MADRE E HIJA HALLADAS MUERTAS EN LA DULCE VIVIAN EN CONDICIONES DEPLORABLES

Así es como vivían las mujeres que murieron en La Dulce hace cuatro días, cuando una de ellas mató a la otra y a continuación se suicidó. Familiares afirmaron que a pesar de las condiciones en la que vivían “nunca nadie se acercó a ayudarlas”.

Las fallecidas fueron identificadas como Ester Guzmán, la madre de 63 años quien se encontraba en silla de ruedas y Valeria Morales de 37. La policía del Destacamento de La Dulce se constató en el lugar para llevar a cabo el allanamiento. La precaria edificación donde la mujer de 37 años tomó tan dramática decisión estaba compuesta por paredes de chapa, pisos de tierra y puertas de lona.

El reporte dice que “la Unidad Sanitaria Local venía manteniendo un monitoreo vía telefónico con las dos femeninas para controlar su estado de salud y al no recibir respuesta durante dos días solicitaron el acompañamiento policial para dirigirse al domicilio”.

En cuanto al reporte policial, el mismo indica que “una vez realizadas tareas de investigación se tomó conocimiento que la femenina de 37 años días atrás habría publicado un de estado WhatsApp, donde manifestaba “Hoy me tomé 2 Clonazepan para dormir dos hs siesta… la próxima un tiro directo… no aguanto más”.

Más allá del pedido de auxilio en su estado de WhastApp, el cual recién se tomó conocimiento posterior al trágico desenlace, la pregunta es, si venían manteniendo monitoreo telefónico, ¿por qué nadie fue a controlar en las condiciones que se encontraban? y si es que alguien fue ¿por qué no las ayudaron?.

Un familiar de las víctimas aseguró a Diario Necochea que anteriormente la mujer mayor se encontraba en la Unidad Sanitaria, pero que debido a los protocolos de prevención del COVID 19 la enviaron a su casa, no obstante, el punto que le llamó la atención fue que nunca evaluaron en qué situación se encontraban. Tampoco les brindaron ningún tipo de atención ambulatoria, física ni psicológica. Conocidos y familiares afirman que Ester tenía problemas que requerían de atención de ambos tipos.

“Mi tía fue al hospital para que la ayuden porque no podía más. Porque mi abuela tenía un carácter bravo y nadie le dio pelota. Nunca fueron a verlas, a controlarlas. Las dejaron a su suerte” expresó una sobrina y nieta.

Otro sobrino de Ester, manifestó a Diario Necochea que desde su perspectiva, “el gran error fue sacar a una persona mayor de un lugar calentito y seguro y mandarla a su hogar sin verificar en las condiciones que vivía”, también aseguró, al igual que su prima que “nadie se acercó nunca a ayudarlas“.

Ante una tragedia de estas características, la gran pregunta es si pudo evitarse, si alguna autoridad tuvo algún interés en ayudar a dos mujeres que vivían en lamentables condiciones a la que todo el mundo le dio la espalda.

El parte policial sigue: “Una vez constituidos en el lugar, constataron que en el interior de la vivienda la luz estaba encendida, por lo que se procedió a llamar a las femeninas, al ver que la mismas no contestaban, se ingresó a la vivienda, hallando en la cocina, el cuerpo de una femenina de avanzada edad, sentada en una silla de rueda, sin signos vitales. Seguidamente, se trasladaron al interior de la habitación donde hallan una segunda femenina más joven, sin signos vitales, con manchas hemáticas en zona parietal izquierdo de cabeza, y un arma de fuego tipo rifle y/o Carabina entre sus manos”.

“En el lugar se hizo presente Policía Científica Necochea con móvil Escena del Crimen, quienes realizaron sus tareas de rigor, y procedieron al secuestro de un arma de fuego rifle tipo carabina calibre .22, un teléfono Samsung Prime E5, y los cuerpos de las dos femeninas fallecidas”.

“Así mismo informaron que practicada Operación de autopsia, el día de la fecha en horas del mediodía, la ciudadana mayor de 63 años no presentaba signos de violencia física y tampoco lesiones, extrayendo muestras de sangre y jugo gástrico para análisis. La segunda víctima fallece por paro cardiorrespiratorio, producto de Disparo de arma de fuego en cráneo frontal parietal izquierdo. Se continua con la investigación interviene UFI nro.1 Del Dpto. Judicial de Necochea”.

En ese contexto social, la Asistente Geriátrica Vero Velazquez, considera que la actuación de la asistente social debe revisarse. “Deberían haber verificado si la casa estaba capacitada para habilitarla con una mujer en esas circunstancias, es una determinación muy delicada y que debió estar controlada”.

Velazquez cuestiona que las mujeres hallan recibido la asistencia que necesitaban vía telefónica, pero no se hiciera nada respecto a cómo vivían “Nadie con dos dedos de frente hubiera permitido que dos mujeres vivieran ahí y en ese estado, me pongo en lugar de familiar aunque no lo sea, para reclamar por el abandono que ellas padecieron hasta el fin de sus días y por los y las abuelas y familias que necesitan un lugar más capacitado para su cuidado(..)A Estas dos mujeres las abandonaron“.

Ester y Valeria eran dos mujeres que vivían al día, Valeria era soltera y su fuente de ingresos era la cría de corderos, gallinas y patos, el contexto de una clara precariedad económica, sumado a redes de apoyo simplemente inexistentes. Sin un trabajo fijo, sin ningún programa gubernamental. Algo que la autoridad ya conocía, pero que no valoró previo a la tragedia.

DIARIO NECOCHEA

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

 

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso
A %d blogueros les gusta esto: