A LOS TIROS: LA ELECCION DEL PRIMER INTENDENTE DE NECOCHEA

En las urnas pero también a los tiros, así se dirimieron los primeros intendentes de Necochea

El historiador y profesor Alejandro Andersen trazó en “Necochea en Positivo” Cadena Río 103.1 un racconto histórico en vísperas de elecciones, pero esta vez con el ojo puesto sobre los primeros comicios locales, esos que llevaron a la intendencia a entusiastas políticos de la ciudad a través de las urnas pero por asalto también, tal lo acontecido en la primera que se efectuó en noviembre de 1890.

“La del 73 es la que más se recuerda porque se tuvo que repetir la elección en la mesa 1009, que por otro lado era que definía el ganador” aseguró de entrada, para enfatizar que sin embargo “la primera vez que se eligió Intendente fue en 1890, año en que se cambió la ley electoral en la provincia, porque hasta ese año los pueblos como el nuestro en ese entonces, solo tenían una comisión municipal que elegía el Gobernador de turno”.

Sobre esa primera elección de fines del siglo XIX, Alejandro contó la particularidad que “no llegó a las urnas porque una vez que salió el sol, se definió la cosa a los tiros” y es la contienda que “enfrentó a Ángel Ignacio Murga con Alberto Nazarre, quien fue, este último y en definitiva, el primer Intendente de la ciudad electo, lamentablemente, a los tiros”.

“En la mañana de ese tercer domingo de noviembre de 1890, la banda de Murga se dirigió al municipio que estaba en lo que hoy sería el Colegio de Hermanas, en 61 y 60, para tomar el edificio por asalto. Pero cuando llegaron, ya estaban los de Nazarre esperándolos, quienes los recibieron a balazos. Hubo muertos y heridos hasta que llegó el juez y todo se detuvo, y que terminó también con gente presa” detalló.

Siempre sobre aquella primera contienda, destacó que “está escrita en un documento de 700 fojas, cuyo archivo debería algún día como historiador ir a buscar a Dolores”.

Para cerrar, hizo también foco en la de 1898, donde sí ganó Murga por la vía democrática para tomarse revancha de alguna forma ocho años más tarde, como así también en la de 1928, en la que el Partido Conservador, principal oposición, no se presentó a la contienda. Esto género que se enfrenten dos vertientes del radicalismo, y allí fue que nació en la ciudad definitivamente la figura de Emilio Abásolo quien resultó ganador.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso