ARRANCO LA CUARENTENA CON ALTO ACATAMIENTO Y ALGUNOS DETENIDOS

Todavía lejos de la rigurosidad que prometió Alberto Fernández («vamos a ser absolutamente inflexibles»), esta mañana comenzaron a verse las nuevas medidas de control para evitar la circulación de personas, con excepción de aquellas que cumplen funciones en actividades esenciales o tienen algún tipo de permiso.

Alberto anunció la cuarentena obligatoria hasta el 31 de Marzo: Sólo se podrá ir a supermercados y farmacias

Un caso emblemático fue la estación Constitución, uno de los puntos críticos de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, agentes del gobierno porteño y de la policía controlaban a todos aquellos que intentaban ingresar al subte (la misma escena se repetía en otras estaciones). Sólo permitían el acceso de quiénes podían justificar su circulación con autorizaciones o el recibo de sueldo.

«A los que no tienen permiso correspondiente se los trata de instruir que vuelvan a sus casas y, en su defecto, son detenidos y puestos a disposición de la justicia», explicó el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro. «En esto vamos a ser muy firmes», advirtió. La misma advertencia repitieron varios gobernadores provinciales, los encargados de hacer cumplir el aislamiento.

«Hemos desplegado la fuerza de seguridad en toda la Ciudad para que se cumpla con el decreto», afirmó el vicejefe de gobierno, Diego Santilli, en una conferencia de prensa. D’Alessandro indicó que al habitual dispositivo se agregó que Bomberos, Defensa Civil y el cuerpo de Agentes de Tránsito realizan controles. Santilli también dijo que se comenzará a utilizar el sistema de videovigilancia, que cuenta con unas 10.000 cámaras, para evitar que haya aglomeraciones de personas.

Por su parte, el gobierno nacional dispuso la suspensión del cobro de peajes en las rutas nacionales y los accesos Norte, Oeste y Riccheri a la Ciudad de Buenos Aires, aunque impuso controles en esos lugares para garantizar la circulación exclusivamente necesaria.

La idea central de las autoridades porteñas y nacionales es tratar de reducir la circulación en el área metropolitana, donde se concentra el 70% de los casos de coronavirus y donde está la mayor con concentración de habitantes. Pero los controles se repitieron en las capitales provinciales y destinos turísticos como Mar del Plata, donde el tránsito también era mínimo a pesar del fin de semana largo. En otras localidades del interior del país, efectivos de fuerzas federales patrullan las calles aunque todavía sin rigurosidad extrema.

Uno de los puntos del decreto de Alberto que permite ver una circulación importante en las calles es el permiso para ir a supermercados y otros comercios. En muchos puntos de la capital se veían esta mañana extensas filas de personas que esperaban acceder a locales. Aunque la norma habla de «desplazamientos mínimos e indispensables», deja un gris para que la gente se mueva con cierta libertad.

Mar del Plata, vacía
Más allá de eso, se produjeron algunos episodios aislados de personas que terminaron detenidas por violar el aislamiento. En la Ciudad de Córdoba, dos personas fueron apresadas por infringir la cuarentena y resistencia a la autoridad. «No tengo que dar explicaciones a nadie», desafió uno de ellos.

En la Ciudad de Buenos Aires, en tanto, siete parejas fueron demoradas en un hotel alojamiento del barrio de Balvanera. Lo que en principio parecía un incumplimiento de la cuarentena, terminó en una causa por drogas para algunos de ellos. Algo similar sucedió en Belgrano, con siete detenidos por circular por la calle, uno de ellos armado.

Ante la multiplicación de denuncias de personas que incumplen la cuarentena, el Ministerio Público Fiscal reforzó los canales de atención. En Plaza Miserere se dio el caso de un joven que ingreso desde Brasil sin avisar, viajó en colectivo sin cumplir el aislamiento y estuvo retenido varias horas en el lugar. También algunos extranjeros fueron retenidos.

La Policía de la Ciudad y el SAME también debieron montar un operativo para retirar a un turista con síntomas de coronavirus de un edificio de Córdoba al 800. Muy poco en comparación con el mega despliegue para aislar a los 400 pasajeros del Buquebus que llegaron anoche y fueron puestos en cuarentena porque un joven viajó con síntomas sin avisar. Había dado positivo de coronavirus.

LA POLITICA ONLINE

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.