LA CONDENA A AMANECER DORADO, EL GRUPO NEONAZI EUROPEO

Este mes, el Tribunal Penal de Atenas ha declarado que el partido griego Amanecer Dorado es «una organización criminal». Después de cinco largos años de juicio, la jueza Maria Lepenioti dijo que el tribunal había concluido, considerando que siete de los 18 ex parlamentarios de Amanecer Dorado, incluido su fundador, Nikolaos Michaloliakos, lideraban una «organización mortal».

La sentencia acogida en Atenas con gran entusiasmo, final de un proceso judicial que generó una expectación similar a los Juicios de Núremberg. «Es oficial, Amanecer Dorado está acabado, la noticia es abrumadora», sostiene Petros Constantinou, un activista contra el racismo, quien asemeja el júbilo de la sociedad griega al día de la liberación de los Nazis de Atenas.

El inició de la persecución penal de Amanecer Dorado se remonta al 2013, cuando fue asesinado el rapero Pavlos Fyssaas, delito por el que fue condenado a cadena perpetua el integrante de esta banda neonazi, Yorgos Roupakias.

Pero el principio del fin de esta banda neonazi remonta a 2013, cuando tuvo lugar el asesinato del rapero Pavlos Fyssaas, delito por el que fue condenado a cadena perpetua Yorgos Roupakias, integrante igualmente de Amanecer Dorado y por quien saltó definitivamente la deriva antidemocrática de la organización.

La sentencia parece marcar un punto de inflexión en cierta tolerancia de Europa, con los movimientos fascistas. Éste podría ser el principio del fin de los flirteos con la falta de respeto al Estado de Derecho y libertades civiles que se ha practicado en muchos rincones de la geografía de la Unión, a propósito de la crisis económica de 2008 y su mala gestión.

La presidenta del tribunal, Maria Lepenioti, escucha el testimonio del fundador de Amanecer Dorado, Nikolaos Michaloliakos.
Todo un recorrido en consonancia con la vinculación, por primera vez en la historia de la UE, entre reparto de fondos de recuperación y cumplimiento del Estado de Derecho.

El nacimiento de un desencanto

Amanecer Dorado fue el resultado, como en otras tantas partes de Europa, de la desafección entre ciudadanía y representantes políticos tras la crisis económica que desoló al continente europeo en 2008, especialmente al país heleno que estuvo a punto de abandonar el Euro y la UE.

Amanecer Dorado fue el resultado, como en otras tantas partes de Europa, de la desafección entre ciudadanía y representantes políticos tras la crisis económica que desoló al continente europeo en 2008, especialmente al país heleno que tuvo que atravesar un ajuste brutal de su economía.

En las elecciones al Parlamento Europeo de 2014, Amanecer Dorado fue el tercer partido griego más votado y en las elecciones generales de 2015 revalidó dicha posición en las dos ocasiones en las que los griegos fueron llamados a las urnas por la dimisión de Tsipras, líder del ejecutivo griego incapaz de cumplir las promesas anti austeridad que defendió en campaña electoral contra la Troika (grupo formado por la Comisión Europea, el BCE y el FMI para controlar la deuda desorbitada del país del Egeo).

La toma de decisiones a nivel europeo para abarcar asuntos sociales y económicos en un mundo cambiante desvaneció las tradicionales fuerzas políticas, creando un espacio para la derecha radical que buscaba alzarse como voz del descontento general, voz que, en ese momento, era más potente que el hecho de que Amanecer Dorado fuera una propuesta claramente xenófoba, racista, en algunos casos antisemita y corrupta, por lo que muchos de sus miembros estaban encarcelados.

Pero el lugar del nacimiento de la democracia occidental no fue la única víctima del populismo estremecedor.

En estos últimos cinco años Europa presenció el auge de partidos como el UKIP en Reino Unido, cuyo único propósito fue sacar a su país de la UE, el Tea Party estadounidense con claras influencias sobre el partido republicano de Trump, el Movimiento por una Hungría mejor (Jobbik) en el país magiar, etiquetado como partidos antisistema o incluso neonazi, mientras que otros como Geert Wilders y su Partido Por La Libertad en Países Bajos, el Partido Popular Danés de Morten Messerschmidt, el Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, o Voz en España, operan dentro del marco de políticas democráticas, aunque más bien a la derecha del espectro político.

LA POLITICA ONLINE

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso