«EL GOBIERNO UTILIZA EL ODIO ESTRATEGICAMENTE»

“El gobierno utiliza el odio estratégicamente”

Uno de los elementos centrales que influirán en las urnas a la hora de las votaciones de este año es el odio, un constructo emocional que el marketing político maneja muy bien e intenta direccionar hacia una u otra persona. Darío Sztajnszrajber destacó la condicción de fenómeno construido que tiene ese odio: “Cualquier fenómeno social es siempre una construcción. Incluso aquellos lugares que uno cree que son más personales, como el amor y el odio. Uno dice que ama u odia sale de adentro, como si el adentro no fuera una construcción social”.

“El odio es una de las variables que el gobierno utiliza estratégicamente a sabiendas de que no tiene otra posibilidad de generar adhesión”, graficó.

En esa dirección, pidió tener una mirada política sobre el concepto del odio y las otras grandes categorías. “Todas las categorías son políticas y tienen que ver con el juego, el circo y la compulsa de la política. El odio, como la mentira, el amor o la verdad, tenemos que dejar de pensarlas en términos epistemológicos y pensarlas más en términos políticos”, señaló el popular filósofo. El odio es una construcción dirigida que además se siente –y de manera muy fuerte- en las urnas: “En la medida en que se logra construir odio en torno a un personaje, eso termina siendo muy eficiente a la hora de definir si un candidato gana o no unas elecciones”.

Para Sztanszrajber, lo mismo pasa con la mentira si una persona queda pegada a ese concepto. “Si se logra construir una representación de que un líder político es un mentiroso, mienta o no mienta, que es lo que menos importa, es un muerto político”, reflexionó.

Lo emocional parece influir más que lo cuantitativo, que los números, a la hora de definir adhesiones. “A nadie le importan los datos concretos a la hora de la construcción de una identidad política volátil. Vos podés tener la heladera vacía, te pueden estar haciendo mierda en términos sociales y sin embargo se juega otra cosa”, manifestó Sztanszrajber, a lo que añadió que, lógicamente, de lo contrario “sería muy fácil y cualquiera ganaría una elección pensando dos o tres variables y ejecutándolas de manera deductiva”.

Por ende, hay que prestar atención a aquellos aspectos de la política que no son la racionalidad (que es uno de ellos, pero no el único). Y esto se observa en el escenario argentino actual: “La debacle económica que afecta a la mayoría de la población daría por deducción lógica que este gobierno no podría proseguir. Y sin embargo tiene las mismas posibilidades de ganar que la oposición”.

La grieta, otro de los grandes factores
Otro de los conceptos centrales a entender si se quiere analizar lo que puede pasar en las elecciones, es el de la grieta. Al igual que con el odio, sirvió más al macrismo que a los sectores nacionales y populares: “El macrismo se dio cuenta de que la grieta le resulta funcional a sus estrategias de acumulación. La grieta siempre garpa, genera una disposición amigo-enemigo donde uno se siente cómodo”.

AL REVES

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

1 pensamiento sobre “«EL GOBIERNO UTILIZA EL ODIO ESTRATEGICAMENTE»

  1. La grieta beneficia a los dos polos de esta contradicción social creada sobre la aporofobia con la perversa lógica de UN POBRE UN VOTO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso