INVESTIGAN SI MANIFESTANTE ANTICUARENTENA SE AUTOINCRIMINO EN DELITOS DURANTE LA DICTADURA

Carlos Alberto Noriega tiene 66 años y, el pasado domingo, tuvo su momento de fama luego de pasearse por las calles de Mendoza con una remera con una proclama golpista, en el marco de la marcha opositora anticuarentena que se realizó en diferentes ciudades del país.

“24/03/1976 Día de Gloria”, decía la remera del hombre en la manifestación que reclamaba, entre un gran variopinto de cuestiones, el respeto por la Constitución y el fin de la “dictadura k”. Hasta ahí, era una provocación negacionista más, otro fascista envalentonado por el contexto y no mucho más.

Pero, al día siguiente, el propio Noriega habla al medio Mdzol, y tal vez porque se siente poderoso e impune, o vigorizado por haber llamado la atención por unas horas, empieza a soltar la lengua. Y, muy al pasar, cuenta que fue militar, que hizo la “colimba” (servicio militar obligatorio) y que fue partícipe del Operativo Independencia, intervención de las Fuerzas Armadas en Tucumán que comenzó en febrero de 1975, que perduró durante el gobierno militar y al cual se le adjudican alrededor de 400 secuestros en el territorio tucumano. Y además aclara que, tras estar en la selva, fue derivado “a otro sector”.

“A mediados de los 70, durante mi conscripción, estuve 140 días en combate en Tucumán. Entonces, comencé a forjar mi pensamiento. Y sí, teníamos que buscar y encontrar gente (…) Teníamos que perseguir gente, tipos que estaban con las ideas del Che Guevara y esa manada de insurrectos”, declara Noriega y jura que participó de detenciones: “A un tal Nacif, que era sanjuanino, lo buscamos varios meses y lo detuvimos”.

—¿Conoció a gente desaparecida?
—Sí. Teníamos prisioneros que después no veías más.

A confesión de parte, relevo de pruebas: “Un tal Nacif”
El 2 de diciembre de 1975, durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón, el Gobierno Nacional decretó la detención de 28 personas entre las que se encontraban el sanjuanino Enrique Horacio Nacif y su compañera, María Josefina Casado de Nacif. Fueron detenides en la finca de Altos de Sierra y torturades. María Josefina estaba embarazada y tuvo una nena en la cárcel. Permanecieron varios años privades de la libertad hasta que, finalmente, fueron liberades.

Otro Nacif, sanjuanino, detenido en Tucumán, fue Federico Guillermo Soria Nacif. Conocido como “Mario” o “Cabezón”, tenía 27 años cuando fue secuestrado el 1° de agosto de 1976, en el marco del Operativo Independencia. Desde entonces, se encuentra desaparecido.

“El día de su detención, tomó mal su decisión. Yo había abandonado dos horas antes el lugar, que era el campo, y me fui a esperar el tren para regresar a Buenos Aires. Él decidió quedarse a dormir y esa noche llegaron militares con Jony y se lo llevaron. Me enteré a los 15 días de su caída y, muchos años después, me contó (sólo por carta) un sobreviviente de Famailla (un tal Marti) que, cuando llegó, nadie sabía su nombre real, pero sabían su puesto: lo mataron en la tortura. Mario era un persona honrada, honesta, trabajadora, soñadora, muy fuerte y jamás entregó a nadie, puedo decir que nunca más alguien llenó ese camino de emprender y soñar, eran con su mirada limpia y honesta. Puedo decir que se llevaron lo mejor que teníamos en nuestra generación”, recordó su compañera, Florencia Vázquez.

“Son declaraciones graves”
El titular de la Oficina de Asistencia en causas por violaciones a los DD.HH. cometidas durante el terrorismo de Estado en Mendoza, Dante M. Vega, envió un oficio a su par de Tucumán, Pablo Camuña, solicitando que investigue si las declaraciones de Noriega están vinculadas con la posible comisión de crímenes contra la humanidad en esa jurisdicción.

En diálogo con La tinta, el fiscal Dante Vega indicó que activaron lo que tenían que hacer, respetando la competencia territorial. El fiscal Camuña, de hecho, lleva adelante la causa Operativo Independencia II, que debate la responsabilidad de nuevos acusados por 264 hechos, todos ocurridos entre febrero de 1975 y el 24 de marzo de 1976.

“En el tramo que dice que participó de la persecución y detención de un tal Nacif, y resulta que esa persona está desaparecida, casi que se autoinculpa. Lo tendrán que evaluar las autoridades judiciales de Tucumán. Están interesados en investigarlo, es lo mismo que hubiera pasado si sucedía a la inversa. Son declaraciones graves, uno no puede estar diciendo cualquier cosa, son temas de objeto judicial”, señaló Vega.

El fiscal mendocino precisó que, en caso de acreditarse algún tipo de participación de Noriega en hechos delictivos, podría ser incluido en la causa judicial que se lleva adelante en Tucumán, dependiendo del grado de desarrollo del juicio.

LA TINTA

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso