CARLOS BIANCO: «HAY MUCHAS LINEAS DE PRODUCCION COMPLETAMENTE DESMANTELADAS»

Un recorrido por tierra arrasada | Entrevista a Carlos Bianco

“En una visita que hicimos al Parque Industrial Comirsa, en Villa Ramallo, nos encontramos con una fábrica de transformadores industriales. El dueño nos mostraba toda su maquinaria parada. Eran todas máquinas nuevas e importadas de Alemania de 2014, 2015 y 2016, cuando además el gobierno nacional y provincial se la pasó acusando a las pymes de no invertir ni hacer cambios tecnológicos. Esas máquinas todavía no las terminaron de pagar y menos lograron amortizarlas. El dueño nos contó que tiene todo ese capital parado porque cayó la demanda interna y, en paralelo, se abrió la importación de transformadores y desplazó la producción local”. El caso fue relatado por Carlos Bianco, ex secretario de Relaciones Exteriores y estrecho colaborador del candidato a gobernador bonaerense Axel Kicillof. Bianco acompaña a su amigo en la recorrida por terreno bonaerense arrasado por las políticas de Cambiemos, de cuyo recorrido surgen estas historias. Esto es lo que después reflejan los índices estadísticos. “Esta es la famosa capacidad instalada ociosa que difunde el Indec”, remarca Bianco.

¿Encontraron muchas situaciones así?

-A cualquier fábrica que entras, lo ves. En cualquier establecimiento están al menos una buena parte de la maquinaria parada. Hay muchas líneas de producción completamente desmanteladas. En Coronel Suárez pasó lo mismo: una fábrica de que producía zapatillas para la marca Adidas y estaban vendiendo las máquinas por chatarra. ¡Máquinas de cinco o seis años!

«Hay muchas líneas de producción completamente desmanteladas».

La realidad se aleja bastante de las encuestas.

-Sí. Por un lado, nos sorprendió el acompañamiento tan fuerte de los bonaerenses. Pero, por otro lado, el clima que uno vive en el mano a amano es un mucho más complicado que lo que mostraban las encuestas, incluso las nuestras, porque los vecinos, los comercios y los pequeños productores la están pasando mal y hay una bronca muy grande con lo que estamos viviendo. Si bien las encuestas tienen errores, cuando todas decían más o menos lo mismo, parecía algo real, con un empate o un leve margen a favor de Axel. Las recorridas nos alertaba otra cosa: nadie puede votar a Vidal con lo que está sucediendo.

«Las recorridas nos alertaba que nadie puede votar a Vidal con lo que está sucediendo».

¿Y cómo sigue la campaña?

-En cuanto a la campaña vamos a seguir haciendo lo mismo que venimos haciendo hace tres años y medios: recorrer los distintos distritos de la Provincia. Vamos a llegar a algunos que todavía nos quedaron pendientes, donde la presencia de Axel puede ser definitoria para consolidar la victoria de los candidatos a intendentes de nuestro espacio o revertir el resultado donde la diferencia fue corta. La estrategia va a ser la misma, insisto hacer los recorridos, conocer las realidades y presentar algunas propuestas o caminos de soluciones para los y las bonaerenses. Y no vamos a entrar en la campaña sucia, como la que circula en las redes o Whatsapp. Proponemos que lo escuchen directamente a Axel.

¿Cuánto hay de responsabilidad de la administración nacional y provincial de la situación de los bonaerenses?

-Es inseparable. Es un todo. Si bien es cierto que la situación de los productores rurales que no son de la zona núcleo o de menor escala, las pymes o los comercios y trabajadores que vieron mermar sus ingresos o están desempleados. Esas son medidas directas económicas del gobierno nacional. Sin embargo, al mismo tiempo lo que ve la gente es que la gobernadora, que tiene muchos instrumentos y podría poner en marcha muchos instrumentos, para solucionarle los problemas, no hizo absolutamente nada. Ni siquiera quejarse. Solo se limitó a decir que la situación la excede y que no se podría hacer otra cosa.

«No vamos a entrar en la campaña sucia, como la que circula en las redes o Whatsapp».

–¿Qué podría haber hecho?

-Créditos productivos blandos del Banco Provincia y condonación de deuda de Arba para productores embargados, como para empezar; y muchísimas cosas más. Fortalecer el compre provincial. Buenos Aires todavía no adhirió al compre nacional. Desdolarizar las tarifas, que no corresponde que estén dolarizadas, y es potestad de las provincias. Hay mucho por hacer, como mejorar la situación de las escuelas. Esas son cosas que le corresponden al gobierno provincial.

«Lo que ve la gente es que la Gobernadora no hizo absolutamente nada».

La deuda que deja la gobernación de Vidal será una restricción.

-Es un problema muy complejo tanto en la Provincia como a nivel nacional. Ni siquiera uno puede esbozar una idea de solución, porque no sabemos en ningún nivel dónde van a quedar los indicadores de deuda al fin de esta gestión. Hace unos días estábamos en plena corrida cambiaria y ahora no sabemos siquiera si se estabilizó o no. Pueden pasar muchas cosas y es difícil siquiera delinear un diagnóstico en la Provincia de acá a cuatro meses. La preocupación en este momento es la implicancia de crisis nacional, dado el alto nivel de endeudamiento que tiene la Provincia.

¿La suba del dólar les mejoró la situación a las economías regionales en la Provincia?

-Los que mejoraron su situación particular fueron los grandes exportadores. Las economías regionales, cultivos no tradicionales o tradicionales en manos de pequeños productores, estos últimos, están todos quebrados. Y están quebrados, pese a que si son exportadores se mejoró el precio de venta. Esto es porque muchas son mercado-internistas, mientras que les dolarizaron insumos y tarifas. O por el costo del acceso al crédito, con tasas de interés por encimad el 70 por ciento, que no alcanza para financiar capital de trabajo y tienen que vender en pesos en un mercado interno que se desinfló considerablemente. Hay productores ganaderos que están vendiendo las vacas preñadas. A los productores avícolas lo mismo: al reducir las retenciones, el precio interno del maíz se fue a las nubes, y sin demanda, no hay a quien venderle los pollos o el cerdo. Después de cuatro años de Macri y de Vidal, las economías regionales en vez de mejorar su situación, empeoraron ostensiblemente.

«La deuda es un problema complejo tanto en la Provincia como a nivel nacional».

¿Cuánto tiempo va a llevar reconstruir esto?

-Lo que se necesita es recuperar el mercado interno. Hay que levantar el mercado interno y la producción industrial. Ya vimos lo que se tardó después de 2001-2002. Lo prioritario ahora es cambiar la tendencia de caída del Producto. Hay que empezar a hacer crecer la economía, viendo la tendencia internacional más proteccionista y en medio de una crisis mundial. Lo único que queda para dinamizar la industrial y el consumo es dinamizar el mercado interno.

DIAGONALES

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso