DICEN EN LOS PASILLOS… EN NECOCHEA GANO LA CORPORACION DEL PUERTO

Necochea, una ciudad aislada del país.

A contramano de lo que opinó la gente a lo largo y ancho del país, el voto mayoritario de los necochenses fue a parar a manos de los representantes de la poderosa corporación portuaria.

Cámaras empresarias, sectores sindicales, multinacionales agroexportadoras, entidades de productores rurales, hoy se sienten representados por la candidatura del abogado Arturo Rojas. Así es la estrategia diseñada por quienes conducen el espacio, el gremio de la UATRE, y así se plantea ante la sociedad local.

En este punto vale traer a consideración que el gremio estaría perdiendo el municipio de San Pedro, al norte de la provincia de Buenos Aires. Allí, el actual intendente de Cambiemos, Cecilio Salazar (presidente del Partido Fe y alto dirigente de la UATRE) quedó atrás de los candidatos del Frente de Todos. El único lugar con expectativas que le queda al gremio de los empleados rurales es Necochea.

La diferencia de votos entre Rojas y López en las PASO fue de 5100 votos aproximadamente. Fue, ni más ni menos, una expresión de la sociedad que muestra un nivel de disconformidad hacia la actual gestión municipal, mensaje que hay que escuchar y analizar atentamente.

También los números indican que hay casi 7 mil votos que quedan boyando y no es seguro el destino al que se depositarán el 27 de octubre. A la gobernadora Vidal, en Necochea la votaron más de 29 mil personas y a Rojas, 22 mil. Casi 11 cortes de boleta por minuto para el candidato de la UATRE.

Se va todo al demonio

El intendente se muestra confiado en poder revertir, con moderación pero confiado. Por estos días, sus operadores políticos, se lanzaron a buscar apoyos diversos, tratando de contener a los díscolos y de arañar votos de todos los sectores posibles.

Pero hay varios elementos a considerar y primero en la lista es, nuevamente, la situación desastrosa de la economía del país. Va a ser difícil que el candidato Rojas mantener el mismo caudal de votos para octubre.

Al momento en que se daban a conocer los primeros datos de la elección en la noche del domingo, ya se mencionaba que el dólar estaba operando a la suba en ámbitos bursátiles. Y todo se confirmó en el lunes negro siguiente: la divisa norteamericana subió hasta 65 pesos (lo que hubiera significado casi un 50% de devaluación del peso de los argentinos) para estacionarse en los $ 60 y sigue.

Estamos en contexto hiperinflacionario. Y todo está descontrolada porque el gobierno de Mauricio Macri está más desordenado y confundido que nunca.

Los Agrogarcas

«Todos somos el campo» decían las pancartas en el conflicto rural contra la controvertida Resolución 125 del año 2008. Curiosamente, el autor de dicha medida, Martín Lousteau, hoy se cruzó de vereda (fue ministro del ex gobernador Felipe Solá y de la ex presidenta Cristina Kirchner) y forma parte de la alianza macrista de la CABA.

Pero el campo no somos todos: el campo es de unos pocos y los agrodólares también. No existe la famosa «teoría del derrame», a la gente nunca le llegan las gotas del champagne derramadas.

Al contrario, los necochenses y quequenenses son perjudicados día a día con una actividad que genera cada vez menos trabajo y mucho más impacto ambiental negativo. Y con el vigente circuito agroexportador envalentonado, menos todavía.

Causó malestar observar en plena campaña electoral al candidato Rojas aterrizar en sectores humildes de Quequén, donde viven las familias más castigadas y excluidas del distrito, en precarias viviendas con techos de chapa agujereadas, piso de tierra y niños con mala alimentación.

Pero el malestar se transformó en revoltijo de estómago cuando las visitas de Rojas a los «pobres» fueron en compañía de los candidatos a concejales pertenecientes a la élite agrogarca. Una actitud por demás desagradable que recuerda a los viejos conservadores patrones de estancia de hace un siglo atrás, cuando iban a la casa de los peones a pedirles el voto para «el Doctor».

 

Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso