«EL PROBLEMA ES EL BOLSONARO QUE HAY EN CADA SALA DE MAESTROS»

“El problema no es sólo Bolsonaro, el problema es el Bolsonaro que hay en cada sala de maestros”, alertó el pedagogo Gabriel Brener para invitar a pensar a la escuela como “un ámbito de construcción del amor, no de la punición”. Ante más de mil docentes que participaban en el Congreso “Educar para transformar”, propuso revisar las prácticas que excluyen, habló de los desafíos que tiene el oficio de la enseñanza en la actualidad, de “la irrupción de lo inesperado” en las aulas y de la autoridad pedagógica.

 

 

El sábado 26 de octubre, el día previo a las elecciones, el teatro El Círculo se colmó de educadoras y educadores de diferentes localidades de la provincia, en especial de Rosario, para participar del Congreso nacional e internacional de educación “Educar para transformar, un desafío constante”, organizado por Homo Sapiens Ediciones. Allí, además de Brener, disertaron Gabriela Larralde, Marcelo Rocha, Cecilia Bixio y el profesor chileno Domingo Bazán Campos.

Brener, profesor en la Universidad Nacional de Hurlingham (UNAHUR) y de la Universidad de Buenos Aires (UBA), tuvo a su cargo la conferencia de apertura “Construir autoridad pedagógica como desafío colectivo. Transformar la queja en problema”. Es autor de numerosas publicaciones, artículos y libros; asesor de equipos de conducción, formador de docentes y dirige una investigación sobre la judicialización de las relaciones pedagógicas.

«Empezó tirando papelitos, siguió tirando tizas, continuó tirando borradores, terminó tirando tiros”, reza la secuencia de un mural pintado en la puerta de un colegio de Necochea, y que ilustra la supuesta “trayectoria” de un chico desde el jardín de infantes hasta la escuela secundaria. La escena termina con un hombre preso y este mensaje: «Por eso te ponemos límites». El mural estuvo por largo tiempo a la vista de todos, hasta que –en agosto de 2017- se viralizó en las redes sociales y al poco tiempo fue tapado.

“Esta imagen es uno de los signos de época”, dijo Gabriel Brener mostrando a las y los docentes presentes en el congreso una fotografía de aquel mural. Fue el disparador que utilizó para plantear el debate sobre la construcción de la autoridad pedagógica, el tema de su conferencia.

En esta reflexión señaló clave discutir la mirada nostálgica sobre el ejercicio de la autoridad en la escuela. Trajo a la charla a aquellos adultos que todo el tiempo afirman que “se ha perdido la autoridad” ó que “antes había autoridad, ya no”, para marcar la trampa que representa caer en los discursos que sostienen que “todo lo pasado fue mejor”, y que idealizan ese tiempo.

“Prefiero pensar la autoridad no como algo que se perdió, sino como algo que hay que salir a buscar, como una relación que se construye”, expresó y convocó a “construir relaciones pedagógicas en base a la confianza”, lo que supone además “tomar un riesgo por alguien desconocido”.

Para Brener es sustancial reconocer a la escuela como “un ámbito de construcción del amor, no de la punición”. Para referenciar a esta idea primero pidió mirar las prácticas cotidianas y luego recordó que, en junio pasado, cuando participaba en Rosario en un congreso organizado por Amsafé, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro visitaba el país. En esa oportunidad, había señalado que no era su presencia la que generaba problemas sino lo que simboliza. Una idea que volvió a subrayar en este encuentro educativo.

“El problema no es sólo Bolsonaro, el problema es el Bolsonaro que hay en cada sala de maestros. Y es un desafío también pensar en el que cada uno tiene adentro”, reiteró en relación a la ultraderechista y conservadora figura del presidente de Brasil (que por estos días, él y su hijo, han vuelto a la escena pública argentina con sus declaraciones).

Citó como ejemplo el impulso a las “Escuelas sin partido”, un proyecto de reforma educativa brasileño que, entre otros aspectos, impulsa que se denuncie a las y los docentes que mencionen a Paulo Freire o dicten educación sexual integral. “Hay que tener cuidado con la bolsonorización de la autoridad pedagógica”, insistió el educador de la UNAHUR y la UBA.

“Estar siendo docente”
Gabriel Brener organizó su presentación en Rosario en tres ejes centrales: la idea de ser docente, la irrupción de lo inesperado y la autoridad pedagógica (“menos como lamento y más como problema”). Al momento de hablar qué significa ser un docente hoy, propuso pasar del “ser docente” al “estar siendo docente”, para salirse del deber ser que impone cierto mandato de disciplinamiento al oficio.

Y sobre esa idea – de “estar siendo docente”- llamó a considerarla una oportunidad para “revisar el divorcio entre lo que se dice y se hace”, a sumar “al amor cuando hablamos de inclusión”, “a pensar más en el respeto que en la tolerancia”, “a no caer en la trampa del facilismo” y “a pensar en un adulto disponible”.

Además –apuntó- “estar siendo docente” significa que al hablar de inclusión “el desafío esté en trabajar con los que no quieren estar, con los cuatro de adelante y con los del fondo también”. Y “es animarse a pensar la educación y la enseñanza en una tensión entre vocación y profesión; sumar a esa vocación y profesión la idea de pasión, algo del orden del deseo”.

Durante su charla, compartió un video de una escena escolar que sale de las más conocidas. Transcurre en un aula donde conviven la maestra con pizarrón y tizas, con sus alumnos en sus bancos y con un chico que la sigue desde la pantalla de una computadora instalada en la clase, en tiempo real. Las imágenes las utilizó para proponer pensar en los docentes formados en el siglo XX, en la escuela de la imprenta, y en la cibercultura. “En esa tensión está la escuela, entre lo fijo e inamovible y lo que es más portátil”, señaló el educador.

Llamó a mirar desde otras perspectivas el uso de los celulares en el ámbito escolar, también revisar aquella acusación más corriente que se les hace a los chicos de no poder desprenderse de estos aparatos “¿Y nosotros?”, se preguntó sobre la dependencia del celular que también tienen los adultos.

Más allá del celular, el debate que dejó abierto aquí es cómo responder ante la irrupción de lo nuevo en las aulas: escenas, relaciones y situaciones no habituales en la escuela más conocida. También “cómo nos hacemos cargo de quienes no quieren estar” en esa escuela.

“Presente”
Cuando Brener fue subsecretario de Educación del Ministerio de Educación de la Nación (2013-2015) trabajo en la producción del libro Presente. Retratos de la educación argentina, que reúne fotografías tomadas en escuelas de todo el país, por un equipo de fotógrafas y fotógrafos especialmente formado para esta publicación. Varias de esas imágenes las utilizó en el congreso para hablar de los ejes propuestos en su charla. Entre otras reflexiones pidió pensar en “la escuela como el lugar para dar la palabra a quienes les han quitado la palabra” y “anteponer siempre la pregunta a la condena anticipada”.

En el prólogo de ese libro –entre otras cuestiones- Brener destaca: “Por diversos motivos, muchas de estas fotografías eran impensables en el pasado, no sólo por el pudor institucional que años atrás impedía mostrar los claroscuros de algunas situaciones y dificultades que aún persisten en el sistema educativo, sino también porque sus protagonistas eran directamente excluidos de la posibilidad de cursar y finalizar sus estudios. Cuesta recordar que hubiera imágenes de madres con niños en la escuela. No porque en el pasado no hubiera adolescentes que quedaran embarazadas, sino porque el primer impulso de la escuela era cerrarles las puertas a estas alumnas. Las fotografías tienen el mérito de exhibir la capacidad de la escuela para torcer aquello que muchas veces es señalado como un destino. Alumnas haciendo trabajos de mecánica, jóvenes de las clases populares que son parte de una secundaria en la que durante más de un siglo brillaron por su ausencia, niñas que practican ajedrez, estudiantes de zonas rurales con una netbook: la escuela hace posible aquello que no está previsto en los orígenes, abriendo nuevos mundos, enriqueciendo la vida singular de una persona y haciendo justicia con su historia y sociedad”.

El libro “Presente” se distribuyó a las escuelas del país hacia fines de diciembre de 2015. Un video que circula por el Canal Youtube las reúne y también se puede acceder a la versión digital de la edición en el sitio www.bnm.me.gov.ar

Colaborá con el sostenimiento de Redacción Rosario y El Eslabón por 300 pesos por mes y recibí nuestra info destacada todos los días y nuestro semanario todos los sábados en tu casa.

REDACCION ROSARIO

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso