LOPEZ OBRADOR: «NOSOTROS NO NOS ENDEUDAREMOS COMO ARGENTINA, AUNQUE SE ENOJEN LOS MERCADOS»

López Obrador no está dispuesto a modificar su decisión de no tomar deuda para sortear la crisis económica que enfrenta México derivada de la pandemia. Y para advertir sobre las consecuencias negativas de ése camino puso nada menos que a la Argentina como ejemplo. «Nosotros no vamos a hacer eso, que dejó a la Argentina al borde de la bancarrota», advirtió.

Pese a su formación de izquierda, el presidente de México es un fiscalista que haría empalidecer a la Escuela de Chicago. Viene resistiendo sin pestañar las presiones de los mercados financieros, los empresarios y hasta de miembros de su gabinete, para que tome el camino de la deuda y así poder ampliar el plan de contingencia para sostener a las pymes y al empleo, que ya perdió 500.000 puestos en abril y perdería más de 400.000 en mayo, según los cálculos del propio gobierno. Los escenarios más pesimistas hablan de un a caída del PBI de la economía azteca de hasta el 10% para el cierre del año.

Desde el inicio de esta crisis, los líderes empresariales han intentado impulsar una serie de propuestas, cuyo eje central es el endeudamiento y el apoyo del gobierno para poder solventar los costos durante estos meses, incluyendo el pago a trabajadores y una tregua en el pago de los impuestos.

Pero López Obrador dejó en claro este lunes que no tomará ese camino: «Quiero convencer a los sectores de más ingresos sobre este modelo, que es el que nos conviene a todos», afirmó en su conferencia de prensa matutina.

Lo notable es que López Obrador aplica una política de fuerte contención fiscal, pero critica a Macri por «neoliberal», cuando fue precisamente la negativa del presidente argentino a ajustar el gasto del Estado, lo que lo llevó a tratar de sostener un «gradualismo» en el ajuste, que financió con hiper endeudamiento.

Para luego señalar a la Argentina como un ejemplo de los riesgos de tomar deuda. Afirmó que en el gobierno anterior -de Mauricio Macri- la Argentina desplegó «un modelo neoliberal ortodoxo» y que «ya con síntomas de debilidad económica y financiera, el Fondo Monetario Internacional le autorizó créditos».

Lo notable es que López Obrador aplica una política de fuerte contención fiscal, pero critica a Macri por «neoliberal», cuando fue precisamente la negativa del presidente argentino a ajustar el gasto del Estado, lo que lo llevó a tratar de sostener un «gradualismo» en el ajuste, que financió con hiper endeudamiento.

Como sea, López Obrador si tiene un punto en los efectos nocivos del endeudamiento y este lunes lo dejó muy claro, al referirse a la experiencia de Macri: «¿A qué llevó? A una tremenda crisis, muy cercana a la bancarrota. Ahora, en estos días, está la negociación sobre la deuda de Argentina, y hasta donde sé, tiene que ver, cuando menos, una quita de la deuda del 50%».

¿A qué llevó el endeudamiento en la Argentina, que se convirtió en un barril sin fondo? A una tremenda crisis, muy cercana a la bancarrota. Ahora, en estos días, está la negociación sobre la deuda de Argentina, y hasta donde sé, tiene que ver, cuando menos, una quita de la deuda del 50% y ojalá se llegue a un acuerdo.

Tras este ejemplo, afirmó: «Nosotros no vamos a hacer eso. No vamos a actuar como se decidió hacerlo hace cinco años en Argentina, aunque no les guste a los organismos internacionales, aunque no les guste a calificadores, a los defensores del modelo neoliberal, aunque Proceso (un semanario mexicano) diga que estamos asfixiando a la economía nacional. Lo más sencillo era tomar deuda».

Un punto que López Obrador no mencionó: el actual gobierno de Alberto Fernández está dando un amplio apoyo a las empresas -de todo tamaño- cuya facturación se haya desplomado. Esas empresas reciben hasta el 50% de los salarios de sus empleados para poder subsistir estos meses, una medida que reclaman las patronales mexicanas y su administración se niega a implementar.

Por otro lado, AMLO reconoció que dentro de las peticiones de los empresarios no estaba la condonación de impuestos, sino solo el aplazamiento en el pago de los mismos. Sin embargo, explicó que no lo autorizó pues en el pasado «abusaron mucho».

«A veces, se tiene que aplicar por parejo una medida. Es que han abusado con eso. Si yo hubiese autorizado eso, a lo mejor me hubiesen aplaudido, pero no tendríamos esa recaudación -refiriéndose a los datos de abril- Imagínense cómo financiamos la educación, la salud, las necesidades básicas indispensables del pueblo. No puedo correr ese riesgo», señaló.

Los cálculos que hace el presidente mexicano es que durante el tiempo que duró el confinamiento se habrían perdido un millón de empleos, con la mayor presión durante abril, medianamente en mayo y ya empezando la recuperación hacia finales de junio. Sin embargo, él plantea que su plan permitirá la creación de dos millones de empleos.

La apuesta está en sus programas sociales, apoyos al campo, en sus grandes obras de infraestructura y otros proyectos que, asegura, impulsarán sobre todo el sector de la construcción. Además de insistir en el combate a la corrupción. «Vamos bien», concluyó.

LA POLITICA ONLINE

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso
A %d blogueros les gusta esto: