MACRI PUSO EN RIESGO UNA CENTRAL NUCLEAR TRAS EL APAGON

MEDIOS DE ALEMANIA EXPONEN QUE MACRI PUSO EN RIESGO UNA CENTRAL NUCLEAR TRAS EL APAGON

 

«ARGENTINA: MANIOBRA ARRIESGADA EN CENTRAL NUCLEAR»

Argentina experimentó un apagón a nivel nacional en una escala nunca antes vista. Poco se sabe sobre qué pasó en las centrales nucleares.

El apagón, que según los medios argentinos afectó a 48 millones de personas, comenzó abruptamente alrededor de las 7 de la mañana, hora local. Aproximadamente tres horas más tarde, la red se volvió a poner en funcionamiento gradualmente. Hacia la noche, alrededor de tres cuartas partes de los hogares estaban abastecidos. El Presidente Mauricio Macri no pudo proporcionar ninguna información sobre las posibles causas del apagón. Los análisis necesarios tomarían de 10 a 12 días, dijo su ministro de Energía, Gustavo Lopetegui, como informamos en Gefa.

Como las centrales no han reportado ningún incidente en particular, la mayoría de los expertos ven la falla en la red interconectada SADI de Argentina, a la que Uruguay también está conectado. Posiblemente debido a las lluvias prolongadas, una falla previamente desconocida desencadenó un efecto dominó de apagones automáticos. En cualquier caso, no hubo cuellos de botella en la demanda.

Se desactivan las centrales nucleares

Sin embargo, la seguridad inicial de que la crisis no fue desencadenada por las tres centrales nucleares del país en Zárate (Atucha-1 y -2) y Embalse se está evaporando rápidamente. La causa técnica de la SuperGAU de Fukushima en marzo de 2011 fue la interrupción total del suministro eléctrico (apagón de la central) y, en caso de un gran corte de energía, siempre es necesario comprobar si las centrales nucleares están afectadas y, en caso afirmativo, si los generadores de energía de emergencia han funcionado. En la actualidad hay poca información concreta que se pueda obtener al respecto: el Estado nuclear no quiere que le miren las cartas.

En el transcurso del domingo, los medios de comunicación argentinos informaron que las centrales eléctricas habían sido desactivadas como resultado de la interrupción, lo cual es una medida obvia. Varias plataformas de Internet informaron de un retraso en la restauración de la red debido a que las centrales eléctricas tendrían que someterse a las pruebas necesarias cuando se reiniciaran. Atucha-2 ya ha alcanzado los 250 MW, dijeron. El 17 de junio, se informó sucintamente del estatus de Atucha-2 en un 40% en la página web del operador de la central nuclear Nucleoeléctrica Argentina. Atucha-1 y Embalse tienen el estatus 0%.

El reactor CANDU de Embalse es un reactor de agua pesada (PHWR) de tipo canadiense, que fue conectado a la red hace 36 años. En general, se revisó entre 2016 y 2018 con el fin de suministrar electricidad durante otros 30 años (!) según la voluntad de los operadores. Hace un momento, el 30.5.2019, se informó de que se había reanudado la explotación comercial. Así que no pasó mucho tiempo hasta la primera interrupción.

Para Atucha-1, la central nuclear más antigua de Sudamérica con 45 años de antigüedad, la autoridad supervisora nuclear argentina aprobó hace un año una prórroga de cinco años. El viejo reactor figura como «en funcionamiento» en las diferentes bases de datos de la comunidad nuclear. Se trata de un PHWR originalmente suministrado por Siemens – un modelo comercial derivado del antiguo reactor de investigación MZFR de Karlsruhe

Central nuclear Embalse con reactor envenenado

Atucha-2, una modernización y ampliación del modelo alemán de PHWR a 745 MW, se completó en 2014 después de un período total de construcción de 33 años. Esto no habría sido posible sin las garantías de Hermes de Berlín. Desde 2016, la planta suministra electricidad con una disponibilidad del 67%.

El Diario Democracia informa sobre el funcionamiento de los reactores inmediatamente después del apagón nacional: «Central Embalse con reactor envenenado. – Central Atucha-2 informa que el reactor se mantiene estable durante la fase de arranque (sin envenenamiento)». Esto concuerda con el informe de situación ya citado por Nucleoeléctrica Argentina.

«Envenenamiento» aquí sólo puede significar el llamado envenenamiento por xenón. Durante la operación del reactor, se produce yodo-135 entre muchos otros materiales fisionables, que se descompone en xenón-135. El Xe-135 se transforma en el Xe-136 estable por captura de neutrones y, después de apagar un reactor, el primero de estos dos procesos centrales continúa, pero no el segundo, porque el flujo de neutrones se ha detenido. Esto lleva a una concentración excesiva de Xe-135 en el reactor, lo que se conoce como envenenamiento. Por esta razón, el reactor suele funcionar a plena carga sólo después de uno o dos días. En Chernobyl, esta regla había sido ignorada, lo que fue uno de los factores que finalmente impidió que el reactor fuera detenido.

Los equipos operativos de las centrales nucleares argentinas son obviamente conscientes de esta situación. Atucha-1 y Embalse permanecen apagados por un tiempo hasta que el envenenamiento por xenón haya disminuido. Por qué el problema con Atucha-2 supuestamente no existe – «sin envenenamiento»- y el reactor se mantiene «estable» con sólo un 40% de carga, sigue siendo misterioso y contradictorio. Parece como si la compañía operadora hubiera actuado bajo presión desde arriba para reiniciar el reactor inmediatamente después de su cierre, a pesar de los riesgos conocidos, con el fin de restablecer la energía en la región lo más rápidamente posible.

No se debe permitir en ningún caso que se produzca una intervención política de este tipo en el ámbito de la energía nuclear. Si esta suposición resultara correcta, haría absurdas las innumerables garantías de los operadores de que la seguridad es la primera prioridad. En Argentina, sin embargo, es tradicionalmente el Presidente quien decide lo que funciona y lo que no funciona.

TELEGRAPH

PUBLICADO EN LANUEVACOMUNA.COM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso