DESCUBREN EN ITALIA A TORTURADOR DE LA DICTADURA: VIVIA OCULTO ENTRE LUJOS

Encontraron en Sicilia a un militar argentino acusado de delitos de lesa humanidad

Se trata del teniente coronel argentino Carlos Luis Malatto y fue descubierto por un periodista del diario La Repubblica.

Un militar argentino acusado de delitos de lesa humanidad cometidos en la última dictadura fue descubierto en un barrio cerrado de la isla italiana de Sicilia, por un periodista del diario La Repubblica.

Se trata del teniente coronel argentino Carlos Luis Malatto, quien actuó durante la dictadura en el Regimiento de Infantería de San Juan.

Malatto aparece citado 280 veces en una sentencia por tormentos confirmada por la Corte de Apelaciones de Mendoza, que el 3 de septiembre de 2013 pidió su extradición a Italia.

 

 

Por una investigación periodística

El periodista Emmanuele Lauria, del diario “La Repubblica” fue el que dio con el paradero de Malatto a través de una investigación. La misma fue publicada esta semana por el diario italiano La Repubblica, que publicó un artículo titulado “La dolce vita del torturador argentino“. Allí se ve al acusado en la entrada de su casa, molesto por la presencia de periodistas.

Maletto, que hoy tiene 70 años, cumplió tareas en el Regimiento de Infantería de Montaña de San Juan, donde alcanzó el grado de teniente coronel.

Desde 2011 vive en Italia, gracias a la doble ciudadanía con que cuenta. Había escapado mientras era juzgado por su participación en distintos delitos.

Aunque la justicia nacional ha librado unos 280 pedidos de extradición, hasta el momento la justicia italiana ha negado tal posibilidad, aduciendo diferencias en el código penal que rige en tal país.

Según destaca el diario La Nación, el hallazgo de Maletto en Portorosa puede impulsar un avance para la reapertura del trámite, dado que el ex militar no podía ser notificado de distintas instancias porque brindaba direcciones falsas.

La Repubblica
Publicado el 13 jun. 2019
«Signor Malatto» «Sì, un attimo». È affacciato sul balcone di una villa a pochi metri dal mare, il gerarca del regime militare argentino Carlos Luis Malatto. «Ditemi, prego», «Siamo giornalisti». La gentilezza svanisce: si rinchiude in casa l’uomo accusato nel suo Paese (da cui è fuggito) di sequestri, torture e sparizioni di avversari politici. Dopo una lunga ricerca, abbiamo trovato il «buen retiro» dell’ex militare latitante in Argentina per il quale è stata respinta dall’Italia la richiesta di estradizione: vive, in provincia di Messina, nel complesso turistico di Portorosa, attraversato dai canali dove ormeggiano yacht di lusso. Colui che per i superstiti dell’epoca dei desaparecidos, per i parenti e soprattutto per la magistratura argentina è stato un feroce aguzzino, oggi si gode la sua terza età con tutti gli agi. Su Malatto, a Buenos Aires, pende una taglia da 100 mila pesos e in Italia è indagato per 4 omicidi, sempre risalenti al periodo della dittatura argentina

Di Emanuele Lauria e Giorgio Ruta

 

Su situación judicial

Exteniente coronel en el Regimiento de Infantería de Montaña de San Juan, Malatto, que tiene hoy 70 años, estaba siendo juzgado en San Juan por crímenes de lesa humanidad, 11 casos de tortura y desapariciones. Pero en 2011, tras obtener un pasaporte italiano gracias a la doble ciudadanía, logró escaparse a Italia, que años más tarde negó la extradición que había pedido la justicia Argentina.

En los últimos años, consciente de ser alguien en la mira por su pasado de torturados, cambió varias veces su residencia. «Estuvo en Pescara, en Génova y hasta el año pasado en el pueblo de Calascibetta [Sicilia], desde donde se había esfumado», contó a LA NACION Jorge Ithurburu, presidente de la asociación italiana sin fines de lucro «24 de marzo» que defiende los derechos humanos y ayuda a perseguir a los represores que siguen sueltos en el mundo.

Ithurburu explicó que la justicia de Italia rechazó en 2014 la extradición de Malatto por problemas legislativos: no existía el delito de tortura en el código penal italiano, sino una tipología similar presecriptible después de dos años.

Pero como Malatto también es ciudadano italiano, como tal fue denunciado por delitos políticos cometidos en el exterior: el secuestro y homicidio agravado por torturas de la joven modelo franco-argentina Marie-Anne Erize Tisseau -que desapareció en la provincia de San Juan el 15 de octubre de 1976- y de Juan Carlos Cámpora, Jorge Bonil y Alberto Carvajal.

La fiscal Tiziana Cugini, a quien el fiscal federal de San Juan le pasó las actas de tribunal y los audios y videos de los testigos, terminó la investigación del caso a principios del año pasado. Pero el juicio quedó trabado porque Malatto jamás pudo recibir el aquí llamado avviso di garanzia (notificación sumarial) porque ya no se encontraba en su último domicilio, en el pueblo de Calascibetta.

La investigación del diario La Repubblica, que lo encontró en el barrio privado Portorosa, a la vera del mar, en el pueblo de Furnari, provincia de Messina, ahora cambió las cosas. «Es un paso adelante. Esto va a hacer que la fiscalía vuelva a moverse y la esperanza es que en seis meses se llegue a una audiencia preliminar», dijo a LA NACION Ithurburu. Y destacó el hecho de que Malatto, que se encuenta en una zona famosa por su alta densidad mafiosa, evidentemente «está muy protegido».

«Está siendo defendido por el abogado Augusto Sinagra [que lo defendió a Licio Gelli, capo de la logia masónica P2], un siciliano muy influyente, de extrema derecha, a quien todos le tienen miedo y que tiene muchos contactos por allí. ¿Cómo se explica, si no, los cambios de residencia con direcciones inexistentes?», se preguntó.

 

TELAM / LA VOZ / LA NACION

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso