EL ETERNAUTA: LA HISTORIETA LATINOAMERICANA POR EXCELENCIA

La historia del guionista de la serie, Héctor Germán Oesterheld es trágica. En una Argentina gobernada por militares, el escritor y sus hijas fueron unas de las tantas personas “desaparecidas” por el gobierno debido a sus ideales contrarios. Oesterheld tenía afiliación con grupos que protestaban contra la dictadura militar. En su obra impregna sus ideales de liberación por medio de alegorías políticas.

Héctor Germán Oesterheld
Junto a él, tenemos a Francisco Solano López que fue el ilustrador de El Eternauta. Eventualmente, el artista huiría de Argentina hacia España por el caos político que sumergía al país.

Resumen de El Eternauta
Es de madrugada y, trabajando solo en su escritorio, un escritor de cómics es molestado por una figura que se materializa en la habitación. El hombre se hace llamar El Eternauta, el viajero de la eternidad. Un sobreviviente de un conflicto futuro cuya cara profunda está destrozada por un tormento interno.

A medida que el viajero comienza a contar su extraordinaria y desgarradora historia, rápidamente se hace evidente que esta no es su historia de ciencia ficción habitual de planetas lejanos y hombres en trajes espaciales. Su nombre real es Juan Salvo y un día mientras jugaba en su casa a las cartas con sus amigos, ocurre algo inusual. El grupo observa cómo cae la nieve afuera, una vista increíble solo una vez registrada anteriormente en la ciudad. Cualquier persona tocada por la nieve muere, horriblemente confirmada cuando uno de sus miembros sale corriendo. Se cortan las comunicaciones y la electricidad, y existe la sorprendente consideración de que muchas personas que conocen ya están muertas. Las habilidades que los personajes comparten en la casa resultan en la construcción de un traje de protección que le permite a Juan salir a explorar e investigar que sucede.

Al principio, nadie sabe el alcance del desastre: tal vez todo el planeta está muerto. Juan y los demás ven aviones en el cielo y creen que vienen a rescatarlos. Pero cuando los aviones son derribados, queda claro que no tratan con un accidente de la guerra fría, sino una invasión de seres extraterrestres. Uniéndose a la resistencia humana contra esta dictadura alienígena, los hombres deben luchar contra rayos de la muerte, alucinaciones monstruosas, razas alienígenas como los Gurbos y los Cascarudos controlados por los Manos, seres encargados de dirigir la invasión. Sin embargo, Juan y sus aliados pronto descubrirán que detrás de todo esto están los Ellos, seres que nunca vemos, pero que controlan a las tres razas anteriores y su único fin es conquistar planetas.

Robinson Crusoe como inspiración
Oesterheld confesó alguna vez que se inspiró en Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, un libro que leía de niño. Pero como él decía, Juan Salvo está encarcelado no por el mar, sino “por la muerte”. Tampoco Salvo está solo en el mundo. Junto a otros supervivientes vencerán sus miedos, se organizarán y buscarán combatir al enemigo. Así nace el héroe colectivo, el concepto que Oesterheld quería impregnar en su obra.

Personajes de El Eternauta
Junto a Juan Salvo veremos otros protagonistas que lo acompañaran en la batalla por expulsar a los invasores. Los personajes de El Eternauta son:

Juan Salvo: El Eternauta, condenado a viajar a través del tiempo eternamente. Es el personaje central de la historia que junto a otros luchará contra los Ellos.
Favalli: Genio profesor de Física, cabeza fría y un desapego que le permite ver con mayor claridad las cosas. Es el más preparado del grupo y con su gran intelecto es de mucha ayuda para la resolución de conflictos.
Alberto Franco: Antes de la invasión era un obrero trabajador de una fundidora y amante de las novelas de ciencia ficción. Embriagado por el heroísmo de estas se convierte en un gran guerrero en cada una de las batallas.

Los Manos: Amantes del arte y la belleza. Seres alienígenas que sufrieron la conquista de los Ellos. Por esta razón, ahora son sus sirvientes y sirven como dirigentes de la invasión al planeta Tierra. Los Ellos los tienen controlados por una glándula del miedo que implantan a cada uno de los Manos con el fin de matarlos si desobedecen sus órdenes.
Los Ellos: Los verdaderos artífices de la invasión. Sin embargo, nunca vemos sus rostros. Dirigen la invasión a través de los Manos.

El Eternauta es una contemplación profunda y abierta de la supervivencia básica. Somos testigos de una larga guerra de guerrillas contra un enemigo alienígena inmensamente poderoso y nunca revelado por completo. El cómic abunda en ideas sólidas desde la construcción de los trajes caseros en adelante. A lo largo en más de trescientas páginas, el guion de Oesterheld nunca va a la deriva. Siempre presenta constantes nuevas amenazas y misterios que provocan la angustia del lector, al no saber qué pasará con sus personajes favoritos.

Si bien es ciencia ficción, la mayor parte del libro perpetúa una sensación constante de horror premonitorio. Esto ayuda en la narrativa, obliga a los cada vez menos humanos a adaptarse con los nuevos terrores que presencian. Las escenas memorables son frecuentes, ya sea gracias a un giro admirable de la trama, una consideración filosófica o algo tan mundano como la apreciación de una tetera en términos de arte.

El Eternauta es un cómic que cambió para siempre la ciencia ficción en América Latina. Juan Caballero, profesor de estudios hispanos, se refirió a él como “el alfa y omega de una tradición nacional“. El impacto de esta obra es tal que en su país existen murales, graffitis políticos y arte pop. Es un superhéroe argentino prototípico con un enfoque universal en los lazos locales que nos unen a todos.

Cada uno de estos personajes está entintado con peso real y terrenal por el artista Francisco Solano López. Existe un alto realismo mientras permanecen inmóviles y luego una calidad ágil espontánea y emocionante cuando se ven obligados a la acción. A esto agregamos que otorga algunas de las expresiones faciales más cautivadoras y emocionalmente tensas de todos los cómics.

El Eternauta es una historia sobre la resistencia a fuerzas aparentemente imbatibles. Destaca el espíritu indomable de adaptabilidad y deseo de supervivencia humana. Esto no es heroicidad individual al estilo estadounidense, sino colectiva, de ahí la alegoría política. Es una gran obra que es tan fabulosa, tensa y sencilla como lo fue a fines de la década de 1950.

ESPECTRO EMOCIONAL

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.