PIÑERA DEBERA RESPONDER POR CRIMENES DE LESA HUMANIDAD

Los crímenes de lesa humanidad por los que el presidente chileno, Sebastián Piñera, deberá responder tarde o temprano, acusan prácticas sólo comparables con las ejercidas en las más salvajes dictaduras. Violaciones, torturas y asesinatos han puesto en tela de juicio a una democracia que sobrepasó todos los límites. Organizaciones internacionales denuncian la brutalidad con la que actúa la policía y los carabineros que disparan indiscriminadamente a manifestantes, niños, ancianos y periodistas.

 

170 personas han sido mutiladas por perdigones en una táctica que, según indica la prensa no oficialista chilena, proviene de Israel. “Es una estrategia de mutilación importada directamente de Israel, en apenas dos semanas de protestas Carabineros ha dejado parcialmente ciegas a 170 personas debido a disparos intencionales, una brutalidad de número que no tiene precedente a nivel mundial, donde hasta los medios internacionales están denunciando esta masacre”.

Los ojos de cientos de chilenos y chilenas son el blanco elegido para castigar a quienes desafían el orden establecido, el modelo neoliberal que sólo encaja con represión y terror de Estado

Los informes médicos, sumados a los reportes de la prensa internacional que realiza la cobertura de los sucesos desde las calles de Santiago y Valparaíso, coinciden en un modus operandi. “Disparan intencionalmente a los ojos”, relataba ayer a una cadena de televisión uno de los manifestantes heridos.

Los ojos de cientos de chilenos y chilenas son el blanco elegido para castigar a quienes desafían el orden establecido, el modelo neoliberal que sólo encaja con represión y terror de Estado. “Lideramos tristemente esta cifra a nivel internacional”, advirtió el Dr. Dennis Cortés, presidente de la Sociedad Chilena de Oftalmología, cuando ya se contaban 150 casos, y lo calificó como una “emergencia sanitaria”.

Al igual que en épocas pasadas, en las que las mutilaciones formaban parte del castigo a los “salvajes” originarios de América Latina que se revelaban ante el yugo español, hoy el pueblo chileno es víctima de una imposición cuyas herramientas no difieren de aquellas del siglo XVII. Bajo el título “It´s Mutilation” el New York Times publicó ayer los testimonios a través de los cuales demuestra que la mutilación de ojos, por parte de los Carabineros chilenos, es un plan sistemático de castigo encargado por Sebastián Piñera. “Esto es mutilación: La policía está cegando a los protestantes”, asegura uno de los más destacados periódicos estadounidenses.

NUEVA TRIBUNA

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

3 pensamientos sobre “PIÑERA DEBERA RESPONDER POR CRIMENES DE LESA HUMANIDAD

  1. QUIERO CASTIGO

    Ellos aquí trajeron los fusiles repletos
    de pólvora, ellos mandaron el acerbo exterminio,‎
    ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba,‎
    un pueblo por deber y por amor reunido.‎
    Y la delgada niña cayó con su bandera,‎
    y el joven sonriente rodó a su lado herido,‎
    y el estupor del pueblo vio caer a los muertos
    con furia y con dolor.‎
    Entonces, en el sitio donde cayeron los asesinados,‎
    bajaron las banderas a empaparse de sangre
    para alzarse de nuevo frente a los asesinos.‎
    Por esos muertos, nuestros muertos,‎
    pido castigo.‎
    Para los que de sangre salpicaron la patria,‎
    pido castigo.‎
    Para el verdugo que mandó esta muerte,‎
    pido castigo.‎
    Para el traidor que ascendió sobre el crimen,‎
    pido castigo.‎
    Para el que dio la orden de agonía,‎
    pido castigo.‎
    Para los que defendieron este crimen,‎
    pido castigo.‎
    No quiero que me den la mano
    empapada con nuestra sangre.‎
    Pido castigo.‎
    No los quiero de embajadores,‎
    tampoco en su casa tranquilos,‎
    los quiero ver aquí juzgados
    en esta plaza, en este sitio.‎
    Quiero castigo.‎

    ‎ PABLO NERUDA

  2. QUIERO CASTIGO

    Ellos aquí trajeron los fusiles repletos
    de pólvora, ellos mandaron el acerbo exterminio,‎
    ellos aquí encontraron un pueblo que cantaba,‎
    un pueblo por deber y por amor reunido.‎
    Y la delgada niña cayó con su bandera,‎
    y el joven sonriente rodó a su lado herido,‎
    y el estupor del pueblo vio caer a los muertos
    con furia y con dolor.‎
    Entonces, en el sitio donde cayeron los asesinados,‎
    bajaron las banderas a empaparse de sangre
    para alzarse de nuevo frente a los asesinos.‎
    Por esos muertos, nuestros muertos,‎
    pido castigo.‎
    Para los que de sangre salpicaron la patria,‎
    pido castigo.‎
    Para el verdugo que mandó esta muerte,‎
    pido castigo.‎
    Para el traidor que ascendió sobre el crimen,‎
    pido castigo.‎
    Para el que dio la orden de agonía,‎
    pido castigo.‎
    Para los que defendieron este crimen,‎
    pido castigo.‎
    No quiero que me den la mano
    empapada con nuestra sangre.‎
    Pido castigo.‎
    No los quiero de embajadores,‎
    tampoco en su casa tranquilos,‎
    los quiero ver aquí juzgados
    en esta plaza, en este sitio.‎
    Quiero castigo.‎

    ‎ PABLO NERUDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso