadora Responsable del PICT 2010- 2212 “La escolarización secundaria de adolescentes y jóvenes: políticas educativas y trayectorias escolares en el Conurbano bonaerense”. Profesora Titular Regular de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, donde dirige un proyecto UBACyT sobre el aprendizaje en los plurigrados rurales. Profesora interina de la Escuela Normal Superior n° 7 José María Torres, de la Ciudad de Buenos Aires. Profesora de posgrado en las universidades de Buenos Aires, Córdoba, La Plata y Entre Ríos.
Coordinadora Académica del proyecto de investigación de UNICEF Argentina “La educación secundaria en los grandes centros urbanos”.
Miembro de REDESTRADO (Res Latinoamericana de Estudios del Trabajo Docente), en cuyos seminarios participa como ponente, expositora y miembro del comité científico.
Fue Subsecretaria de Educación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En el desempeño de ese cargo, impulsó políticas de reingreso al sistema escolar, de retención y de mejoramiento de los aprendizajes, orientadas a la población más vulnerable de la Ciudad de Buenos Aires.
Es autora de numerosos libros y artículos científicos y de divulgación, sobre temas de aprendizaje, curriculum y formación docente, en educación urbana y rural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso