A 40 DIAS DE LA DESAPARICION DEL NADADOR, NO HAY NOVEDADES

Los hermanos sean unidos. Nahuel, Soledad y Ezequiel

 

 

«Yo no entiendo cómo a mi hermano, nadando a mil metros de la costa, no lo pudieron encontrar. Evidentemente no se hizo una buena búsqueda o alguien no dice la verdad y no estaba tan cerca». Perpleja, vacía de respuestas, molesta por la escasez de información y angustiada porque el cuerpo no aparece, Soledad Bermejo no logra encontrar paz, a 40 días de la desaparición de su hermano Ezequiel, quien participó de la competencia «Río-Mar 2020», en Necochea.

El sábado 11 de enero, Ezequiel, de 43 años, estaba cumpliendo un buen tiempo (unas 2 hs 15min) de la competencia que combinaba siete kilómetros de río y tres kilómetros de mar, pero a un kilómetro de la llegada a Bermejo literalmente se lo tragó el mar. «No se sabe nada, sólo tenemos la palabra del kayakista que iba siguiendo y custodiando a Ezequiel, de nombre Tomás, que dijo que lo vio bien y que mi hermano le habló».

Ezequiel Bermejo tiene 43 años y es oriundo de Adrogué. «Son varias las hipótesis de lo que pudo haberle pasado: un infarto, un golpe con un kayak o una descompensación», dicen desde la Fiscalía.

«Tranquilo, estoy bien, sigo», habrían sido las últimas palabras del nadador, casado y con dos hijas pequeñas, que pronunciara antes de que su kayakista (una suerte de guía y asistente durante la carrera) se le quebrara la pala del remo y se viera imposibilitado de continuar el último tramo. «Ezequiel estaba entero, hidratado, y él mismo avisó que seguiría hasta la llegada… Tenía kayaks adelante, kayaks atrás y una procesión de cabecitas a 120 metros alrededor. ¿Cómo puede ser que nadie lo vio? ¿Dónde estaba la seguridad?», se pregunta Ignacio Grignaschi, amigo de Bermejo y participante de la competencia.

CLARIN

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.