PUERTO QUEQUEN: OTRA VEZ RUMORES DE CORRUPCION EN LICITACION POR DRAGADO



Sospechas de coima golpean a Puerto Quequén



Una vez anunciado el llamado a licitación para continuar las obras de dragado de profundización y la ampliación del dragado de mantenimiento de Puerto Quequén, inmediatamente comenzó a correr por los pasillos un rumor que se hizo cada vez más fuerte: Jan de Nul sería la ganadora de la licitación.

Una vez anunciado el llamado a licitación para continuar las obras de dragado de profundización y la ampliación del dragado de mantenimiento de Puerto Quequén, inmediatamente comenzó a correr por los pasillos un rumor que se hizo cada vez más fuerte: Jan de Nul sería la ganadora de la licitación.

El grupo Jan de Nul se define como “contratista de dragado, offshore, civil y ambiental” y en marzo de 2018 está finalizando su contrato previo con Puerto Quequén.

Según informaron se había consensuado con la empresa dar continuidad al proceso de licitación de etapas múltiples para el dragado de mantenimiento y profundización y al momento de la apertura de sobres se presentaron tres empresas que cotizaron sus precios para la realización del dragado de profundización a 50 pies del canal exterior, canal interior, ante puerto e interior portuario y dragado de mantenimiento por un período de siete años.

Inmediatamente se supo que Jan de Nul ganaría nuevamente la licitación del dragado. Los propios actores de Puerto Quequén, con la boca más grande que el cerebro, filtraron detalles de las negociaciones y así trascendió que habría habido más de 3 millones de verdes razones para que la multinacional se quede con el jugoso contrato.

A pesar de los anuncios de transparencia e innovación, por los pasillos del puerto corre el rumor de que la empresa negoció quedarse con la licitación y el premio para los funcionarios involucrados sería de 3 millones de dólares.

El presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén, Arturo Rojas, está cercado. Hasta ahora actuó con la protección que le brinda su socio político y comercial, Fernando Antunez, uno de los popes de la UATRE, que tras la muerte de Gerónimo Venegas mantenía cierta cuota de poder en el ministerio de Producción de la provincia pero con el recambio de autoridades en el área ya no puede brindar protección a su entrenado.

El desmanejos de los recursos del puerto, los contratos millonarios a sus amigos, las irregularidades como contratación de servicios que no se brindan, como por ejemplo las lanchas de seguridad, y ahora la sospecha de cobro de retornos, han puesto a Rojas en la mira de la gobernadora María Eugenia Vidal. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Soporte Wordpress por Efemosse y Alipso