PRO PRIMERA VEZ UN HOMBRE IRA A JUICIO POR VIOLENCIA DE GENERO DIGITAL

Juicio por acoso: por primera vez un hombre irá a juicio por violencia de género digital

«En un rato voy a mandar el videito a toda tu familia», «yo te voy a hacer la puta más famosa», «vos ignorame», «el miércoles te juro que vas a llorar», «y te vas a sentar a tomar un café conmigo», fueron los primeros mensajes que recibió Iris del Valle Castaño en 2017.

Pero no fueron los únicos, a medida que pasó el tiempo la intensidad de los mensajes fueron aumentando: «Si no aparecés te iré a esperar en la parada de Av. San Martín y si te bajás antes y entrás por otro lado te esperaré a la noche en la puerta de tu casa» o «…quiero encontrarme con vos, por las buenas o por las malas».

Desde la Oficina de Violencia Doméstica destacaron que el caso, recientemente elevado a juicio, sienta precedente en materia de violencia de género digital.

El imputado, oriundo de la ciudad de Mar del Plata, hostigaba a través de las redes sociales a Castaño, quien vive en la Capital Federal y es de Formosa. El hombre había creado perfiles de Facebook falsos de la mujer y difundía contenidos íntimos sin su consentimiento.

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional n° 61 comprobó que durante los días 27 de agosto de 2017 y el 17 de octubre de ese mismo año, el acusado comenzó a amenazar a la mujer con exhibir sus videos íntimos.

El texto de la sentencia expresó: «Se ha establecido jurisprudencialmente, que la coacción es un delito formal, que se consuma con la exteriorización de la amenaza impuesta, idónea y grave vertida con el propósito de compeler, sin necesidad de que la víctima se someta a la voluntad del autor, sin necesidad de que la víctima haga o deje de hacer lo que el autor pretende; de modo tal, alcanza para la consumación, que la amenaza llegue a conocimiento de la víctima y que esta compresa su contenido».

INFOCIELO

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso