LAS RAZONES DE VIDAL PARA BAJAR EL PERFIL

Efecto “Cotoco”: las razones de Vidal para bajar el perfil y tomar distancia de su tropa

 

 

El audio de Marcos “Cotoco” García, un dirigente despechado que le reclamó airadamente –insultos incluidos- al jefe de Gabinete, Federico Salvai, por el mal manejo de la estrategia electoral, es el síntoma de un estado de ánimo que cunde dentro de Cambiemos y la explicación más exacta a la reclusión de María Eugenia Vidal.

La Gobernadora se puso el último tramo de la campaña previa a las PASO al hombro: sus recorridas y sus maratones televisivas no alcanzaron y terminó perdiendo por paliza contra Axel Kicillof, el candidato peronista que voceó sus ideas a bordo de un Renault Clio y parado sobre un cajón de manzanas.

Conocido el resultado, llovieron los reproches desde el territorio. Y, como era de esperarse, la peor parte provino de los intendentes que quedaron complicados para retener sus distritos –no son pocos- y de los dirigentes “sin tierra”, que quedaron con chances cercanas a cero de dar un batacazo electoral.

El caso de “Cotoco” es sólo uno, el más conocido. El dirigente de la Costa le apuntó todos los cañones al Jefe de Gabinete: “No sabés Salvai la tristeza que tengo, no sabés cómo estoy llorando”, ironizó. “Nos dividieron la oposición. Nosotros enfrentamos al kirchnerismo en serio y ustedes llegaron al poder para cagarnos la vida a nosotros”, le enrostró.

Junto a “Cotoco” hay varios. Vidal debió suspender una semana el encuentro con los “sin tierra”, que estaba planteado para el mismo día de la reunión con sus intendentes, para calmar las aguas. El que tuvo que poner la cara es Salvai, pero al final los reunió esta semana, pero a puertas cerradas. También se les sugirió que evitaran el contacto con la prensa. Había terror al off the récord.

Hay también reproches dentro del gabinete que, insólitamente, se conocen mediante los medios de comunicación. Federico Salvai y Joaquín De la Torre fueron las víctimas del “fuego amigo” en Animales Sueltos, el programa de Alejandro Fantino y de un grupo de panelistas que no oculta su devoción por María Eugenia Vidal. Al ministro de Gobierno le colgaron un cartel de “buscado” y a Salvai lo mandaron a buscar trabajo.

La otrora candidata imbatible evita a sus dirigentes incluso cuando baja a sus territorios. Se entrevista con los vecinos en secreto y no difunde el contenido de sus charlas. “Está entusiasmada con ese estilo. Visita vecinos o comerciantes. Charla, escucha y atiende demandas”, dijeron desde su entorno. Los dirigentes que trabajan el día a día no están tan contentos con la idea.

El perfil en las redes sociales también es subterráneo. Desde la derrota de las PASO a la fecha sólo realizó dos publicaciones: una con la promesa de escuchar al electorado que le dio la espalda. Otra para agradecer el apoyo en la plaza del 25. Sólo el 11 de agosto, antes de que abrieran las urnas, había publicado tres veces. En la última semana de campaña hubo más de veinte.

El silencio es sintomático del estado de ánimo de Vidal y de toda su administración. En los pasillos de los ministerios hay charlas con tono de despedida y ministros que rompen en llanto durante reuniones ejecutivas. El entusiasmo se dosifica para los pocos segundos en los que brillan los flashes o se encienden los micrófonos.

La procesión va por dentro. Y los planes son inconfesables. Vidal, por lo pronto, parece ocupada de garantizarse un futuro político que la tenga como protagonista después del hundimiento de Cambiemos. Por eso entiende la lista que presentará en octubre como un gran bote salvavidas en el que pueda caber la mayor cantidad de intendentes y legisladores. Para que quede la menor cantidad de “Cotocos” sueltos posible.

INFOCIELO

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso