COMUNICADO DEL CENTRO CULTURAL LA OKUPA ANTE EL DESALOJO DEL LOCAL DE 10 Y 79

«¡NO AL DESALOJO!.:oKuPaYrEsIsTe:.»

La esquina de las avenidas 10 y 79 (Diagonal San Martín) se encontraba abandonada, dando un aspecto lamentable para una zona altamente transitada y de intenso flujo turístico en temporada. Un grupo de jóvenes le da vida al lugar con actividades culturales pero los dueños los quieren echar a toda costa.

La esquina de «Bailables 10» o el boliche «Lo de Landy» son parte de la historia de la noche de Necochea. Si, de la historia, del pasado, de lo que ya fue, ya que después del breve paso de una ferretería, el lugar está cerrado desde hace años y con una expectativa de ser alquilada a precios exorbitantes.

Si bien el primer piso de la propiedad se suele alquilar para propaganda política de Cambiemos, la planta baja se encontraba en abandono total, con todo lo que eso implica.

Hace unos meses, un grupo de jóvenes, por propio impulso, decidió abrir un centro cultural donde se brindan talleres artísticos y de oficios, así como se realizan eventos también de caracter cultural. Esta modalidad es algo habitual en muchos países del primer mundo y también en Argentina. A partir de iniciativas de grupos sin fines de lucro, se promueven actividades culturales que le dan vida a aquellas propiedades abandonadas por sus dueños.

Claramente, se pone en cuestión el derecho de propiedad con respecto al derecho social, ese espacio legal (vacío) en el que se tienen en cuenta los intereses de la comunidad, del contexto social, a la vez que el derecho de los individuos y la propiedad privada.

Los propietarios del lugar no lo ven así y realizaron una acción penal por desalojo que está trayendo controversias. Se abre así la polémica: ¿para qué quieren los propietarios desocupar el lugar? ¿para que la esquina vuelva a estar con puertas y ventanas tapiadas, con un aspecto de abandono para quien lo mire? ¿No sería posible llegar a un acuerdo de partes?

Los jóvenes integrantes del Centro Cultural La Okupa emitieron un comunicado relatando los últimos sucesos:

 

Desde la Okupa compartimos este texto en pos de comunicar, lo más claramente posible, todos los caminos legales que transitamos durante las últimas 8 horas y hacia dónde estos nos condujeron, intentando así clarificar nuestra situación actual; dejando de manifiesto, asimismo, la incompetencia del aparato judicial con el cual convivimos y la de sus funcionarixs.

A primera hora de la mañana nos dirigimos a la Fiscalía N°3, con un documento introductorio a presentar ante el fiscal Sabatini (fiscal que ya nos conoce, sabe lo que hacemos y ha hablado anteriormente con nosotrxs en su mismo despacho), junto con un pedido de acción de amparo, el cual nos acercaría a conseguir prorrogar el desalojo, alegando que en el inmueble habitan 2 familias con hijes menores de edad.

Para quienes no lo sepan, si bien laOkupa funciona en la planta baja del edificio, la orden de desalojo abarca también el primer piso, donde viven personas desde hace más de 15 años.

Así es que esta orden no solo atenta en contra del arte, la cultura popular y las economías autogestivas, sino que también vulnera derechos de lxs niñxs y el derecho a la vivienda digna de al menos 6 personas.

Ambos documentos fueron rechazados, en primera instancia, por lxs asesores que nos recibieron en la fiscalía (que tuvimos que HACER que nos reciban).

Cabe agregar también que supuestamente nos iba a estar esperando el Secretario, pero andaba de “licencia” en realidad.

Ante nuestra insistencia se hizo presente, de buena voluntad, el delegado local de la Defensoría del Pueblo, Luciano Cardoni.  Saludó, desapareció para ir a “ponerse en tema” con lxs asesores (ni hablar de preguntarnos a nosotres por qué le habíamos llamado) y volvió con una postura entreguista y desapasionada, afirmando que no podía representarnos, que ni siquiera entraba en sus facultades.

Después de un intercambio acalorado con lxs compañerxs, se retiró diciendo que para presentar una prórroga necesitábamos un Defensor Público.

Después de una infinita espera (durante la cual nos dividimos, fue otro grupo a buscarlo a la Defensoría N°4 porque no llegaba, de ahí nos mandaron a la Defensoría Civil, en la Defensoría Civil nos dijeron que ya no tomaban allí casos de desalojo, volvimos para atrás…) aparece el susodicho Mario Agustín Dómina, cuya función era asesorarnos y defendernos.

Él constató entonces que en el expediente de la causa no existía mención alguna de que el lugar estuviera siendo habitado por dos familias.

Teniendo en cuenta nuestros argumentos y tras nuestra ferviente insistencia, Dómina finalmente nos hizo entrar en la causa el petitorio de suspensión de desalojo por la que habíamos llegado en primer lugar.

Si esta demanda de nuestra parte resulta ser, en conclusión, efectiva o no… nos enteraremos el lunes, a un día antes del desalojo, y lo más probable es que la prórroga sea bastante cortita.

A todo este embrollo, precisamos enfatizar en que, si bien estamos legalmente asesoradxs por abogadxs y otrxs letradxs, ningunx de ellxs puede representarnos legalmente, y todas las vueltas que nos dieron en bicicleta, todas las boludeadas que nos comimos, no hubieran existido si tuviésemos quién lo haga.

Si alguito pudimos conseguir hoy, aún sin saber si nuestro logro fue efectivo, se lo debemos a nuestra firmeza y a la certeza de que los pasos que seguíamos eran los correctos.

Agradecemos el apoyo de los abogados de CORREPI que estuvieron constantemente presentes vía wsp y a nuestrxs asesores anónimxs (ahre misterioso).

No obstante, insistimos en nuestra urgente necesidad de unx representante legal, comprometidx y dispuestx a acompañarnos en el resto de esta lucha, que recién arranca y que vamos a sostener tanto como nos de el cuerpo.

¡NO AL DESALOJO!

.:oKuPaYrEsIsTe:.

 

Alfredo Barros / LANUEVACOMUNA.COM

 

IMAGENES: NDEN y DIARIO 4 VIENTOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso