DENUNCIAN AL CONSEJO ESCOLAR DE NECOCHEA POR DEFICIENCIAS EN EL SERVICIO ALIMENTARIO

Otra  vez un escándalo con el servicio alimentario en las escuelas

A los chicos les dan un sanguchito de aire y a los que se quejan los acusan de «poner palos en la rueda»…

A pocas semanas del comienzo de las clases, detonó la consecuencia del ajuste en el punto más cruel: en la comida de los niños en las escuelas.

Este martes, una madre recorrió indignada las oficinas del Consejo Escolar de Necochea buscando explicaciones. En sus manos, una «vianda» que se les brinda a los alumnos de las Escuelas secundarias.

Los alumnos de las escuelas técnicas, de 12 años en adelante, pasan más de 9 horas en las instituciones educativas. Algo similar ocurre en otras escuelas secundarias del distrito.

Definamos «vianda»

La vianda en realidad es un recurso extraordinario utilizado en las escuelas públicas cuando no es posible brindar el servicio alimentario.

Consiste en un tentempié para aquellos estudiantes que concurren a las clases teóricas por la mañana y por la tarde asisten a los talleres.

Según se pudo saber, la Escuela Técnica Nro 3 no posee cocina, por lo que la vianda se transformó en algo cotidiano.

En estos tiempos de crisis económica profunda, pobreza y familias desempleadas, claramente un pan abierto al medio con media feta de fiambre y media feta de queso no es el alimento que necesita un adolescente. Más todavía si esa «vianda» puede ser el único alimento que reciben en el día.

Preocupación

Según se sabe, la comunidad educativa ve con preocupación lo que está ocurriendo. Incluso los mismos estudiantes estarían analizando medidas de acción al respecto.

Los gremios docentes también se movilizaron e inmediatamente se pusieron a disposición de las familias para dar a conocer la situación.

Ya hay antecedentes

Hace unos años, llovieron las protestas de la comunidad educativa del distrito cuando aparecieron en las escuelas alimentos en mal estado.

Todos recuerdan el vergonzoso episodio de alfajores con moho y leche que no era leche distribuida en las escuelas en 2014. En aquel momento, los responsables del  bochorno, del mismo color político de quienes actualmente conducen el Consejo Escolar, dieron marcha atrás y retiraron los alimentos defectuosos.

Por qué no hay fondos

Hay que decirlo: los sandwiches aparecieron en las escuelas  porque no hay fondos para un plan alimentario adecuado. Esto es nada más ni nada menos que el famoso ajuste en el «gasto público» exigido por el gobierno nacional y provincial, es decir ajuste en la comida de los chicos.

Las autoridades del Consejo Escolar pusieron el grito en el cielo cuando comenzaron a circular las imágenes y comentarios sobre este tema. «Ponen palos en la rueda» se quejaron.

Pero hay algo que no aclaran: el desactualizado monto actual destinado a comedores, almuerzos, desayunos, meriendas es irrisorio y no se menciona porque avergüenza a cualquiera. La economía se está desbarrancando en picada por impericia de las autoridades y la inflación está desbocada, por lo que se hace necesario que el Estado se ponga a tono con la crisis. Los millonarios spots de televisión ni las caras o frases edulcoradas que se suelen observar en los medios y redes sociales no solucionan estos problemas.

No es una cuestión de creer o no creer, es cuestión de ser sensibles a la realidad de los hijos de nuestra comunidad. De esto no se sale personalizando o denostando a quienes denuncian, sino reclamando mejor presupuesto al gobierno provincial.

Finalmente, hay doble intención política en todo esto. No es precisamente de los denunciantes sino de los propios consejeros escolares. Defienden el ajuste porque tienen compromisos políticos con el gobierno ajustador que está destruyendo todos las columnas sobre las que se sostiene nuestra Nación.

Deja un comentario


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso
A %d blogueros les gusta esto: