A 8 AÑOS DE LA LIBERACION DEL TORTURADOR BICARELLI

El jueves se cumplieron 8 años de una sentencia que quedó marcada a fuego en aquellas personas que vivieron y sufrieron la dictadura cívico-militar en el país y, principalmente en nuestro distrito.

Aquel 1° de octubre de 2012, en Mar del Plata, se dio a conocer el veredicto en la causa que sentenció a Héctor Bicarelli a 7 años de prisión. El ahora oficial retirado de la Policía de la Provincia tiene 77 años y fue responsable de la Subcomisaría Villa Díaz Velez durante el genocidio (1976-1983). Fue acusado por tormentos, maltratos, secuestros a una importante cantidad de militantes políticos de Necochea.

En aquel día de sentencia los magistrados Alfredo Ruiz Paz, Lidia Soto, Elvio Osores Soler y Daniel Cisneros, condenaron diferentes sentencias a una veintena de expolicías del circuito Mar del Plata – Necochea. “Coco” Bicarelli había cumplido 69 años tres días antes en la detención domiciliaria de su departamento de la calle Córdoba de Mar del Plata. Al enterarse de su mínima condena, el festejo en el piso 18 fue doble. Los 70 los festejaría en libertad.

Apenas 16 días después de la condena, el miércoles 17 de octubre del 2012 Bicarelli fue liberado tras presentación de sus abogados defensores, con el argumento de cumplir “en exceso las dos terceras partes que requería su condena de 7 años”, expresó Armando Zelaya, uno de los letrados, junto con Eduardo Gennaris. Había sido detenido el 15 de agosto del 2006 por lo que, tras sus crímenes de lesa humanidad, transcurrió en prisión domiciliaria durante 6 años y 2 meses.

Durante el juicio en Mar del Plata las querellas de la Secretaría de Derechos Humanos de Provincia y Nación habían solicitado entre 20 y 22 años de prisión, mientras que la Fiscalía había pedido 15 años para el expolicía necochense. En aquel juicio se ventilaron 85 casos ocurridos en la Comisaría Cuarta de Mar del Plata y el centro clandestino de detención conocido como “La Cueva”, como así también en la Comisaría Primera y la Subcomisaría Villa Díaz Vélez de Necochea.

“Soy inocente”, declaró en el juicio Héctor Francisco Bicarelli, quien mostró su “arrepentimiento” y pidió “perdón” por haber sido “utilizado” por las Fuerzas Armadas. Había comenzado el proceso con 17 imputaciones y llegó al juicio oral con 4. Otro ex oficial que formó parte de las filas policiales en Necochea, Mario Jorge Larrea, fue condenado a 5 años, por lo que el Tribunal Oral Federal dio por cumplida esa pena.

Durante el proceso Bicarelli dijo que “los operativos antisubversivos” estuvieron a cargo del Ejército, y que no podía oponerse a las órdenes de la superioridad militar porque “no podía poner en juego mi trabajo, mi libertad e incluso mi vida”.

Su condena fue a siete años de prisión e inhabilitación especial por el doble tiempo de la condena, por ser coautor de la privación ilegal de la libertad, agravada por calidad de funcionario público y por mediar la violencia en perjuicio de Albert Martín Garamendy. Y las mismas causas con la suma de la imposición de tormentos agravada por haber sido cometida a perseguidos políticos, en perjuicio de Vicente Antonio Povilaitis y Marcela Aramburu.

Luego, al regreso de la democracia, Bicarelli continuó siendo policía hasta entrados los años 90 donde ejerció la Seguridad Privada en el Supermercado Toledo. Actualmente como retirado de la Policía Bonaerense se pasea por el centro de la ciudad.

La causa

“22 detenidos desaparecidos fueron el saldo que dejó el reino del terror implantado en la ciudad por el ex comisario Bicarelli y el coronel retirado Jorge Toccalino bajo la mirada cómplice de Vicente Percario, comisionado de la más sangrienta dictadura militar de la historia argentina”, introducía la nota del portal La Nueva Comuna el día que murió Vicente Percario en 2017. Aunque algunos de ellos no fueron secuestrados en Necochea, sino en otras ciudades del país.

Así, la lista de víctimas secuestradas y torturadas en dictadura que vivieron en nuestra ciudad fueron: Claudio de Acha, Amílcar Severo Fuentes, Edgardo Fuentes, Daniel Garramone, María Beatriz García, Susana Haristeguy, Saturnino Vicente Ianni, Roberto Ibáñez, Roberto Lorenzo, Aldo Malmierca, Dora Rita Mercero. También Felipe Miyares, Rubén Molina, Roberto Porfirio, Alfredo Reym, José Riccheza, Graciela Sagués, Luis Alberto Sotuyo, Edirma Vieytes y María de las Mercedes Zabala.

Primera detención e historia

El 16 de agosto del 2006 el ex comisario inspector de la Policía Bonaerense Héctor Bicarelli fue detenido en Necochea por pedido del juez federal de Mar del Plata Alejandro Castellanos, quien lo indagó luego por delitos presuntamente cometidos durante la última dictadura. En 2009 se elevó a juicio la causa, a través de Juzgado en lo Criminal Federal Nº 3 de Mar del Plata, a cargo del juez Rodolfo Pradas.

La Causa se había iniciado años antes, en el Juzgado Federal N° 1, tras la declaración prestada por Martín Garamendy ante el Tribunal Oral Federal de Necochea en el marco del denominado Juicio por la Verdad. En dicho testimonio Garamendy indicó a Bicarelli “la imposición de tormentos físicos y psicológicos… con motivo de su alojamiento en la Sub comisaría Diaz Velez, así como las torturas sufridas durante el plazo en que estuvieron alojados en el ámbito de esta ciudad”.

Persona no grata

En Agosto del 2013 los organismos de derechos humanos locales impulsaron el proyecto de declaración de «persona no grata». Fue rechazazado por 8 votos en contra, 7 a favor y 2 abstenciones.

El radicalismo votó dividido con dos votos negativos (Alberto Esnaola y Gerardo Guridi), uno positivo (Fernando Khun) y dos abstenciones (Gloria Agüello y Gonzalo Diez). En el Frente para la Victoria, la totalidad del bloque votó a favor de la propuesta (Noemí Cesio, Horacio Castelli, Marcelo Ordoqui, Andrea Perestiuk, Ricardo Calcabrini). En tanto, el bloque de Unión Peronista-Partido FE votó en contra de este proyecto (Pablo Aued, Arturo Rojas, Gabriela Góngora, Sandra Antenucci, Martín Domínguez Yelpo, Marisa Roldán y Alejandro Issin).

De Marzo a Junio de 1976 en Necochea: el relato de un periodista local

Un mes antes del golpe la situación política del país estaba al borde, la represión estatal y paraestatal ya estaba funcionando y la cúpula militar ya había presentado su planificación genocida. En Febrero de 1976 Héctor Francisco Bicarelli asumió como responsable de la policía de la zona balnearia en la Subcomisaría Villa Díaz Velez. Llegado el 24 de marzo llegan a Necochea fuerzas del Ejército pertenecientes al GADA 601 de Mar del Plata. Esa misma noche del 24 de marzo comenzaron los operativos.

Tal como expresa la historización realizada hace 2 años por el portal local La Nueva Comuna, al frente de las tropas se encontraban el Jefe del GADA, Teniente Coronel Carlos Jesús Cornejo y el Mayor Jorge Tocallino, quienes tomaron el control operativo de Necochea. “Así ocuparon la Municipalidad, Radio Necochea, Entel, Obras Sanitarias, y todos los lugares que ellos consideraban estratégicos. En ese momento, gobernaba la ciudad el agrimensor Hugo Edgardo Yelpo. Pertenecía al Partido Intrasigente que integraba la Alianza Popular Revolucionaria, triunfadora en las elecciones de 1973. Yelpo y su equipo de gobierno en pleno se quedaron hasta mayo de ese año”.

Según reportó en dicha investigación el periodista Alfredo Barros, del 25 de marzo al 3 de abril de 1976 secuestraron a varios ciudadanos necochenses: Martín Garamendy, Marcela Aramburu, Antonio Povilaitis, Omar Basabe, Mario de Francisco. También fueron detenidos los dirigentes sindicales Juan Di Russo (Sec. Gral. de la CGT Necochea) y Jorge Perino (tesorero del sindicato de Canillitas).

Según las declaraciones de los testigos vertidas durante los Juicios de la Verdad, en el caso de Garamendy, Aramburu, Basabe y Povilaitis, el comisario Bicarelli participó personalmente de los secuestros en sus domicilios y todos fueron alojados en la Subcomisaría de la Villa Díaz Velez hasta su traslado a la Comisaría Cuarta de Mar del Plata. Di Russo y Perino también fueron alojados en la dependencia policial de la villa balnearia.

En abril los secuestros continuaron: Anibal del Prado, José Azcoiti, Luis Raffaghelli, Flugencio Díaz. En Mayo asumió Alberto Percario “dispuesto a ser el civil que los militares necesitaban para gobernar Necochea”, opina el periodista en su raconto. Nombra a varios respetables vecinos para acompañarlo en su gestión, como el Dr. Mario Russak, a cargo de la Secretaría de Gobierno municipal quien fue nombrado años después como Intendente municipal de Gral. Pueyrredón, tras su vínculo familiar con el Gral. Ibérico Saint Jean (gobernador de la provincia y asiduo visitante de nuestra ciudad), “no casual que Necochea y Mar del Plata pertenezcan a la misma Subzona militar de coordinación represiva durante la dictadura: los mismos jefes, los mismos empleados”, indicó en su investigación publicada en un aniversario del golpe en 2016.

En Octubre de 1976 se formó el «Círculo de Amigos de las Fuerzas Armadas». El objetivo de esta entidad sería el de «estrechar los vínculos con las Fuerzas Armadas» y darle apoyo civil al gobierno militar. “Estos necochenses preocupados por darle cobertura política al Proceso, miraban para otro lado cuando la represión era indiscriminada y se perseguía sistemáticamente a los opositores a la dictadura”, dijo Barros.

Como Presidente Honorario de dicha institución figuraba, según el diario de la época, Edgardo Hugo Yelpo; Presidente efectivo, Reynaldo Percario; otros miembros del engendro eran Enrique Guillén, Alberto Percario, el Dr. Fernando Zacharías, Hernán Apezteguía, Omar Issin, Néstor Teyseyre, el Dr. Juan Molina, Vicente Donatello, Luis Cáceres, Jorge Bilbao, Rogelio Zarricchio y Reynaldo Jover. Algunos de estos nombres se repiten hacia 1981 cuando se forma la “Comisión del Centenario” de la fundación de nuestro distrito.

En Mayo y Junio de 1977 “Bicarelli secuestra, tortura y maltrata a familiares”: fueron secuestrados Edirma Vieytes y los trabajadores portuarios Daniel Garramone, Juan Felipe Miyares y Alfredo Reim. Los tres últimos fueron secuestrados de sus domicilios en jurisdicción de la Subcomisaría Villa Díaz Velez, por lo tanto y según los testimonios, Bicarelli otorgó lo que se denominaba «zona liberada» para que las fuerzas del ejército pudieran actuar con «tranquilidad».

“Cuando los familiares se acercaron a la comisaría a efectuar la denuncia, Bicarelli no se la tomó. Varios testimonios señalan su maltrato y desprecio hacia quienes buscan desesperadamente a sus familiares”, finaliza la investigación de Alfredo Barros.

NDEN

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso