ESCANDALO CON BORIS JOHNSON: SU COLABORADOR VIOLO LA CUARENTENA

Un escándalo político jaquea al primer ministro del Reino Unido, en momentos en que la pandemia se cobró en ese país la vida de 46 mil personas. Un colaborador de Boris Johnson renunció el martes, poniendo de manifiesto las fuertes tensiones causadas dentro del gobierno británico por el escándalo protagonizado por Dominic Cummings, el poderoso y controvertido asesor del líder conservador, acusado de haber violado la cuarentena.

La polémica estalló el viernes por la noche cuando los diarios Daily Mirror y The Guardian afirmaron que Cummings, el cerebro de la campaña por el Brexit en el referéndum de 2016, viajó 400 kilómetros en abril pese a que el confinamiento obligaba a los británicos a quedarse en casa. Y fue creciendo durante el fin de semana, hasta que el lunes, feriado en el Reino Unido, el propio Cummings defendió en conferencia de prensa haber actuado «legal y razonablemente».

El asesor estrella de Johnson afirmó que, temiendo estar infectado de Covid-19, fue con su esposa y su hijo de cuatro años a la casa de sus padres en Durham, en el noreste de Inglaterra, porque buscaba que alguien cuidase al pequeño. Y se instalaron allí. No se arrepintió ni pidió disculpas y afirmó que no había propuesto ni considerado dimitir, a pesar del clamor público en este sentido.

Cummings contó con el respaldo personal de Johnson, quien dijo lamentar la «confusión» y la «rabia» que habían agitado al país durante tres días en que no se habló de otra cosa. “La gente se formará su opinión”, afirmó, intentando pasar página.

Pero en cuanto el gobierno volvió al trabajo el martes quedó claro que no había logrado apagar el fuego. La polémica se instaló incluso en las filas del Partido Conservador de Johnson, donde quince diputados pidieron la dimisión de la mano derecha del primer ministro.

“No había hecho comentarios públicos sobre la situación con Dominic Cummings porque esperaba a conocer todos los detalles”, afirmó, por su parte, el secretario de Estado para Escocia Douglas Ross al publicar su carta de renuncia en Twitter. “Todavía hay puntos en la explicación que me causan un problema”, subrayó.

“Los habitantes de mi circunscripción no han podido despedirse de sus seres queridos, las familias no han podido llorar juntas, la gente no ha podido visitar a sus seres queridos enfermos porque estaban siguiendo las recomendaciones del gobierno”, afirmó Ross en su carta. “No puedo, de buena fe, decirles que estaban todos equivocados y que un consejero del gobierno tenía razón”, agregó.

El Reino Unido es el segundo país del mundo con más muertos por coronavirus. Más de 46 mil personas fallecieron, según datos publicados por la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS), que contrastaron con las cifras suministradas por Downing Street. El propio Johnson estuvo enfermo y hospitalizado hace un mes.

Según la ONS, hasta el 15 de mayo se produjeron 42.173 muertes en Inglaterra y Gales con el Covid-19 como causa demostrada o presunta. En Escocia, hasta el 17 de mayo se registraron 3.546 muertes relacionadas con la pandemia y en Irlanda del Norte, 664 hasta el 20 de mayo. Sin embargo, el gobierno solo contabilizó las muertes de personas que dieron positivo al test de Covid-19, reduciendo ese balance a casi 37.000 víctimas fatales.

PERFIL

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso
A %d blogueros les gusta esto: